tal

Fuente: Perfil
16/07/2024 10:36

"Tal vez tengamos que admitir que la vida tiene mucho drama", dice Flor Otero

Protagoniza Personas, lugares y cosas en el flamante Teatro Sarmiento de Plaza Italia. La obra le demanda una entrega física y mental muy importante. Sobre el desafío que enfrenta y cómo sale de este personaje tan dramático, hablamos con la actriz entre otros temas. Leer más

Fuente: Infobae
10/07/2024 00:03

Yeison Jiménez desata polémica por considerar a Paola Jara 'la más' de la música popular colombiana: "¿Qué tal?"

Los comentarios del artista caldense sobre la esposa de Jessi Uribe generaron controversias, reflejando las divisiones en las redes sociales

Fuente: Infobae
09/07/2024 21:51

Ivana Yturbe descarta sentarse en el podcast de Jefferson Farfán: "Tal vez mi esposo si"

La modelo y participante de 'El Gran Chef Famosos' se refirió a la posibilidad de reencontrarse con su expareja

Fuente: Infobae
09/07/2024 12:05

Antonio Sanguino furioso con postulación de Katherine Miranda a la presidencia de la Cámara: "No existe tal coalición Centro Esperanza"

El exsenador cuestionó la carta firmada por once congresistas en la que ratificaban la candidatura de la representante por Bogotá

Fuente: Infobae
04/07/2024 08:13

Laura Escanes se defiende de las críticas por su aumento de peso con un contundente mensaje: "Tal vez me arrepiento"

La 'influencer' no ha dudado en dar una tajante respuesta a un seguidor a través de sus redes sociales

Fuente: Perfil
01/07/2024 14:18

Presidenta del FOPEA: "No recuerdo un presidente encabezando tal hostilidad contra el periodismo"

Paula Moreno, la titular del Foro de Periodismo Argentino, expresó su preocupación por los ataques de Milei hacia los periodistas y sostuvo que si bien siempre ha habido tensiones entre los gobiernos y el periodismo, nunca se había visto a un presidente "manifestar tal nivel de agresividad hacia los medios". "Como periodistas, nunca la tenemos fácil", expresó. Leer más

Fuente: Infobae
27/06/2024 19:07

Magaly Medina critica a Paolo Guerrero por desplante a periodista deportivo: "Qué tal soberbia"

La conductora de 'Magaly TV La Firme' reprochó la actitud del futbolista y resaltó la actitud del entrevistador, quien no se quedó callado

Fuente: Infobae
26/06/2024 21:11

Felipe Calderón aseguró que desparecerá México "tal como lo conocemos" con la reforma judicial

El expresidente participó en el Foro Atlántico "América y Europa: Democracia y Libertad" y cuestionó el papel de la oposición en México

Fuente: Infobae
23/06/2024 00:02

Laurita Fernandez con María Laura Santillán: "'Sale con tal'. Me adjudicaban un logro profesional a un vínculo sentimental"

Sufrió comentarios machistas cuando empezó a ocupar lugares protagónicos y nunca desmintió las mentiras públicamente. Por qué eligió el silencio cuando la señalaron. A fuerza de trabajo y de talento es la figura de comedias musicales icónicas y una de las pocas conductoras mujeres de programas de entretenimientos. A los 33, decidió convivir con un hombre por primera vez

Fuente: Infobae
18/06/2024 23:01

¿Título universitario? Sí. ¿Trabajo? Tal vez aún no

La pandemia afectó las oportunidades de desarrollo profesional de los estudiantes, como pasantías y mentorías, resultando en currículos menos competitivos y una mayor dificultad para encontrar empleo al terminar los estudios

Fuente: La Nación
02/06/2024 23:18

Guillermo Francos le puso fecha a la sanción definitiva de la Ley Bases y realizó una autocrítica: "Tal vez la ley al principio era muy amplia"

El jefe de Gabinete, Guillermo Francos, le puso una posible fecha de sanción definitiva a la Ley Bases, esencial para el gobierno de Javier Milei, porque prevé desde una reforma en las normas laborales hasta iniciativas para atraer inversiones. Francos habló en La Cornisa, con Luis Majul, y advirtió que ley saldrá del Senado en la semana del 10 de junio y podría tener aprobación de Diputados, por los cambios, en julio. "La tendremos en el mes de julio", afirmó y ponderó el trabajo realizado por el Gobierno junto a la oposición dialoguista durante más de cuatro meses. "Uno aprende de los errores y trata de cambiar, mejorar y comprender al otro", evaluó.Francos exceptuó al bloque Unión por la Patria de querer trabajar en conjunto. "Quieren, equivocadamente, que al Gobierno le vaya mal", analizó."La ley de bases va a salir, saldrá del Senado. Espero que la semana siguiente el recinto probablemente apruebe la ley y no haya más modificaciones, y después tiene que volver a Diputados por las modificaciones", señaló Francos el domingo por la noche."Ha pasado tiempo. Es un tiempo en que la política en que la política en general ha tenido que digerir este espacio político nuevo que ha aparecido en la Argentina. Y tal vez nosotros no supimos comprender de entrada que ese tratamiento iba a ser tan complejo, y tal vez la ley que presentamos al principio fue mucha más amplia y quizás por eso nos llevó al intento fallido", expresó acerca de la primera presentación que incluía más de 600 modificaciones y artículos.Sobre los bloques dialoguistas dijo: "El resto ha sido colaborativo. Trabajamos casi tres meses en Diputados y un mes en el Senado. Hemos mejorado el texto de la ley; en algunas cosas no estamos de acuerdo, pero es el juego de la política. Mientras sean limpias, las discusiones son buenas. Siempre hay intereses contrapuestos".Francos ocupa el lugar de Nicolás Posse, que fue despedido por el Presidente, tras una serie de rumores sobre su continuidad. En el comunicado en el que el Gobierno formalizó el cambio, también añadió que se incorporaría como ministro (sin área definida aún) el asesor Federico Sturzenegger.Francos habló sobre si existe la posibilidad de que haya más cambios en el gabinete y aclaró: "Todos los ministros siempre somos fusibles", aunque agregó que el Presidente "está conforme" con su gabinete. Además, añadió que será Milei el que se ocupe de validar o no si Posse sigue en algún cargo."Siempre pueden haber cambios en el gabinete. El Presidente es quien tiene que decidir en todo momento si alguno no cumple con las expectativas en su función. Todos podemos cambiar", estimó.Alimentos acopiadosEn otro tramo de la entrevista, Francos respaldó a la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, al igual que el Presidente, y destacó que las críticas hacia la funcionaria son a raíz de las denuncias que esa cartera lleva adelante por los manejosque hubo en el ex Ministerio de Desarrollo Social. "Creo que iniciamos un proceso de transformación del Estado que pretende terminar con una manera de encarar los asuntos públicos de manera prebendaria", analizó."Casualmente, Pettovello ha sido una ministra muy importante en todo este tema porque ha tenido que articular políticas sociales en medio de un desmadre de las políticas sociales", dijo y siguió: "Leí las 20 denuncias que formuló Pettovello a la Justicia (...) los mercaderes de la pobreza tienen que tener un castigo, y había que terminar con ese sistema. La acción de Pettovello generó ataques y esas reacciones"."El Presidente fue claro. Todo lo que se viene haciendo para desarticular el sistema genera reacciones de quienes lo usufructuaron. Ese sector quiere generar la sensación de drama y caos social. Eso no se corresponde con el estado de la opinión pública. La imagen del Presidente subió sensiblemente. La gente cree que el sistema anterior es absolutamente caduco. Este gobierno, desde el principio, planteó el cambio de sistema para financiar la demanda de alimentos a través de las tarjetas que se utilizan para distribuir recursos", ponderó.Asimismo, destacó el nuevo sistema formulado por el asesor presidencial Federico Sturzenegger: "Muy bien plantearon una nueva metodología para la adquisición y distribución de los alimentos en caso de emergencia". "Tal vez un error fue no hacer esto desde el principio y tenerlo en un depósito", reconoció.En ese sentido, expresó que lo valioso sería que los alimentos y los recursos que se suministraban a organizaciones sociales sería "más imperioso que sean utilizados de la manera más eficiente posible". "[Juan] Grabois y otros dirigentes sociales habrán recibido recursos que no han rendido como corresponde. Esa metodología de utilizar recursos del Estado sin un destino claro, y en algunos casos, en beneficio de quienes los lideraban, me parece que es grave. Es deleznable. Se aprovechan del estado de pobreza de la gente", disparó.

Fuente: La Nación
30/05/2024 22:36

Fallo histórico en EE.UU.: para Donald Trump, el veredicto de "culpable" tal vez no importe

NUEVA YORK.- El primer expresidente de Estados Unidos llevado a juicio ahora también es el primer expresidente norteamericano en ser declarado culpable de un delito penal. Ese tipo de hitos deberían ser lápidas: los humanos normales no se levantan de su tumba política.¿Pero Donald Trump? Ya lo veo escabulléndose del cementerio para volver a la Casa Blanca. También veo que el veredicto de "culpable" podría ser apenas un pequeño bache en el camino, y hasta lo veo como un acelerador de su carrera, como sin duda terminará siendo su condena.Y eso es porque Trump ha pasado gran parte de su vida y de su carrera política preparándose para un capítulo como éste, tejiendo cuidadosamente y repitiendo hasta el cansancio un relato según el cual hay fuerzas operando en su contra, dispuestas a apelar a los ardides que sean y a cuyas acusaciones nunca, pero nunca hay que darles crédito.Ya he perdido la cuenta de las veces que la frase "caza de brujas" salió de su boca o de su teclado. Lo mismo con la palabra "amañado". No se estaba descargando, estaba calentando motores, como un fabulador amoral que insiste con una historia y con una moraleja diferente a la que pretenden instalar esos malvados ejemplares del establishment. Trump llegó a entender que con controlar la atención de la gente no alcanza, pero que si controla la realidad de la gente puede salirse siempre con la suya.O no, porque lo que sucedió en el tribunal de Manhattan, donde el jurado lo condenó por los 34 cargos que se le imputaban, y de la actual coyuntura política norteamericana no tiene precedentes. No hay forma de saber cómo evolucionarán los hechos.Varias encuestas de intención de voto realizadas en los últimos meses auguraban problemas para Trump si el jurado determinaba lo que acaba de determinar: su condena. En una encuesta de ABC News/Ipsos publicada a principios de mayo, el 16% de los encuestados que se identificaron como partidarios de Trump dijeron que reconsiderarían su apoyo si era condenado penalmente, mientras que el 4% dijo que directamente no lo votaría. En una carrera electoral aparentemente tan reñida, ese último grupo por sí solo podría ser lo suficientemente grande como para inclinar la elección a favor del presidente Joe Biden.Pero esos votantes opinaban hipotéticamente, antes de conocer el detalle de las deliberaciones del jurado, antes de que el evento en cuestión realmente sucediera, antes de que Trump esperara su turno para tergiversar el resultado, como sin duda lo hará furiosa y desbocadamente en los días y semanas por venir.De hecho, ya arrancó el miércoles a la mañana, justo después de que el juez Juan Merchan le diera las instrucciones finales al jurado. Frente a las puertas del tribunal, Trump se quejó diciendo que "ni la Madre Teresa podría defenderse de estos cargos" frente a instrucciones como las del juez Merchan, al que llamó "corrupto"."Es una causa armada en base a acusaciones amañadas", dijo el expresidente. Y ese miércoles a la noche se volcó a la red social Truth Social: "Ni siquiera sé cuales son los cargos que se me imputan en esta causa armada", bramó. "Tengo derecho a la especificidad como cualquier otra persona. ¡No hay delito!", escribió.El jurado no determinó lo mismo, pero nunca creí que los seguidores de Trump fueran a abandonarlo si era condenado. Esa idea no tenía ni tiene sentido. Si no lo abandonaron por sus dos juicios políticos, por su despreciable rol en los levantamientos del 6 de enero de 2021, por sus viles ataques a todo aquel que los desafía y a todo aquello que se interponga en su camino, ni por su corrupción constante y generalizada, ¿por qué habría de ser causal de divorcio político la opinión subjetiva de 12 neoyorquinos que debieron decidir si creerle a ese pintoresco elenco de testigos, por decirlo suavemente, y además surfear en ese mar de tecnicismos legales?Según entiendo, esa teoría se basa en que sus seguidores no podrán conciliar las palabras "delincuente" y con la palabra "presidente", o "condenado" con "comandante en jefe". Según esa teoría, sería demasiado perverso. Pero una vez más, esa idea no cierra: Trump viene incendiando las tradiciones y pisoteando las normas desde su campaña presidencial de 2016. Y la tierra arrasada que dejó a su paso es terreno fértil para el ninguneo de la palabra "culpable". Ya hace tiempo que el constante fogoneo de Trump hizo que una parte importante del electorado norteamericano se olvidara del decoro político y el cuidado de las formas.Además, hoy en día grandes sectores del electorado son inamovibles: ya eligieron su tribu, perfeccionaron su tribalismo, y sin importar los puntos oscuros o los antecedentes penales de su cacique, decidieron que los ideólogos y delincuentes del otro bando son peores. Es por eso que hay muy pocos votantes indecisos y que hay poco corte de boleta, aunque este año hay informes de que podría aumentar. En parte, eso explica por qué Trump probablemente no esté acabado.La probabilidad de su supervivencia política se refleja en las pocas deserciones que hubo en su equipo de campaña desde que quedó claro que el juicio en Manhattan empezaría y terminaría mucho antes de las elecciones de noviembre. Sus aliados y operadores políticos siempre supieron que el veredicto de "culpable" era una posibilidad real, pero casi ninguno de ellos salió a despegarse. Es más, ni siquiera se alejaron más de un centímetro de Trump.Los aplaudidores que competían por ser sus compañeros de fórmula se humillaron de manera no menos pública y patética. El presidente de la Cámara de Representantes estuvo presente en el juicio, y otros legisladores republicanos repitieron obedientemente su relato sobre el martirio que estaba sufriendo y trataron de redirigir la atención hacia el comportamiento de Joe Biden, de Hunter Biden y de Alejandro Mayorkas. Si estaban preocupados por el inminente fin de la viabilidad política de Trump, seguro que hicieron una magistral pantomima de lo contrario.¿Y Trump? Llevó su hipérbole y su histrionismo a niveles inauditos, afirmando falsamente la semana pasada que el gobierno de Biden había autorizado su asesinato cuando los agentes federales allanaron su residencia en Mar-a-Lago en busca de los documentos clasificados que retenía después de abandonar la presidencia. Con un veredicto a la vuelta de la esquina, Trump les seguía recordando y repitiendo la lección a sus seguidores: soy una víctima, son una presa y mis depredadores son despiadados.Ese es el único prisma relevante para observar lo que está pasando, porque el juicio y su conclusión encajan perfectamente en esa visión de "el mundo está en contra de mí" que Trump ha fomentado de manera tan asertiva y con tanto éxito, como lo demuestra la posición que mantiene en la cima del Partido Republicano. En realidad, el objetivo de instalar y fogonear ese relato era una vacunación preventiva contra circunstancias potencialmente catastróficas, como el veredicto del jueves.A los ojos de muchos de esos votantes, su procesamiento demostró que Trump es un perseguido político, y el veredicto fue al mismo tiempo una confirmación y una denuncia. Pero sobre todo, es una razón más para que él, y todos ellos, sigan adelante.(Traducción de Jaime Arrambide)

Fuente: Clarín
30/05/2024 07:00

De tal palo: Margarita, la hija de Fito Páez, dice que si se hubiera puesto una peluca negra podría haber hecho de su papá en la serie de Netflix

Hija también de Romina Ricci, es una combinación perfecta de los dos.Tiene 19 años, actúa, toca el piano y el viernes debuta en una obra de teatro.Escenas, perlitas y anécdotas de su vida familiar rodeada de artistas.

Fuente: Perfil
26/05/2024 16:00

Milei no dolariza, pero los gasta: cuarto viaje a EE.UU., verá a Zuckerberg, tal vez a Musk y de ahí a la asunción de Bukele

Se va este lunes y, como ocurrió en España, no hay encuentros pautados con funcionarios del gobierno de Biden. Luego en junio del 13 al 22 pasará por Italia (G7), se reunirá en Suiza con Zelensky, volverá a España a recibir un premio, y cerrará en Hamburgo. Leer más

Fuente: Página 12
14/05/2024 00:01

De una tal ceguera

Fuente: La Nación
12/05/2024 03:18

¡Tal vez no sea la economía, estúpido!

El Presidente sorprende a la Argentina y al resto del mundo al desafiar el sentido común y las máximas establecidas de la política global: aunque mejoran los datos macro, todavía son muy negativos los indicadores de la economía real. Pero su altísima popularidad permanece casi inalterada desde que asumió, hace cinco meses. A falta de mayorías legislativas, Javier Milei construye su legitimidad con expectativas y tasas de aprobación.A la inversa, Luiz Lula da Silva, Joe Biden y Pedro Sánchez también asombran al mundo, en especial el mandatario norteamericano. Los tres presiden economías que suman cada vez más logros, pero no pueden traducir esos éxitos en popularidad o intención de votos. Cada uno a su manera, desafía sin quererlo la máxima que ordena la política y las campañas electorales del mundo desde los 90: "¡Es la economía, estúpido!"Esa frase, repetida hasta el cansancio en estas tres décadas, fue ideada en 1992 por James Carville, entonces asesor estrella de la campaña presidencial de Bill Clinton, para resumir y explotar un sentimiento de época que parecía obvio para todos menos para los republicanos, el partido en el poder.Los primeros tres años del entonces presidente, George Bush padre, habían sido dominados por una economía que caía en picada mientras la Casa Blanca se preocupaba más por la Guerra del Golfo y sus efectos y por la disolución de la Unión Soviética y el fin de la Guerra Fría. Un Estados Unidos victorioso frente a todos sus enemigos no significaba mucho para los norteamericanos si sus bolsillos estaban rotos.Más economía y menos ideología, ése fue el sentimiento que los demócratas lograron detectar y atender para recuperar la Casa Blanca después de 12 años. La estrategia electoral de Clinton, que luego el presidente se encargó de convertir en varios años de boom económico, fue tan exitosa que luego Carville la exportó al resto del mundo.Pero el mundo de los 90 y las primeras décadas de este siglo es muy diferente al de hoy. Las cifras de éxitos económicos -no importa en qué rincón del planeta- ya no son ni tan milagrosas ni tan avasallantes. Luego de una sucesión de traumas globales irresueltos, el crecimiento promedio del mundo en esta década es el menor de los últimos tres años y sus beneficios se reparten de manera cada vez más desigual.Como si fuera eso poco, el planeta vuelve a dividirse en antinomias. Algunas son nuevas; otras, viejas; varias, rebautizadas, y todas muy ruidosas: China vs. Estados Unidos, Sur Global vs. Occidente, democracia liberal vs. autocracias, progresistas vs. conservadores, populismos de derecha vs. populismos de izquierda, outsiders vs. establishment, cultura woke vs. reacción tradicionalista, proisraelíes vs. propalestinos.En ese contexto de anomia y polarización, la política global sufre cataclismos que pocos logran anticipar pero que pueden resumirse en una reversión de la frase de Carville: "Tal vez no sea la economía, estúpido" â?¦o al menos, "ya no es solo la economía, estúpido". Lula, Biden y Sánchez lo experimentan día a día.1. Lula y la maldición del tercer mandatoEn un Brasil partido al medio, el triunfo de Lula da Silva sobre Jair Bolsonaro en el balotaje de octubre de 2022 no fue todo lo contundente y amplio que al líder de la izquierda le hubiese gustado. Para alimentar su popularidad y contener la competencia bolsonarista en las calles, en los sondeos y en el Congreso, Lula se propuso entonces repetir lo que en sus primeros dos mandatos le había salido también: hacer despegar la economía.Un año y medio después, el presidente parece encaminado a conseguir mucho de eso. El año pasado la economía de Brasil sorprendió al avanzar más de lo esperado (2,9%) y la Cepal acaba de revisar la previsión de crecimiento para 2024, al alza; este año será de 2,3% en lugar del 1,6% proyectado en diciembre pasado.La inflación -junto con la desaceleración, el mayor enemigo económico de las últimas administraciones- fue en abril de 3,69% interanual, la tasa más baja desde 2017. El desempleo, en tanto, llegó en 2023 a 8%, el menor número en 10 años. Cualquiera diría que, con esas cifras, este Lula tendría los niveles de aprobación que lo rodearon en sus dos primeros gobiernos, casi siempre en torno al 60% y del 80% hacia el final de sus presidencias.No, el tercer mandato viene con una maldición: una economía fuerte ya no alcanza por sí sola para alimentar las encuestas, pero, paradójicamente, su debilidad sí es suficiente para tumbar la popularidad.Hoy, luego de un primer año de tasas sólidas, los niveles de aprobación de Lula están entre 35 y 38%, apenas por encima de los que estaban los del polémico Bolsonaro a esta altura de su mandato. Una pésima noticia para el actual mandatario, siempre obsesionado con los sondeos. La popularidad empezó a caer en diciembre pasado y recién ahora parece haberse estancado, según registran todas las encuestadoras.Las razones detrás de ese descenso son varias, la inseguridad, las gaffes de política exterior y la economía. Asombrado ante la falta de aprecio de los brasileños por las buenas cifras económicas, un sector del oficialismo acusa al gobierno de errar en la comunicación. Pero el problema puede ser más profundo y más complejo de resolver."¡Bienvenido a la nueva era de la política brasileña! Si uno viera solo los números económicos, podría esperar que su aprobación fuera más alta. Pero lo que pesa hoy en Brasil no es la performance económica sino la identidad política. Todo cae dentro de la polarización política y es muy difícil tener un consenso sobre algo. La polarización dominó hasta el show de Madonna [en Río] y las inundaciones de Rio Grande do Sul", advierte el analista político Mauricio Santoro, en diálogo con LA NACION.El impacto de las grietas sobre la economía no es solo un fenómeno que golpee a Lula. Es una tendencia cada vez más extendida y estudiada por los especialistas, que advierten que la polarización moldea la lectura y las expectativas de la economía y, por lo tanto, influye en el comportamiento económico.Más allá de la polarización, la tragedia de Rio Grande do Sul sí puede volver realidad la percepción de fragilidad económica que muchos brasileños tienen del Brasil de Lula. El impacto sobre la inflación -el estado produce el 70% del arroz que se consume en el país- y sobre las cuentas públicas va a ser considerable. Y ahí el problema será mayor para el presidente."Cuando la economía va bien, la gente sigue con su vida. Cuando va mal, entonces sí que se enoja y culpa al gobierno", añade Santoro.2. Sánchez y la silenciosa trampa de la inflaciónPor su parte, a la economía española le va bien, tan bien que en 2023 y 2024 fue y será la potencia europea que más crezca. Pedro Sánchez, que nunca le escapa a una oportunidad para congratularse, lo repite cada vez que puede. "Estamos creciendo cinco meses más que la media de la zona euro", anunció en marzo pasado ante el Congreso.Otros números de la economía respaldan al jefe de Gobierno. Pese a que la tasa de desocupación aún supera el 10%, el año pasado el número de empleados alcanzó un récord (21 millones de personas). Dinamizado por el turismo, el consumo crece. Y la inflación -que tanto agobió a la Unión Europea con la irrupción de la guerra en Ucrania - cayó al 3,3% anual.¿Entonces por qué si el bienestar español reluce tanto, Sánchez perdió el voto popular en las elecciones de julio de 2023 ante Alberto Núñez Feijoo y tuvo que apelar a una cuestionadísima y peligrosa alianza legislativa con el separatismo catalán para volver a formar gobierno? ¿O por qué si los números económicos no hacen más que mejorar, hoy los sondeos de la encuestadora que más se acercó al resultado de 2023 (40db) le dan a Sánchez cinco puntos menos de intención de voto que al Partido Popular?"Él sigue saliendo jefe de Gobierno porque es un maestro en el manejo de los tiempos y porque la derecha es muy mala. Feijoo se ha convertido en carne de memes. Y si se acerca a Vox, entonces ningún otro partido va a querer formar alianza con él", explica, desde Madrid, Óscar Martínez Tapia, profesor de Ciencia Política en la Universidad IE.En una España que no escapa a la era de la polarización, las divisiones políticas son a la vez enemigas y aliadas de Sánchez. La fragmentación de la derecha le ayuda, pero su tendencia a antagonizar es también "una de las razones por las que no saca más votos".En Sánchez, la política de la polarización neutraliza los beneficios del boom. Pero hay otras razones para que el éxito económico no se traduzca en avalancha de votos."La economía ya sola no basta. Hay una sensación en las clases más vulnerables de que a ellos no les llega el bienestar. La desigualdad hace que la gente busque refugio en la identidad primaria", agrega Martínez Tapia.Esa desigualdad anida y crece en la trampa de la inflación, que aun cuando baje afecta a los más vulnerables. De acuerdo con la última Encuesta de Condiciones de Vida, del Instituto Nacional de Estadísticas, la cantidad de españoles que presentan carencias materiales o sociales severas creció el año pasado a 9%. Como si eso no fuera poco, España es la nación de la UE con mayor número de población "en alquiler con riesgo de pobreza".La inflación y su remedio, las tasas de in­­­terés altas, encarecen y precarizan la vida de los españoles más vulnerables. Y acentúan, indirectamente, la polarización.3. Biden, paradigma y paradoja.En naciones donde la polarización achica los márgenes de las victorias electorales, esa porción de votantes vulnerables y excluidos pueden marcar la línea entre la derrota o la victoria de un partido. Pocos líderes deben tenerlo tan claro como Joe Biden, paradigma de "tal vez ya no sea la economía, estúpido".El presidente norteamericano llega al año en el que buscará su reelección con más éxitos económicos relativos que muchos de sus antecesores. Estados Unidos desafió todos los pronósticos de recesión de los últimos dos años para convertirse en la economía avanzada que más creció en 2023 y lo que va de 2024. El empleo llegó a su nivel más bajo en varias décadas. El consumo, pese a que los norteamericanos se sientes poco confiados en el futuro, da pocas o ninguna señal de desacelerarse. El valor real del salario de los trabajadores de clase media se recupera. Y la inflación, que sobrepasó el 7% en 2022, hoy está en 3,5% interanual.Pero los norteamericanos no sienten en su intimidad ni en sus casas ese boom e incluso sorprenden a los encuestadores al decirles que esas cifras económicas deben ser mentira.Tanta es esa desconfianza que el 41% de las familias norteamericanas dicen que su mayor problema hoy es el alto costo de vida, según un sondeo de Gallup de hace 10 días. Es un porcentaje significativamente mayor que el 35% del año pasado. La inflación baja, pero las tasas de interés no. Los norteamericanos lo sienten en sus resúmenes de la tarjeta de crédito y en la cuota de la hipoteca para su casa, dos pilares del sueño americano de prosperidad y consumo.Ese fenómeno golpea allí donde más le duele a Biden, en los sectores de menores ingresos, especialmente en las minorías hispanas y negras. La ventaja decisiva que Biden sacó sobre Trump entre esos votantes fue clave para su triunfo de 2020; hoy la mayoría de las encuestas muestran que el presidente pierde aceleradamente el favor de esas minorías.Hoy Biden intenta acercarse a Trump en los sondeos. Apenas lo logra en un puñado. La Casa Blanca confía, sin embargo, en que la economía permeará en cada rincón del país y los norteamericanos le volverán a dar un segundo mandato.La campaña, el avance y el impacto del juicio penal a Trump y las decisiones de la Reserva Federal sobre las tasas de interés dirán si la Casa Blanca tiene razón en estar confiada.Pero por ahora Biden está atrapado en la paradoja de la economía fuerte y la popularidad débil. Con solo 38% de aprobación, el presidente está a 1,8% de Trump en el promedio de sondeos de RealClearPolitics. Parece poco y remontable. Pero hace cuatro años, a esta altura de la campaña para las últimas elecciones el entonces candidato demócrata le sacaba entre 7 y 11 puntos de ventaja su rival y entonces mandatario. Una paradoja demasiado peligrosa para Biden y para los presidentes que lo miran.

Fuente: La Nación
08/05/2024 22:18

El día que Damián de Santo y Mirtha Legrand polemizaron por la crianza de los hijos en la mesaza: "Tal vez tu necedad no te permite escucharme"

La mesa de Mirtha Legrand siempre fue un escenario donde hubo espacio para la polémica, el debate y la reflexión. Más en los últimos años, en los que la conductora fue cambiando su postura y pasó de la anfitriona amable que supo ser, a una interlocutora filosa que muchas veces incomoda a sus invitados. Prueba de ellos es el recordado cruce que tuvo la diva de los almuerzos, en el año 2009, con Damián de Santo. En esa ocasión, parte del elenco de Botineras, ficción de Telefe protagonizada por Nicolás Cabré y Florencia Peña, estaba invitado a la mesa de Mirtha; junto al actor asistieron Isabel Macedo, Romina Gaetani, Roberto Carnaghi y Gonzalo Valenzuela. Luego de las preguntas de rigor sobre la tira y los roles de cada uno dentro de la historia, la conductora le preguntó a De Santo por qué lo habían criado sus abuelos."Soy hijo de padres separados. Por suerte ya están muertos. Jodieron toda una eternidad. Se separaron cuando nosotros teníamos 6 y 10 años. A los padres hay que matarlos en vida para poderlos disfrutar, es así de simple. Los míos nos jodieron la vida a mí y a mi hermano Fabio porque mamá falleció de una enfermedad terminal en 2005 y papá se pegó un palo a fin de año en la ruta. Ósea que jodieron toda nuestra eternidad, la mitad de nuestra vida, y después se fueron juntos", empezó bromeando el actor ante la sorpresa de sus compañeros y la desaprobación de Mirtha."¿Les dieron mala vida?", le preguntó curiosa la Chiqui, a lo que el actor respondió: "Lo que pasa que ser hijo de padres separados que no se llevan bien no es bueno. Hoy por hoy, la relación de los padres con los hijos es totalmente diferente". "A veces el contrario, discúlpame, porque dicen que el padre o la madre intentan reconquistar o tener mejor relación con su hijo. Yo le voy a dar más cariño que la otra parte, suponte", lo interrumpió Legrand."Si uno tiene principios, si uno es lo que es, los chicos se van a criar bien y van a ser chicos normales. Uno siempre quiere tener hijos especiales, pero... ¿Por qué no empezamos por tener hijos normales?", respondió el actor. "Yo toda la gente que conozco quiere tener hijos normales", retrucó la conductora visiblemente incómoda. "Especiales porque es el mejor alumno, tiene las mejores notas, no hay que exigirles tanto a los chicos. Pueden tener seis o siete puntos, es una etapa de la vida en la que están aprendiendo. Yo fui muy mal alumno y soy buena persona. Yo fui pésimo alumno teniendo a mi mamá docente", sumó él. Lo que comenzó con una charla amable, se convirtió en un fuerte cambio de opiniones que dejó al resto de los comensales en silencio. "Pero no por ser pésimo alumno vas a ser una buena persona o a la inversa. Tu teoría no me gusta, no me convenciste Damián", respondió Mirtha. "Por ahí te pone nerviosa", replicó el actor. "Nunca me pongo nerviosa", subió la apuesta la Chiqui.Para calmar las aguas, Isabel Macedo, en un tono simpático, interrumpió para saludar a su familia: "Yo quiero agradecer que mis papás siguen juntos y se aman, están vivos y yo los disfruto todos los días de mi vida". Luego, Roberto Carnaghi agregó: "Yo lo conozco a Damián hace años y siempre me hablaba de los padres. Los ama, los amó, aunque parezca que no". "A mí me ha sorprendido con lo que ha dicho. ¡Me has desconcertado Damián de Santo, no sé por dónde agarrarte", se sinceró la conductora. "Tal vez hoy en esta mesa estoy sembrando algo", reflexionó Damián. "En mí no", respondió Legrand. "Lo lamento mucho, Mirtha, tal vez tu necedad no te permite escucharme", cerró el incómodo momento el actor. "Yo no soy necia, sólo no estoy de acuerdo con tu teoría", retrucó Legrand.Como suele suceder con este tipo de cruces, el entredicho siguió en otros programas. De Santo estuvo invitado a Intrusos y allí dio más detalles de la pelea. "Supongo que en alguna de esas no entendió la historia que quise contar. Cuando uno habla de corazón, es difícil de entender para alguien que habla con la cabeza. Yo nací en el 62, cuando ella recién arrancó con sus almuerzos, quizás es algo karmático eso. No estaba angustiado, me comí hasta el postre. ¿Así que se notó que no estaba mal?", bromeó. "Si vamos a hablar, hablemos, y si vamos a hacer preguntas, dejemos que se respondan. En mi casa había ese tipo de respeto en la mesa". Por su parte, consultada por el mismo programa, Mirtha le bajó el tono a la pelea: "Yo escucho a todos los invitados, le pido disculpas si no fue así, aclaro que no se está gratuitamente cincuenta años en el aire y por supuesto que lo volvería a invitar".El año pasado, De Santo volvió a la mesaza y Mirtha fue directa: "Decime, Damián, ¿yo tuve un entredicho con vos?". "Fue hace muchos años pero ya evolucionamos Mirtha", le respondió el actor mientras recordó la anécdota a pedido de la conductora. Ese día todo quedó en el olvido y lo pasado pisado, porque siempre en la televisión el siguiente escándalo tapa al anterior sin que nadie se ruborice.

Fuente: Clarín
04/05/2024 20:00

Hola Cristina, ¿qué tal?

Reapareció Cristina, alguien debería animarse a hablarle sin pelos en la lengua.

Fuente: Perfil
02/05/2024 17:36

Miguel Ponce: "Pocas veces ha habido tal secretismo sobre la situación con China"

"China dejó de comprar porque se mezcló la política con la economía", dijo el ex funcionario de Raúl Alfonsín. Leer más




© 2017 - EsPrimicia.com