milán

Fuente: Infobae
19/07/2024 04:45

Índice FTSE MIB IDX de Milán cae al comienzo de la sesión de este 19 de julio

Arranque de sesión negativa: se descuenta un 0,37%

Fuente: Infobae
16/07/2024 04:32

Índice FTSE MIB IDX de Milán cae al comienzo de la sesión de este 16 de julio

Abre con 1,3% de caída

Fuente: La Nación
11/07/2024 12:00

El viaje de Cathy Fulop y Oriana Sabatini a Milán para ultimar detalles del casamiento con Paulo Dybala

Comenzó la cuenta regresiva para uno de los casamientos más importantes del año. Tras más de cinco años de relación, el sábado 20 de julio, Oriana Sabatini y Paulo Dybala se convertirán en marido y mujer. Si bien es cierto que la pareja prefirió resguardar todo bajo siete llaves, la madre de la novia fue la encargada de dejar entrever algunos detalles del evento. Ahora, a menos de dos semanas del gran día, Catherine Fulop viajó con su hija mayor a Milán, Italia, para definir las últimas cuestiones de la boda. Lejos de ocultarlo, le permitió a sus seguidores espiar un poco de los preparativos.A finales de octubre, Paulo Dybala se puso de rodillas en la Fontana di Trevi, uno de los sitios más románticos del mundo, y le pidió casamiento a Oriana Sabatini con un lujoso anillo. La noticia rápidamente dio la vuelta al mundo y los novios se pusieron a trabajar contrarreloj para preparar todo. Si bien al comienzo la idea era un festejo pequeño, según cotó hace un tiempo Ángel de Brito en LAM (América) finalmente los novios se decidieron por una fiesta para 300 invitados en un campo de la provincia de Buenos Aires.En cuanto al vestido de la novia, se confirmó que estaría a cargo de la exclusiva firma italiana Dolce & Gabbana y justamente esta semana, Catherine Fulop y Oriana Sabatini viajaron a Milán, la ciudad de la moda, para ultimar detalles de la boda, incluido el outfit de la influencer."Mi gente hermosa, como andan. Yo estoy acá, en Milán. Estamos ya probándole el vestido a la Ori para llevarlo", dijo Cathy Fulop en una Storie que subió a Instagram. Si bien no mostró el outfit que usará su hija en la boda, sí filmó un poco del atelier donde se dieron las últimas pruebas antes de guardar la prenda para llevarla a la Argentina.Después, a pesar de su agenda maratónica, aprovecharon para hacer un poco de turismo. "Superdivertidas acá. Estamos hechas un poquito bolsa porque recién llegamos hoy [por el miércoles] y no hemos parado", reparó Cathy. Incluso contó que tenían pensado hacer algunas compras, pero desistieron. Sin embargo, disfrutaron un poco de la ciudad. "Miren, esta belleza, muy bello", expresó y enfocó a la Catedral de Milán, que aparecía de fondo. Incluso aprovechó para hacer una foto en "modo turista" con la construcción.Luego, la actriz compartió un breve video de su paso por Dolce & Gabbana Martini, un lujoso restaurante que tiene la casa de modas en Milán. Además, agregó un clip de una elegante caja de costuras que tenía hilos, tijeras y un centímetro. "Últimos ajustes", comentó, dando cuenta de que estaban terminando de finalizar el vestido para Oriana.Catherine Fulop mostró la intimidad de su viaje a Milán con Oriana SabatiniPero, tras un extenso día de actividades, madre e hija se tomaron el jueves para relajarse. A las 9.30 bajaron al lobby del hotel y mientras Oriana hablaba en recepción, Fulop le contó a sus seguidores de Instagram que tenían por delante un "día muy tranquilo con la novia y la madre de la novia". Las mujeres aprovecharon las comodidades de su alojamiento y fueron a la terraza para disfrutar de la piscina y tomar un poco de sol.Así será la gran boda de Oriana Sabatini y Paulo DybalaLa modelo y el campeón del mundo se casan el sábado 20 de julio en Buenos Aires. Si bien todo se maneja con bastante hermetismo, se filtraron algunas cuestiones, como por ejemplo la decisión que tomaron los novios para resguardar la privacidad tanto del evento como de los invitados.En una reciente entrevista con Cortá por Lozano (Telefe) Catherine Fulop contó que, para garantizar una mayor privacidad, los invitados no podrán tener teléfonos celulares durante el casamiento. Por otra parte, reveló que, muy a su pesar, los novios decidieron no tener video de casamiento y que incluso su hija le pidió específicamente que ese día no hiciera ningún "show".

Fuente: Infobae
11/07/2024 00:01

Desfiló en Milán y París, pero la vida lo llevó a retomar un legado familiar y crear el "helado del futuro"

Conocido por su destacada trayectoria en el mundo de la moda, Tomás Guarracino decidió realizar un giro inesperado para rendirle tributo a su abuelo, uno de los fundadores de la cadena Freddo. Cuáles son las alternativas saludables que ofrece este innovador emprendimiento

Fuente: La Nación
09/07/2024 15:36

Polémica en Italia: un ministro propone llamar "Silvio Berlusconi" al aeropuerto de Milán

ROMA.- El aeropuerto internacional de Fiumicino, de esta capital, se llama "Leonardo Da Vinci", uno de los grandes genios del Renacimiento; el de la ciudad de Bari, en Puglia, "Karol Wojtyla", por el papa san Juan Pablo II; el de Palermo, Sicilia, "Giovanni Falcone y Paolo Borsellino", por los jueces antimafia brutalmente asesinados por la Cosa Nostra en 1992. Y ahora, de concretarse una más que controvertida propuesta de Matteo Salvini, vicepremier y ministro de Transporte del actual gobierno de derecha de Giorgia Meloni, el aeropuerto de Malpensa de Milán podría pasar a llamarse "Silvio Berlusconi"."El aeropuerto de Malpensa será dedicado a un gran italiano, Silvio Berlusconi, un gran emprendedor que creó empresas que le dieron empleo a miles de personas, un gran hombre del deporte, del mundo editorial, de innovación", anunció el viernes pasado en sus redes sociales el líder de la xenófoba Liga."Quizás a alguien de la izquierda no le va a gustar, porque durante treinta años lo han difamado, procesado y ofendido, pero Silvio Berlusconi ha hecho historia en este país y se merece que el aeropuerto de Malpensa lleve su nombre", agregó Salvini, provocando, como era de esperar, una gran polémica, en un verano ya inflamado por altas temperaturas.Qualcuno a sinistra storcerà il naso dopo decenni di offese, diffamazioni e processi, ma Silvio Berlusconi ha fatto la storia di questo Paese ed è giusto intitolare a lui l'aeroporto di Malpensa. pic.twitter.com/uCfw4PeKRt— Matteo Salvini (@matteosalvinimi) July 5, 2024Mientras algunos comenzaron a ironizar sobre el aeropuerto "bunga bunga", como solían llamarse las famosas fiestas del carismático y excesivo expremier y magnate -quien murió el año pasado, a los 86 años-, en Italia el tema generó fuertes discusiones.Críticas"Lo confieso abiertamente: a mí me daría vergüenza tomar un vuelo desde el aeropuerto Falcone y Borsellino para aterrizar luego en el aeropuerto Berlusconi", dijo Marco Grimaldi, jefe de la bancada del partido Alianza Verdes e Izquierda y que, como todo el arco de la oposición de centroizquierda, no quiere saber nada con el nuevo nombre. "Después de los funerales de Estado, el luto nacional, la estampilla, ahora basta, espero que haya un sobresalto de dignidad", clamó Grimaldi, al preguntarse si Salvini estaba enterado de que casi todos los aeropuertos de la península están dedicados a grandes figuras, como el de Venecia a Marco Polo o el de Génova a Cristóbal Colón.Grimaldi destacó que para el aeropuerto de Malpensa de Milán podría pensarse en nombres de diversos milaneses ilustres como Alessandro Manzoni, el autor de Los novios, la primera novela italiana, el compositor Giuseppe Verdi o la reconocida arquitecta Gae Aulenti.En verdad, la idea de dedicarle a Berlusconi el aeropuerto de Malpensa habría sido tomada hace más de un año en el consejo regional de Milán, la capital económica de Italia y cuna del Cavaliere. Para el presidente de la región Lombardia, Attilio Fontana, de hecho, se trata de un "justo tributo y reconocimiento" a Berlusconi, una figura a la que ya le dedicó el mirador del piso 39 del Palazzo Lombardía, sede de la Junta y lugar símbolo de la región.Pero muchos otros pusieron el grito en el cielo: "Es una propuesta realmente inoportuna porque el expremier fue un hombre divisivo y una persona con una historia muy ambigua, en la que muchos lombardos y muchos italianos no se reconocen", advirtió Pierfrancesco Majorino, jefe del Partido Democrático (PD), el principal de la oposición de centroizquierda, en el consejo comunal de Milán.Se sumó al coro de voces contrarias el alcalde de Milán, Beppe Sala, también del PD, quien denunció, además, que el trámite realizado por Salvini para el nuevo nombre no cuenta con el visto bueno de SEA, la empresa que maneja los aeropuertos de su ciudad. "En Italia ya no existen dos cosas: un mínimo de respeto y educación institucional y la independencia de los entes públicos", denunció.Mientras en la plataforma change.org un petitorio para impedir que el aeropuerto de Malpensa pase a llamarse como el controvertido Cavaliere ya recolectó más de 96.000 firmas online."Porque pensamos que un lugar tan significativo y representativo de nuestro país debe ser dedicado a una figura que encarna los valores de honestidad, integridad y servicio a la comunidad, algo que Silvio Berlusconi no reflejaba", expresó por su parte la CGIL, el principal sindicato de trabajadores, que sugirió dedicar la aeroestación a la famosa bailarina Carla Fracci, también oriunda de Milán.Otras peticiones surgidas en Internet reclamaron que se llame Luca Attanasio, el joven embajador italiano asesinado en la república Democrática del Congo en 2021, a Rosina Ferrario, la primera aviadora italiana, que en 1913 obtuvo su licencia para volar, o a la prestigiosa científica y astrónoma Margherita Hack.Pese al revuelo, Salvini aseguró que su propuesta ya obtuvo el visto bueno del ENAC, el ente nacional para la aviación civil. Y como la última palabra la tiene el ministerio de Transportes, que él encabeza, ya no hay marcha atrás.En medio de las polémicas, la sorpresa fue que el presidente de ENAC, Pierluigi Di Palma, en una entrevista con el diario La Repubblica aseguró este martes que, en verdad, fue él quien tuvo la idea de dedicarle a Berlusconi el aeropuerto de Malpensa y que esa propuesta ya fue aprobada "sin objeciones" por el consejo de administración del ente. Di Palma, que confesó ser políticamente más bien de familia socialista, explicó que es un ferviente admirador del controvertido expremier y magnate italiano. "Fue un hombre que rompió los esquemas, a quien le debemos que Italia haya tenido alternancia democrática y que siempre le garantizó a Italia relaciones internacionales como ningún otro", dijo, al destacar la amistad del Cavaliere con el presidente ruso Vladimir Putin o con el dictador libio Muammar Khadafi, en otra época.Habrá que esperar para ver si realmente se concreta la propuesta de Salvini, o no.

Fuente: Infobae
09/07/2024 04:31

Índice FTSE MIB IDX de Milán cae al comienzo de la sesión de este 9 de julio

Inicio de sesión en descenso: se descuenta un 0,41%

Fuente: Infobae
08/07/2024 04:33

Índice FTSE MIB IDX de Milán cae al comienzo de la sesión de este 8 de julio

Apertura de sesión bajista: se anota un descenso de un 0,13%

Fuente: Ámbito
05/07/2024 16:26

El aeropuerto de Milán pasará a llamarse Silvio Berlusconi

Berlusconi, fallecido el año pasado a los 86 años, lideró cuatro gobiernos al frente de su partido de centroderecha Forza Italia, y fue una de las figuras más divisivas de los tiempos modernos en el país.

Fuente: Infobae
02/07/2024 04:32

Índice FTSE MIB IDX de Milán cae al comienzo de la sesión de este 2 de julio

Apertura de sesión bajista: decremento de un 0,49%

Fuente: Infobae
29/06/2024 00:58

Las mil caras del artista que personifica a celebridades y es la estrella de grandes desfiles de Milán y París

Se llama Alexis Stone y hace unos días atrajo todos los flashes en su ingreso al desfile de Alta Costura de la casa Balenciaga en la piel de Miranda Priestly, la tirana editora de la película "El diablo se viste a la moda". El artista, que es convocado por marcas de lujo, comparte los procesos de transformación en las redes sociales de muchos de sus personajes, entre ellos Madonna, Lana del Rey y Jessica Lange

Fuente: Infobae
27/06/2024 07:05

Ivana Andrés ficha por el Inter de Milán

Fuente: Infobae
21/06/2024 10:17

Este es el hombre que se casará con la hija de Carlos Calero: le propuso matrimonio en Milán, Italia

Durante un viaje a Milán (Italia) Sofía Calero aceptó la propuesta de matrimonio de su novio Nicolás Alonso

Fuente: La Nación
19/06/2024 19:18

Franco Masini estuvo presente en la Semana de la Moda de Milán y se robó todas las miradas

Franco Masini fue invitado a la Semana de la Moda de Milán y deslumbró a todos sus seguidores con una serie de postales únicas del evento. El actor representó a la marca italiana Moschino como invitado y lució un especial look, a la altura con el evento. En diálogo con LA NACION, contó cuál fue su impresión y qué piensa sobre ser el rótulo de "ícono de la moda masculina".Masini inició su camino dentro del mundo artístico con su primera actuación en la obra Ricardo III. En la televisión, debutó en la serie infantojuvenil Peter Punk, de Disney XD, que estuvo al aire entre 2010 y 2013. Luego trabajó en El Legado y en 2015 obtuvo un papel en Esperanza Mía (eltrece). Desde ese entonces, fue un camino de ascenso en su carrera y en la actualidad también realiza campañas como modelo para algunas marcas.Sobre el desfile del que fue parte, Masini aseguró: "¡La verdad fue un placer! Además, estuve con otras personalidades muy destacadas internacionales en el mismo front row".En cuanto a este segundo trabajo, consideró que no tiene un referente que lo identifique, aunque resaltó que disfruta mucho haciéndolo. Y si bien para sus seguidores se convirtió en un ícono de la moda masculina y a diario se lo dicen con los diferentes mensajes de cariño en las redes, él aclara que esta faceta sólo lo "acompaña".Luego del desfile, Masini compartió un carrusel con dos fotos y un video en su cuenta de Instagram, al que tituló: "Días increíbles en MFW". Estas mismas postales causaron furor y a pocas horas de publicarse cosecharon más de 11 mil Me Gusta y decenas de comentarios, como: "Espectacular look"; "Más dulce que las palabras te amo" y "Brillaste".El outfit que lució consistió en un pantalón de vestir total black de tiro alto y de corte recto; una musculosa blanca estampada con una inscripción y el diseño de una pizza. Además, incluyó un piloto en tono beige y, como accesorio, llevó un par de lentes.Amazing Days At Mfw @MoschinoCabe destacar que Franco se encuentra a punto de estrenar la película El retorno, una coproducción argentina española, en la que él es el protagonista. Por eso mismo, hasta principios de este año se mantuvo en un viaje constante entre Buenos Aires y Roma, según comentó a LA NACION.La Semana de la Moda de MilánEn la previa a lo que será el evento emblema en septiembre de este año, se celebró la edición de la Semana de la Moda Masculina en la ciudad italiana, con el fin de promover los diseños y la industria de alta costura de ese país al mundo entero.En la misma se presentaron las colecciones Primavera/Verano 2025 de las grandes marcas como Zegna, Tramarossa y Kiton con estilos urbanos. A este proyecto lo llevó acabo la Camera Nazionale della Moda Italiana (CNMI), e intentó oficializarlo antes de la Semana de la Moda de Copenhagen y de los Juegos Olímpicos de París.La última ciudad europea que tendrá un evento de estas características será la capital francesa, meca de la moda a nivel mundial. Se espera que la misma se realice entre el 23 de septiembre al 1 de octubre.

Fuente: Infobae
19/06/2024 17:18

Shakira sigue en Barranquilla: la cantante fue vista en prestigioso restaurante con sus hijos Milán y Sasha

Aunque la cantante vino a Colombia por las cuestiones de salud de su padre, aún está en la ciudad y fue vista cenando

Fuente: Clarín
11/06/2024 14:18

Inter quiere juntar a Lautaro con Dybala: los tres motivos que acercan a la Joya a Milán

Según un medio italiano, los Neroazzurri pusieron los ojos en el cordobés.El nuevo presidente del club sería clave para su llegada.

Fuente: La Nación
04/06/2024 01:00

El jardín textil del diseñador brasileño, hilado con lana argentina, que es sensación en Milán

En collage textil, salvaje y botánico. De grandes dimensiones, capaz de transformar un ambiente en un jardín natural. De eso se trata la última obra del artista Sergio Machado, nacido en San Pablo, Brasil, y criado en el mundo. De sus viajes inmersivos por Europa, Medio Oriente y Asia, y de la inspiración creativa que absorbió trabajando con referentes como John Galliano y Vivienne Westwood, diseñadores británicos, Machado tomó brotes conceptuales para desarrollar paisajes textiles. Con distintas alturas, texturas que sobresalen de las alfombras o tapices. Porque sus piezas admiten distintas configuraciones.La supervivencia del más picante: la mitología de las sustancias que condimentan nuestros alimentosLa colección Garden responde a un desarrollo que involucra tramas argentinas, costuras holandesas, espíritu paulista y glamour italiano. El jardín étnico y exuberante de Machado tomó cuerpo en la empresa argentina El Espartano, que interpretó el estilo orgánico del artista para componer nueve piezas y un puff, con alturas en pelo cortado, combinaciones de texturas y bouclé tejidas con el sistema Tufting en lana 100% argentina. Estas huellas artesanales, nacidas de acuarelas con sello de autor, se presentaron en la última Semana de Diseño de Milán, en la galería Rossana Orlandi. El toque holandés lo aportó Lidewij Edelkoort, pronosticadora de tendencias.Su último libro de edición limitada, Re-Rug, invita a los profesionales, arquitectos y diseñadores a sumergirse en la revolución de las alfombras: "A diferencia de nuestra época turbulenta, las alfombras están de vuelta como antídoto estético. Puede considerarse un reflejo clave de la cultura ya que transmite con un sentido de urgencia la necesidad de reunirnos y regocijarnos en lo que es humano y agradable, lo que nos une y enciende la empatía. La alfombra como manifiesto", plantea Edelkoort."Una maestra de vida, una mente brillante que acompaña mis procesos hace muchísimos años", pondera Machado desde su atelier en Montmartre, París, su búnker creativo al que llegó después de recorrer casi toda Europa. "Mi destino estaba definido, pero no quería seguir el camino familiar. Aunque estudié Derecho durante cinco años, un día me di cuenta que la abogacía no me haría feliz", repasa el artista y escultor, el diseñador de indumentaria y creativo, director de Le Petit Bureau."Pero a los 6 meses se me terminó el dinero. Coseché olivas en Creta, dormí en estaciones de trenes, pedí comida en las calles de India. Fue una etapa muy perturbadora. Era otra persona, hasta tenía el pelo largo", confiesa y bromea.Su derrotero lo llevó de vuelta a San Pablo, donde ingresó en una agencia de publicidad. Al tiempo consiguió un puesto en una aerolínea y volvió a viajar. De Tailandia se trajo una tuberculosis que lo dejó en cama durante medio año. Y, aburrido, empezó a dibujar. Hasta que hace exactamente 30 años le pasaron un dato que le cambiaría la vida: el concurso Smirnoff Fashion Awards. Su vestido de organza con placas de cobre representó a Brasil en la competencia internacional cuya ceremonia de premiación le regaló un encuentro crucial para su carrera. John Galliano, el polémico e icónico diseñador de moda británico, le dio su primer trabajo."Fui pasante, repartí correspondencia, hice café. Un poco de todo", recuerda. Después llegaría el turno de probar suerte en el estudio de Westwood, otra firma emblemática, y cursar en la escuela de artes St. Martins School. "Dejé mi currículum en una pila inmensa. Justo cuando me iba aparece Vivienne. No sé de dónde saqué la valentía para decirle que quería trabajar con ella. Al día siguiente estaba allí, esperando indicaciones", dice.Hasta que su camino coincidió con el de Edelkoort, "una superstar de las tendencias consultada por las firmas más importantes del mundo", define Machado a su maestra. "Mantuvo mis antenas despiertas, me enseñó a conceptualizar. El proceso creativo de esta colección de alfombras fluyó increíblemente con ella. Es una gran guía y me ayudó a dar este paso, me dejó volar y me dio una carta blanca. Desde la volumetría de las esculturas, al collage textil. En Milán la gente se mostró muy interesada en llevar estos jardines salvajes a sus pisos y paredes", destaca el artista, que viajó a Milán para la inauguración en la galería Rossana Orlandi, donde hay lista de espera para lograr la aprobación de esta curadora. Entre los diseñadores argentinos que expusieron en su espacio figuran Francisco Gómez Paz y Andrés Reisinger. Entre los internacionales, Marteen Baas, Atelier Oï, Matteo Cibic, Michele De Lucchi y Ron Arad, entre otros.Para Machado, "trabajar con el profesionalismo y la calidad de El Espartano permitió que estos paisajes que remiten a la niñez reflejen el aspecto lúdico, inocente y espontáneo que quisimos reflejar a través de 35 colores". Machado, experto en objetos y construcciones en piedra y madera, partió de bocetos a mano alzada, pintados con acuarelas. También utilizó la técnica del paper cut, "y esa es la gestualidad que se logró plasmar en la colección". Hilos irregulares, alegres y tejidos con una única intención: sorprender y apreciar la alegría textil.

Fuente: Ámbito
03/06/2024 09:06

Inter de Milán factura un 30% más impulsado por los patrocinios

La llegada de Paramount y la renovación de Nike hasta 2031, con un alza del 70% en el "fee" impulsaron el negocio del campeón de la Serie A, que facturó por TV y comercial u$s 251,5 millones. Los patrocinios aportaron u$s 62,3 millones, un 57% más.

Fuente: Clarín
30/05/2024 18:00

La exuberancia de Milán, potenciada en la Semana del Diseño

La 62° edición del Salón del Mueble de Milán celebró los 25 años del Salón SatéliteAdemás, las bienales EuroCucina y Salón Internacional del Baño derramaron el diseño por la ciudad con el Fuori Salone.

Fuente: La Nación
24/05/2024 11:00

Viaje a las entrañas de la Scala de Milán, de la mano de la bailarina argentina María Celeste Losa

MILÁN.-De alguna manera la Scala de Milán es como una vieja Ave Fenix: surgió de las cenizas de su predecesor. La construyeron por orden de la emperatriz María Teresa de Austria en solo dos años (1776-1778), después de que un incendio se devorara el único teatro de ópera que había en la ciudad. Un siglo y medio más tarde, sufrió un bombardeo que causó importantes daños durante la noche del 15 de agosto de 1943, cuando fue blanco de un ataque de la Royal Air Force. Entonces, la reconstrucción comenzó con un concierto entre los escombros (en la batuta, Arturo Toscanini) y, otra vez en tiempo récord, restauraron el edificio para abrirlo en 1946, cuando la Segunda Guerra Mundial había terminado. Tras el cambio de milenio, entre 2002 y 2004, la Scala estuvo nuevamente cerrada por una gran obra de modernización, que -sin embargo- no resignó tradición, un pilar de su fama. Las dos principales señas particulares que son fruto de esa reforma saltan a la vista: la torre de vuelo y la torre ovalada, con la firma contemporánea de Mario Botta, emergen desde el centro de la manzana e intervienen la típica fachada neoclásica.Pero ya sabemos que la magia de un teatro -sobre todo, de este tipo de teatros que son, a la vez, testimonio de la Historia y fábrica de nuevas creaciones- reside mucho más allá de su poderosa arquitectura y de la pervivencia, que aquí se cuenta de a siglos mejor que en años. Son las obras que allí se representan en casi 300 funciones anuales, el prodigio de los artistas que escribieron capítulos inolvidables (por caso, María Callas o Carla Fracci) y las nuevas generaciones que recogen sus legados lo que hace que la Scala de Milán sea una de las salas más importantes no solo de Italia sino de todo el universo de la ópera y el ballet.¿Hay mejor modo que conocerla que desde las entrañas? Es un privilegio internarse en sus pasillos, perderse por los subsuelos, detenerse a ver un ensayo y, de frente al escenario, comprender cómo el telón separa dos mundos: de este lado, entre terciopelos rojos y ornamentos dorados, hay una sala orgullosa de transmitir el paso del tiempo en cada detalle; detrás de la cortina están la maquinaria y el despliegue humano de talentos que permite hacerla brillar.Con 28 años recién cumplidos, la argentina María Celeste Losa pronto alcanzará una década en el cuerpo de baile de la Scala de Milán. Platense, hizo en Buenos Aires los inicios de su carrera profesional con Iñaki Urlezaga -de adolescente, en Ballet Concierto, y luego en la Compañía Nacional- hasta que a los 19 decidió "probar afuera". De su primer viaje a Europa ya no regresó. Ni bien hace contacto visual, despliega esa sonrisa grande, tan grande que la caracteriza, sin desconcentrarse del ensayo de El lago de los cisnes en el que trabaja con el primer bailarín Timofej Andrijashenko. El clima es de intimidad: en esa salón pequeño y cálido, bautizado con el nombre de la inolvidable Carla Fracci, las parejas principales pulen sus roles a las órdenes de una figura internacional, Massimo Murru (quien fuera partenaire de otra musa extraordinaria, Sylvie Guillem). A los 52 años, se lo reconoce a Murru con la admiración que evoca su trayectoria, pero también por los movimientos e intervenciones que hace cuando, por ejemplo, toma el lugar "Tima" para mostrar una levantada. Losa dirá que él es de esos maestros que siempre tienen "la corrección justa", además de "una cuota de humor sarcástico que permite crear un ambiente relajado", pero sin quitarle un ápice de seriedad a la tarea. Se entiende cabalmente esta idea cuando, agitando sus propios brazos de humano, señala: "No hay plumas ahí, yo sigo viendo las manos" y corrige el port de bras del cisne que debería ser fiel al movimiento animal desde el hombro hasta la punta de los dedos. Detrás del piano, se revela la presencia de otro argentino de larga data en el teatro, el pianista Marcelo Spaccarotella, que le da vuelta a la página a la partitura de Tchaikovsky para continuar con Delibes."¿Se armó hoy un team argentino?", bromea el gran Manuel Legris, director del Ballet de la Scala, y saluda sonriente mientras se seca la transpiración. Es que el mismísimo étoile francés, en un estado físico envidiable, acaba de terminar la barra de la clase está dictando el exbailarín del Teatro Colón Alejandro Parente. Por un momento, viene a la mente una escena de hace 25 años: Murru, Legris y Parente, en un mismo salón -la Rotonda del Colón-, preparando Notre Dame de París, de Roland Petit. La memoria dibuja una vieja foto. Ahora en calidad de maestro invitado, Parente se mueve como pez en el agua en el salón Cecchetti, el más grande de todos, frente a unos cuarenta bailarines de la compañía. Hace un mix de inglés, italiano y francés para expresar lo que quiere de la técnica y de la interpretación. Marca saltos y giros que él mismo despunta -como si extrañara-, pero también señala la intención más sutil: "Balla con la testa, con gli occhi", les pide, casi un ruego.La mañana sigue con la pareja estelar que forman Timofej Andrijashenko y Nicoletta Manni, ajustando un dúo de Coppelia. Desde el minuto uno de su historia de amor, ellos se convirtieron en celebrities: él le propuso casamiento a la vista de todos en la Arena de Verona, con un testigo superstar, Roberto Bolle, y tuvieron una gran boda frente a las cámaras el año pasado."Nunca, nunca para"De la mano de Celeste, que tiene un break de casi dos horas hasta el siguiente ensayo, se inicia entonces un viaje a través del tiempo. Francine Garino aguarda en el descanso de la escalera que da al primer piso de palcos y alza la voz para saludar por encima de la célebre "Habanera" de Carmen. Es una mujer apasionada por transmitir los secretos que hay detrás de cada cosa que se ve, se oye, se toca y algunos aspectos increíbles de lo que pasaba aquí mismo a finales del mil setecientos. "Muchas cosas ocurren al mismo tiempo en este teatro. Lo que escuchamos proviene de un concierto en el foyer que habitualmente usan los espectadores ubicados en los palcos durante los intervalos, pero también sirve para presentaciones de libros, conferencias y diversas actividades". Para ampliar la noción de simultaneidad, la anfitriona -que está en la Scala desde 1998: fue bibliotecaria y coach de francés para cantantes, antes que guía- hace un racconto del día: "El teatro nunca, nunca para. Ahora se está ensayando en el escenario una ópera que no es la misma que se verá esta la noche. Y esto es posible porque los trabajos que se hicieron detrás del telón cuando la Scala estuvo cerrada hace veinte años nos permitieron tener tres y hasta cuatro producciones al mismo tiempo entre ópera, ballet, conciertos, recitales. Así que estamos con La Rondine, de Puccini, los ensayos de Cavalleria rusticana y Pagliacci, y hoy estrenamos Guillermo Tell. Durante una semana, por ejemplo, puede haber shows todas las noches y, en total, hay que contar entre 270 y 300 performances en el año".Lo más impresionante de pensar que el teatro fue construido en 1778 es que las paredes originales se pueden tocar y, de alguna manera, es como palpar la historia. "Te imaginás cuántas personas y quiénes estuvieron aquí, y esa es la razón por la que este lugar es tan especial". Es cierto: hay muchos teatros modernos en el mundo, incluso más grandes y bonitos, pero éste es especial solo por su historia, que se percibe en el aire. "Aun cuando no esté pasando nada en el escenario, sentís algo especial. Veamos si funciona", propone Francine, y con las dos manos abre las puertas del palco real. Esa privilegiada ubicación es hoy exclusiva para el presidente, gente de la política o invitados especiales que, si no asisten, dejan las sillas vacías, porque aquí no hay tickets a la venta. Sujetadas de la baranda, la vista es perfecta en todas las direcciones, y trae una respuesta inmediata: en la sala caben 2030 personas. Y cuando levantamos la mano del terciopelo, sorprende que no haya quedado marcada una huella: "Cuando el teatro se cerró en 2001, fue principalmente por razones de seguridad. No sé si recuerdan que en 1996 la Ópera de Venecia, La Fenice, fue destruida por un incendio. Acá tuvieron miedo de que pudiera pasar algo parecido, entonces decidieron chequear en qué estado estaba el edificio y se llevaron una sorpresa horrible, porque se dieron cuenta de que no seguía las normas de seguridad, que era un lugar peligroso, así que encararon los trabajos necesarios, cambiaron telas por todos lados y emplearon materiales que al mismo tiempo fueran perfectos para la acústica, como estos terciopelos sobre los que normalmente un simple dedo dejaría la marca. Es ignífugo y no absorbe el sonido". Con la modernización, llegaron otros detalles que hacen la diferencia en la experiencia del público y conviven con la tradición que impera en la sala, como las pantallitas ubicadas al frente de cada butaca que permiten leer los subtítulos de las óperas sin distraerse del escenario, y en diferentes idiomas a elección.Los palcos originales son todo un capítulo aparte. Fascinante. "¿Pueden ver aquellos que con espejos por dentro? Vamos", invita la guía. Desde que la Scala fue construida y hasta 1920, los palcos pertenecían a familias de la nobleza, que los adquirían de una vez y para siempre, y podían hacer con ellos lo que quisieran. El espacio interior es realmente pequeño y en un recorrido se aprecian notables diferencias entre ellos. "Hay dieciocho boxes del lado izquierdo y otros tantos del derecho". El N° 7, por ejemplo, pertenecía a la familia de Luchino Visconti. Tiene una decoración dorada alrededor de la puerta y unos espejos, sencillos. Desde ahí siguieron a Maria Callas, que desde la temporada 1951-1952 pasó a estar estrechamente identificada con las producciones dirigidas por Visconti.Sobre la ambientación personalizada de los palcos, Francine cuenta que, como en un edificio de departamentos, mientras la parte exterior y las áreas comunes fueran iguales para todos, por dentro cada uno podía darle la personalidad y el uso que quisiera. "Usualmente ponían varios espejos, por vanidad, sí, pero también para ver lo que pasaba alrededor. Recordemos que no había televisión, no había Internet, ¡pero igual había que estar al tanto de lo que pasaba! De esta manera podías espiar perfectamente a tu vecino, sin que te viera chismorrear", cuenta con gracia. Sobre el rol social que el teatro tenía entonces, amplía: "Hoy venimos, compramos un ticket, vemos el espectáculo y volvemos a casa, pero en el pasado el palco era tuyo, podías instalarte cada noche, o de día, aun si no había función. Podías hacer negocios, reunirte a hablar de política o tener una cita amorosa, con la disponibilidad de cerrar una pequeña cortina y convertirlo en un lugar realmente privado. Incluso durante una función". Celeste abre los ojos sin poder creerlo: esto último es como un jaque mate a la concentración de los artistas y al mismo tiempo una decepción. Además, hasta comienzos del siglo XX la luz se mantenía encendida durante la actuación. "¡Qué bueno que eso haya cambiado! -dice-. Debe haber sido horrible estar cantando o bailando, dando lo mejor de vos, mientras la gente está en otra, y vos ahí, como de fondo".Al lado de la puerta del palco N°9, la bailarina argentina da la pauta del tamaño que tenía la gente de la época. Esbelta, en su 1,75 -sobre las zapatillas de punta puede ganar todavía diez centímetros más-, Celeste casi llega al marco de la puerta. "Podía haber bailes de máscaras, desfiles de caballos, corridas. Tenemos un dibujo de fines del siglo XVIII con un toro acá abajo -dice Francine, mirando la platea-. Pero cuando Toscanini llegó, puso algunas reglas". Nombrado en 1898, el célebre director permaneció en el cargo durante una década. "Hoy no podemos comer, no podemos movernos durante el espectáculo, hay un mayor respecto, pero antes aquí ponían una mesa, seis sillas, ¿se imaginan?"A medida que se acercan al escenario, los palcos se van reduciendo y la visión, también. Para la experiencia del espectador del siglo XXI, estas ubicaciones tienen el valor inigualable de retrotraernos al pasado -por ejemplo, el palco N°13 conserva el piso original de 1778 y una pintura con ángeles y flores en el techo- y pueden ser geniales si estamos entre conocidos, pero con extraños... chocarían las rodillas entre sí. "Sería una buena forma de hacer amigos", nos reímos. Todas cosas que hay que tener en cuenta para no sentirse un poco decepcionado si se compran entradas: lo que buscamos hoy es completamente diferente de lo que querían en el pasado. Finalmente, bien cerca del escenario -tanto que, con la perspectiva, una buena parte no se alcanza a ver- ingresamos a un palco enorme, con chimenea ("¡por eso los teatros se incendiaban!") y hasta una puerta secreta para entrar y salir sin ser visto. Desde allí, se alcanzan a apreciar los gestos en la cara de los artistas, "respirás con ellos", y el sonido no es perfecto porque estás literalmente encima de la orquesta, pero "es como estar físicamente en la música". Eso también es único.La visita continúa cuatro pisos por debajo del escenario, en un subsuelo al que pocos tienen acceso. De hecho María Celeste Losa se sorprende: "Nunca había hecho un tour así por todo el teatro y en algunos escondites te perdés". Detrás de un enrejado tipo jaula, se prepara el inmenso árbol de la escenografía de Guillermo Tell para viajar dieciocho metros hasta la superficie, en el centro mismo del escenario. Entonces, a un solo toque de botón, suena la alarma, se detiene en seco el ajetreado ritmo del backstage y el piso se abre como una gran compuerta. Todo el mundo, quieto en su lugar, ve primero emerger las puntas de las ramas, luego el tronco y, en pocos minutos, el nuevo set está colocado en su sitio. Al segundo toque de botón, ya está cada quien de vuelta en sus quehaceres, como si aquí no hubiera pasado nada.Atravesamos un sector con sogas de cáñamo, típica escena del tramoyista, que deja entrever que la tecnología de punta aún se combina con recursos más artesanales. "Este pasadizo no lo conocía. Nunca vengo por acá", vuelve a sorprenderse la bailarina, que chequea si en un vestidor portátil estacionado en un pasillo encuentra alguno de los trajes de usará las próximas funciones. Este domingo, por ejemplo, estrenará La Bayadera de Rudolf Nureyev, una obra que la tendrá alternativamente como solista y en un rol de primera bailarina, el de Gamzatti, con el coreano Kimin Kim.Bailar en el Colón, sigue siendo un sueñoJustamente los ensayos de esta obra emblemática del repertorio, que transcurre en la India, toman la agenda del turno tarde de Celeste, y cierran un día completo de LA NACION en el teatro con la bailarina. En el camarín, los temas de conversación se disparan en todas las direcciones: del "detox digital" que experimentó en una escapada a una playa paradisíaca en Filipinas a su deseo de bailar en el Teatro Colón, un asunto pendiente; de la dicha de vivir y trabajar en una ciudad que es una usina de estímulos a la importancia que los teatros implementen estrategias para atraer a nuevos públicos. "Ahora la Scala tiene entradas muy económicas, desde 10 y 20 euros arriba de todo. Sin embargo, mucha gente todavía me dice: "Ah,¿bailás en la Scala? ¡Qué lindo, pero es carísimo, no se puede ir!"-¿Cómo se percibe a diario el hecho de trabajar con un staff de figuras que son o fueron parte de la mística de esta casa?-Tener estos bailarines de renombre con nosotros en el día a día es como sentir que te pasan un legado. Cuando Murru cuenta cosas de Silvie [Guillem] yo me quedo, ¡Wow!, con la boca abierta. O Legris trayéndonos las obras de Nureyev de primera mano. Para mí es algo completamente lejano pensar en Rudolf Nureyev, porque lo he visto siempre de videos. Hablar, así, con alguien que lo vivió, es increíble.-El Ballet de la Scala tiene aceitada una dinámica de trabajo parecida a la que veíamos hace un rato con las escenografías: a la mañana trabaja una obra, a la tarde otra y a la noche hace la función. ¿Cómo se lleva ese training y qué le pasa al físico?-A veces es difícil, pero te vas a acostumbrando. Sí es súper importante que uno sea igualmente bueno en algo moderno; para mí son cosas que se complementan. Ir hacia el contemporáneo, por ejemplo, te hace sentir partes del cuerpo que en las posiciones tan correctas del clásico no llegas a sentir. Y ayuda muchísimo. Hace poco trabajé con William Forsythe en una creación y me pasó esto: imaginate, quería absorber todo como una esponja. Después, cuando volví al clásico mi cuerpo se movía mejor, es como que te soltás más.-En agosto comenzará tu décima temporada en La Scala. Llegaste a Milán en 2015. ¿Cómo fue ese camino?-Pasó muy rápido y al mismo tiempo es como si hiciera una vida que estoy en la Scala; me siento a la par de mis compañeros que hicieron toda la academia acá, me siento parte de una familia, en mi lugar. Yo venía con experiencia de Argentina, pero siempre obviamente se adquiere más y se crece. Cambiar de maestros y coreógrafos todo el tiempo es muy bueno y vienen muchos invitados tan distintos que vas sacando un poquito de cada uno, detalles, correcciones. Fueron casi diez años de hacer creaciones, aprender ballets que nunca había bailado, roles que te van formando. Me siento sólida, nutrida.-¿Es una compañía que integra fácilmente a los extranjeros?-No me costó tanto. Desde que entré me dieron roles de solista y después los principales. Obviamente al principio no me miraban bien, porque de repente había gente que estaba esperando... Pero me fueron conociendo y aceptando. Un poco de competencia hay, pero sana, digamos.-Y ahora, como solista, estás esperando un ascenso a la categoría de principal. ¿Te genera ansiedad este momento?-Es algo que espero hace mucho tiempo, entonces me encantaría que suceda. Se tiene que liberar un puesto [explica una compleja trama administrativa].-¿Cómo se trabaja la cuestión psicológica mientras tanto para mantenerse fuerte y estimulada?-Una vez hablé de esto con Marianela [Núñez]. Ella me dice que disfrute los momentos, el recorrido, y tiene razón. El tema de las etiquetas es, lamentablemente, algo de la sociedad: necesitás o querés llegar para mostrarte con un título hacia afuera, pero en realidad lo que vale es lo que vos hacés. Y yo hago casi todo como una bailarina principal, trabajo a la par, me siento como ellas. Es solamente el reconocimiento, el nombre. Trato de disfrutar cada cosa que bailo.-Es social, pero la categoría debe repercutir salarialmente también.-Sí, y además el bailarín principal por cada función tiene un extra. Yo tengo una subida de nivel [el pago por la diferencia de rol], pero no el extra. Entonces hago lo mismo que un principal, pero cobro menos.-¿Sigue siendo entonces el próximo desafío?-No sé si es un desafío, porque lo que sé hacer lo muestro cada día. Un desafío, por ejemplo, fue hacer El lago de los cisnes por primera vez, ahí mostré otro lado mío. Lago es consagratorio, hacés un upgrade. Es intenso también y está considerado el más difícil de los clásicos. Ahora lo tengo en el bolsillo.-Como un as.-Sí, fue como decir: estoy acá. Ahora me faltaría un extra. Aparte me siento respetada por la compañía, por mis compañeros.-La rueda giró y lo que antes era una singularidad, o a veces una dificultad, se convirtió ahora en un valor. ¿Están de moda las bailarinas altas?-Sí, pero también es cierto que tienen que conseguir un bailarín alto. Para mí siempre fue natural ser alta, no sentí que por la estatura no pudiera hacer esto o lo otro. Sé de mucha gente que sí, pero yo nunca me sentí demasiado alta. Mido 1,75, no sé cuántos centímetros más sobre las puntas, pero calzo 40, así que calculá. De chica me acuerdo que mi maestra, Lilian Gióvine, me decía: "Tenés que moverte rápido, en los saltos, las baterías". Tenía que ir a la par que una chica que era la mitad que yo, y me insistió tanto que lo fui naturalizando, porque ¿si ella lo hace, por qué yo no? No quiere decir que una porque sea alta se mueva más lento.-¿Y con los partenaires?-Hay muchos bailarines altos. Nicola [Del Freo], con quien suelo bailar, me dice que le quedo alta en las piruetas de dedo, que se tiene que estirar un poco, pero nos encontramos súper bien juntos. Una vez tuve que bailar con un chico mucho más bajo que yo, algo moderno, y fue un desafío, pero se pudo. En Argentina también bailaba con David Gómez, que no es tan alto, hicimos cosas juntos en La Plata.-¿Extrañás la Argentina?-Extraño a mi familia, intento ir una vez al año, generalmente en agosto. Extraño eso, mi vida familiar allá, mis amigos de danza, pero nunca desde que me vine dije "me quiero volver". Los domingos, cuando al principio estaba sola, sin asado y familiaâ?¦ Tengo dos hermanos, una hermana, siete sobrinos, y cada vez que voy trato de agrupar a todos. Bailar allá es algo que extraño; la última vez, en 2019, fue para la gala de Buenos Aires, en el Teatro Coliseo. Ahora tengo un proyecto [participará de dos funciones de El lago de los cisnes de Jorge Amarante en el Teatro Astral y en el Coliseo Podestá, de La Plata, el 14 y 16 de agosto]. Lo que me encantaría sería ir a bailar al Colón, un sueño que quiero cumplir. Me encantaría tener la oportunidad de ir a bailar allá en los momentos que estoy libre acá.-¿Cómo es tu vida fuera de la Scala?-Tengo poco tiempo y muchas puntas para coser, porque a veces me duran un día y hay funciones que uso dos pares. Entonces coso y coso hasta hacerme un stock de 30 pares y entonces recién ahí, paro. Vivo con mi novio, que también es argentino, así que estamos acá juntos (al principio éramos novios a distancia). Me gusta salir con amigos; es muy rica la ciudad y siempre está en movimiento, hay de todo para hacer, del Salone del Mobile a la Fashion Week: ¡me encanta la moda! También empecé a tocar el piano de manera autodidacta y estoy viendo para tomar clases; también me gusta dibujar, hacer cosas relacionadas con el arte: siempre voy a museos, acá las muestras se renuevan todo el tiempo. Y viajar, cada vez que puedo: tengo amigas argentinas en compañías por todo el mundo y eso es genial.-¿Se genera una conexión especial entre las bailarinas que están afuera?-¡Un montón! Te sentís en la misma situación: estás en casa, afuera de tu casa. Cuando charlamos es bárbaro porque nos pasan cosas similares.-Tenés una vida dinámica en tus redes sociales, donde no solo te mostrás como bailarina, sino toda tu variedad de intereses.-Me gusta mostrarle al público cómo soy, cómo es la bailarina del teatro, pero también cómo soy yo, Celeste. Por ejemplo, mostrar qué como para que vean que no es solamente ensalada. Quiero compartir esa parte, desestructurar un poco la figura de una bailarina, que vean mis intereses, lo que hago día a día, un poco del backstage: cuando me maquillo, cómo coso las puntas.-¿Y cuál es el feedback, eso qué te vuelve?-La gente se sorprende, no sabe cómo funciona: "¡Ah, te maquillás vos!" o "¿Tenés que coser las puntas?, ¿cuánto te duran las zapatillas?" Cosas así me dicen, que si no se las cuentas a alguien, no se ven fácilmente. Les encanta saber eso.-De tantas redes, te fuiste a hacer un detox.-Lleva mucho tiempo: para preparar un video tengo que quedarme después del ensayo una hora más. Obviamente que lleva trabajo, porque lo hago yo misma. Si hoy quiero subir algo, lo subo; si mañana no quiero subir, no subo. Trato de hacerme un plan, un calendario, pero si no lo cumplo no pasa nada. Pasé tres días en Filipinas sin nada de teléfono y, de verdad, tenés otro tiempo, otra interacción, te das cuenta de que esto genera adicción, porque si tengo cinco minutos libres... ¡me voy a Instagram!-Además de la vida digital, ¿qué otras cosas características de la época que nos tocan vivir sentís que te atraviesan o te interpelan: desde el feminismo a la cultura de la cancelación?-Me gusta que en el ballet no hubo mucho cambio: siempre el rol femenino fue como preponderante. Me parece bueno resaltarlo, como algo que se puede llevar a otras disciplinas, mostrarlo como un poder. Cuando tengo que hacer roles fuertes me encanta, porque es una manera de mostrar al público, y no solo al público, todo el mundo, cuán fuerte puede llegar a ser una mujer.-¿Y al revés, en títulos como El corsario, cuando de pronto el ballet aparece como "cuestionado" desde la mirada de esta época?-Trato de verlo como una reliquia, porque si me pongo a pensar en que son esclavas o que realmente fue cierto algo así, es una locura. Y pienso, qué bueno, al mismo tiempo, que las cosas hayan cambiado tanto, ¿no?-Otras polémicas surgieron en la danza con la guerra de Rusia.-Creo que ahí hay un error, hay que separar las cosas. También está la disyuntiva de Giselle: si se pinta o no se pinta de blanco; yo no lo veo así, está todo bien que tengas otro color [de piel], pero no me parece una discriminación. Siempre fue así, ¿por qué se tiene que cambiar? Sino hagamos otro ballet y me parece perfecto. No es que sea cerrada, pero me parece que hay que separar un poco las cosas.

Fuente: La Nación
22/05/2024 18:36

Dónde se jugará la final de la Champions League 2026, ante la incertidumbre sobre el futuro del estadio de Milán

DUBLÍN - La UEFA eligió este miércoles a Budapest para albergar la final de la Champions League en 2026 y retrasó conceder el partido de 2027, a Milán debido a la incertidumbre sobre el futuro del estadio San Siro.El Puskás Arena y el San Siro (o Giuseppe Meazza) eran las únicas dos candidatas para los dos finales que se iban a anunciar. La próxima final de la Champions será el 1 de junio en el estadio Wembley de Londres y el campo del Bayern Munich recibirá el encuentro decisivo del año próximo.Se dijo desde hace tiempo que el icónico San Siro, previamente conocido como Stadio Giuseppe Meazza y propiedad de la ciudad de Milán, podría ser demolido. Inter y AC Milan, los equipos que comparten su uso, estuvieron buscando nuevas sedes propias.La UEFA demorará su decisión hasta un cónclave de su comité ejecutivo en septiembre, cuando espera recibir de la federación italiana "información sobre los planes de renovación" de San Siro. También el miércoles, Inter cambió de dueños -de la corporación china Suning al fondo estadounidense Oaktree- por el impago de una deuda.San Siro, con capacidad para 75.000 espectadores, podrá albergar su quinta final de la Copa de Europa, un año después de albergar la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2026.El Puskás Arena, con un aforo de 70.000, fue inaugurado hace cinco años y se convirtió en un sitio habitual para la UEFA. Albergó la final de la Europa League del año pasado y fue la sede de emergencia para varios partidos durante la pandemia de COVID-19. El primer ministro húngaro Viktor Orbán es un ferviente hincha del fútbol y el multimillonario banquero Sándor Csányi es un vicepresidente de la FIFA que representa a la UEFA. El comité ejecutivo de la UEFA también asignó la final de la Champions League femenina de 2026 a Oslo, Noruega.Estambul recibirá la final de la Liga Europa de 2026 en el estadio de Besiktas, situado en el centro de la ciudad. La final de 2027 será en la casa del Eintracht Frankfurt. La final de 2025 se jugará en el estadio San Mamés del Athletic Bilbao, que albergará la definición de la Liga de Campeones femenina la próxima semana.En cuanto a la Conference League, la final de 2026 quedó para la ciudad alemana de Leipzig, y la de 2027 también será en el estadio de Besiktas en Estambul.La cancha de Besiktas recibirá finales europeas en años sucesivos. En cambio, el Estadio Nacional de Rumania en Bucarest, cuya última final fue con la Liga Europa en 2012, perdió en la votación por ese duelo.La federación de Israel se había postulado para la final de la Conference League, proponiendo al Teddy Stadium en Jerusalén.

Fuente: Ámbito
22/05/2024 08:44

El Inter de Milán de Lautaro Martínez ya es del fondo estadounidense Oaktree

El presidente Steven Zhang no pudo pagar la financiación de u$s428,8 millones pactada en 2021 y los milaneses arrancan una nueva era. El Inter se suman entonces a Milan, Roma, Atalanta, Fiorentina, Genoa y Parma entre los clubes con dueños de Estados Unidos.

Fuente: Clarín
18/05/2024 14:00

El Inter de Milán de Lautaro Martínez podría cambiar de dueño por una millonaria deuda con un grupo de inversión estadounidense

El Inter, propiedad del del grupo comercial chino Suning, había pactado con el fondo Oaktree un préstamo de 270 millones de euros en 2021.Debía devolverlo tres años más tarde con un 12% de interés por año: es decir, unos 375 millones.El plazo para reintegrar ese dinero vence este martes, pero el club todavía no ha llegado a un acuerdo.

Fuente: Ámbito
18/05/2024 11:01

Selección Argentina: Lionel Scaloni fue contactado por el Milán y se encienden las alarmas

Tras su eliminación de la Europa League y la Copa Italia, el Milan busca nuevo DT. En ese contexto, Lionel Scaloni recibió el llamado del equipo italiano.




© 2017 - EsPrimicia.com