demócratas

Fuente: Infobae
23/07/2024 18:13

Tras lograr el apoyo de los líderes demócratas en el Congreso, Kamala Harris llamó a elegir entre "la libertad" y "el caos"

La vicepresidenta celebró un mitin en Wisconsin, un estado clave para derrotar a Donald Trump, con la tranquilidad de haber conseguido el apoyo necesario para ser nominada candidata demócrata a las elecciones de noviembre

Fuente: Infobae
23/07/2024 07:15

Kamala Harris visitará Wisconsin en su primer mitin mientras los demócratas se unen en torno a su campaña a la presidencia de EEUU

En apenas una jornada recaudó más de 100 millones de dólares tras el impulso que recibió de Joe Biden, quien renunció a buscar la reelección este domingo. La actual vicepresidenta sumó el respaldo de funcionarios y grupos políticos demócratas

Fuente: Infobae
22/07/2024 20:52

Quiénes son los cuatro demócratas que emergen como posibles compañeros de fórmula de Kamala Harris

Nadie conoce mejor la importancia de elegir al vice adecuado que la segunda de Joe Biden. Un vistazo a los principales contendientes para el puesto

Fuente: La Nación
22/07/2024 17:18

En una campaña llena de vértigo, los demócratas ingresan en un terreno desconocido

WASHINGTON.- Las palabras "histórico" y "sin precedentes" se usaron tanto para describir el estado de la política norteamericana en los últimos años que se habían convertido en moneda devaluada, hasta este domingo, cuando el presidente Joe Biden lanzó la bomba de que se bajaba de la carrera presidencial 2024.Su decisión quedará como un hito indeleble en los anales de la política: un presidente en ejercicio que renuncia a su candidatura presionado por otros líderes de su partido. El guión para 2024, un año electoral de idas y vueltas que parecen no tener fin, se va reescribiendo sobre la marcha, a gran velocidad. Y ese vértigo ha dejado sacudido y tambaleante al electorado. Primero Donald Trump se convirtió en el primer expresidente condenado por un delito penal, luego el intento de asesinato en su contra y ahora, apenas ocho días después, la decisión de Biden de retirarse. ¿Qué sigue?El impactante anuncio de Biden marca el final de una notable historia personal, una carrera de casi 52 años en la política que lo vio ascender desde su elección para el Senado a los 29 años, lo vio atravesar de múltiples tragedias familiares, dos campañas fallidas para llegar a la Casa Blanca, más tarde la vicepresidencia, y finalmente el objetivo que se había fijado cuando era joven, con su victoria de 2020 sobre Trump. Ahora, con un chasquido de dedos, todo se acabó. Se irá cubierto de elogios y agradecimientos de sus compañeros demócratas, los mismos que lo forzaron a esta decisión, pero habiéndose negado a sí mismo la posibilidad de presidir Estados Unidos durante un segundo mandato.La declaración de Biden, junto con su respaldo a la vicepresidenta Kamala Harris como líder del partido hasta las elecciones de noviembre, deja a los demócratas en un rumbo incierto, por más que sea el rumbo que muchos de ellos prácticamente estaban exigiendo. El partido tiene reglas que lo guiará para convertir a Harris, o quizás a otra persona, en el candidato. Pero no hay reglas para que una candidata pase de desempeñar un papel secundario, alentando y defendiendo lealmente a Biden, a convertirse de la noche a la mañana en una líder y poder defender su propia agenda. Seguramente Harris haya estado pensando en eso, pero este giro de los acontecimientos la pondrá a prueba como nada antes en la vida. Ninguna persona ni ningún partido está nunca del todo preparado para un momento como éste. Lo que en abstracto podría haber parecido simple y sensato -cambiar a Biden por otro candidato- se convierte ahora en una serie de desafíos y problemas concretos, y no solo para Harris, sino para el equipo de campaña de Biden-Harris, para los dirigentes del partido que sigilosa y no tan sigilosamente le pidieron a Biden que abandone la carrera y, no menos importante, para los demócratas de base, que serán convocados a apoyar a Harris con más fuerza y entusiasmo del que han mostrado por Biden.Los demócratas empezaron a presionar a Biden para que se baje de la carrera desde su vacilante actuación en el debate del 27 de junio en Atlanta. Temían que no pudiera derrotar a Trump y que su debilitada candidatura hiciera que los republicanos terminaran controlando ambas cámaras del Congreso. Después de la convención republicana de la semana pasada, donde un partido rehecho a la imagen de Trump se encolumnó sin chistar detrás de su candidato, esas preocupaciones de los demócratas se profundizaron aún más, así como la presión sobre el actual presidente.Entonces Biden cedió y tomó la decisión que tantos querían, por dolorosa que haya sido para alguien tan orgulloso, obstinado y resiliente como él. Ahora las grandes preguntas son si Harris, cuya campaña para la Casa Blanca en 2020 colapsó en Iowa antes de la línea de largada, podrá encolumnar a todos los demócratas detrás de su candidatura y, lo que es más importante, si demostrará ser una líder más convincente y una candidata más eficaz que Biden para enfrentar a Trump.My fellow Democrats, I have decided not to accept the nomination and to focus all my energies on my duties as President for the remainder of my term. My very first decision as the party nominee in 2020 was to pick Kamala Harris as my Vice President. And it's been the bestâ?¦ pic.twitter.com/x8DnvuImJV— Joe Biden (@JoeBiden) July 21, 2024De eso no hay garantía alguna, sólo las ansiosas ambiciones de un partido que parece haber logrado lo que quería y ahora deberá aceptar con las consecuencias. Las encuestas preliminares sobre Harris vs. Trump sugieren que mide ligeramente mejor que Biden, pero no ha pasado por los rigores de una campaña en la que será la principal protagonista ni por la carrada de críticas que seguramente le tiene preparadas el equipo de campaña de Trump, y todo en un lapso de tiempo tan comprimido como nunca se ha visto en la era moderna.DesafíosA Harris también la esperan otras preguntas. Por razones obvias, todavía no ha podido sugerir ningún desvío de la plataforma propuesta por Biden. En materia de política y de políticas públicas, tuvo que marchar a la par de Biden en todo momento. ¿Qué cambiaría con una presidencia de Harris, más allá de que sería la primera mujer elegida presidente, lo que ya no es poca cosa? ¿Se presentará con una nueva visión, o su tarjeta de presentación será simplemente que es más joven y fuerte que el hombre que la eligió como compañera de fórmula hace cuatro años?La Convención Nacional Demócrata arranca el 19 de agosto en Chicago y ese será su momento para definir sus propias posturas. Pero todavía queda mucho por definir antes de que empiecen a llegar los delegados. ¿Tendrá algún rival para la candidatura? Muchos destacados demócratas, incluido el propio Biden, están haciendo todo lo posible para ungirla directamente, pero alcanzan apenas 300 firmas de los casi 3900 delegados para que pueda postularse otro precandidato. Esta semana, en varios estados norteamericanos seguirán las conversaciones para definir si Harris tendrá algún contendiente en la interna.Ahora, el gran dilema para los demócratas es cómo elevar a la candidatura Harris con un proceso que sea visto como justo y abierto, y no como una apurada manipulación partidaria, sin que desemboque en caos y división. Los republicanos ya están acusando a los demócratas de antidemocráticos, por forzar a Biden a dar un paso al costado, ignorando la voluntad de los votantes de las primarias que se expresaron abrumadoramente a favor de Biden como candidato y cuando ningún dirigente importante de su partido levantó la mano para oponerse. Por su parte, Trump no perdió el tiempo y salió a fustigar duramente a Biden tras el anuncio.El comité de reglas de la convención demócrata se reunirá nuevamente en estos días para determinar si avanzan con una votación nominal virtual a principios de agosto, que algunos funcionarios del Comité Nacional Demócrata creen necesaria para garantizar que el candidato quede habilitado para las votaciones en todos los estados. Si se lleva a cabo ese pase virtual, la nominación de Harris podría confirmarse semanas antes de la convención de Chicago.Harris también tendrá que elegir a un compañero de fórmula, un proceso que normalmente lleva meses de una cuidadosa investigación de antecedentes, después ir acortando esa lista, y luego la agonía del candidato a presidente para elegir entre unos pocos finalistas a la persona que quiere como su confidente y aliado más cercano. Harris deberá hacer todo eso en cuestión de semanas, además de todo lo concerniente con recibir la batuta de manos de Biden y hacer avanzar la campaña contra Trump. Además, algunos de los gobernadores demócratas que Harris evaluará como compañeros de fórmula son los mismos que podrían atreverse a desafiar su nominación y presentarse como precandidatos.El anuncio de Biden trajo el recuerdo del sorpresivo mensaje de aquel domingo a la noche que hizo el entonces presidente Lyndon B. Johnson en marzo de 1968, cuando dijo que no buscaría ni aceptaría la candidatura demócrata para competir por un segundo mandato. Tanto Johnson como Biden dijeron hacerlo para concentrar todas sus energías en los deberes y responsabilidades presidenciales hasta completar su mandato.La decisión de Johnson llegó en medio de la guerra de Vietnam, con las protestas estudiantiles en auge y el presidente en una situación política muy débil. El renunciamiento de Biden llega en un año en el que la ya profunda grieta que existe en la política norteamericana se ha agravado. 1968 fue un año marcado por la violencia, incluidos los asesinatos de Martin Luther King Jr. y de Robert F. Kennedy. Y este año quedará marcado por el intento de magnicidio contra Trump hace poco más de una semana.En agosto de 1968, cuando los demócratas se reunieron en Chicago para elegir al entonces vicepresidente Hubert H. Humphrey como su candidato, la convención estuvo signada por la violencia y la discordia. Nadie espera ocurra lo mismo que el mes que viene, cuando los demócratas, irónicamente, vuelvan a reunirse en Chicago, pero el renunciamiento de Biden dará lugar a una convención como ninguna otra en la era moderna y a una campaña política que hace un año, ni siquiera hace unos meses, nadie se veía venir.Por Dan BalzTraducción de Jaime Arrambide

Fuente: Perfil
22/07/2024 16:00

Joe Biden anunció la baja de su candidatura: "Los demócratas se sacaron un problema de encima"

El analista internacional, Gustavo Sierra, mencionó que los demócratas "ahora tienen otro problema que es ganar estas elecciones y no hay candidato que sea seguro para ganarle a Trump". Leer más

Fuente: La Nación
22/07/2024 13:18

Convención abierta o votación anticipada: cómo pueden los demócratas elegir a su nuevo candidato

WASHINGTON.- Ahora que el presidente Joe Biden decidió poner fin a su campaña para la reelección, existen dos vías para sustituirlo al frente de la candidatura demócrata camino a las elecciones del 5 de noviembre, en las que Donald Trump estará en la vereda opuesta.Una es una votación virtual que fijaría un nuevo candidato a principios de agosto, y la otra es una convención "abierta", un escenario que el partido no ha experimentado desde 1968.Una convención es abierta cuando ningún candidato llega con una clara mayoría de delegados, por lo que el acto se convierte en unas "miniprimarias" en las que los aspirantes luchan por convencer a los delegados de que voten por ellos.El potencial de caos es alto, y el tiempo escaso. En algunos estados, el plazo para votar en las elecciones generales finaliza en agosto, y en algunos lugares el voto anticipado comienza en septiembre. Así que los líderes del partido probablemente tratarán de resolver la nominación antes de la Convención Nacional Demócrata que comienza el 19 de agosto.Así es cómo podría desarrollarse el proceso.¿Quién elige al candidato? Unos miles de delegados que representan a los votantes deciden oficialmente el candidato del partido, haya o no convención. Normalmente eligen al ganador de las primarias -para eso se los envía-, así que puede parecer que los votantes eligen directamente.Pero ahora que Biden ha abandonado la carrera, todos sus delegados son agentes libres y elegirán a un candidato por su cuenta, sin la "orden" de los votantes.Hay dos tipos de delegados demócratas.Los "delegados comprometidos" se comprometen a apoyar al candidato que elijan los votantes estatales, aunque una cláusula de "buena conciencia" en las normas del partido les da un poco de margen de maniobra. Son 3949 en total.El partido asigna "delegados comprometidos" a cada estado o territorio, y los funcionarios estatales del partido los reparten entre los candidatos.Las jurisdicciones tienen criterios diferentes, pero en general, casi cualquier votante registrado que se considere leal al partido y al candidato puede ser delegado comprometido: trabajadores electorales, cargos electos locales, recaudadores de fondos, incluso los hijos de los candidatos.Los "delegados automáticos", a menudo llamados "superdelegados", son los líderes de más alto nivel del partido y son 749 en total. Tienen ese papel por los cargos que ocupan (o han ocupado), y en el grupo se incluyen antiguos presidentes y vicepresidentes, gobernadores demócratas, miembros del Congreso y funcionarios del partido.No están comprometidos con ningún candidato y no pueden votar en la primera votación de la convención.Entonces, ¿veremos una convención abierta?Es posible.Si el partido sigue adelante con una votación virtual planeada desde hace tiempo, podría asegurar oficialmente al candidato antes de que empiece la convención, y la contienda habría terminado.Biden apoyó a la vicepresidenta Kamala Harris, lo que podría inclinar la balanza hacia la unidad. Sus casi 3900 delegados no estarían obligados a respaldar a Harris, pero fueron elegidos por su lealtad a él y podrían inclinarse a hacer lo que les pide, especialmente porque ella ya estaba en la candidatura que eligieron los votantes de las primarias.La votación virtual no es una parte típica del proceso. Se organizó en gran medida para confirmar a Biden como candidato antes de que venciera el plazo para votar en Ohio, que este año cae antes de la convención demócrata. Los legisladores de Ohio resolvieron el problema, pero los demócratas habían planeado seguir adelante con la votación anticipada de todos modos para evitar cualquier desafío legal que intentara mantener a Biden fuera de la papeleta electoral de Ohio.Sin embargo, eso deja muy poco tiempo al partido para unirse en torno a un nuevo candidato.Incluso si se cancela la votación virtual, el partido podría ponerse de acuerdo sobre Harris (o, mucho menos probable, sobre otro candidato) antes de la convención. En ese caso, la convención podría considerarse técnicamente abierta, pero los procedimientos podrían ser tan poco dramáticos como de costumbre."Los líderes demócratas estarían motivados para zanjar la cuestión rápidamente para que un nuevo candidato pueda iniciar una campaña lo antes posible", dijo Amy K. Dacey, directora ejecutiva del Sine Institute of Policy and Politics de la American University y exdirectora ejecutiva del Comité Nacional Demócrata."Se acaba una convención republicana en la que está muy claro quiénes son sus candidatos, qué nombres aparecerán en la papeleta", dijo Dacey. "Ahora tienen este periodo de 31 días antes de la convención demócrata, donde tienen a sus nominados en su lugar y todos están haciendo campaña".Pero si no hay consenso antes de que los delegados lleguen a Chicago, los demócratas tendrían su primera convención abierta y disputada desde 1968. Aquella, también en Chicago, fue tan catastróficamente mal que el partido revisó su forma de elegir a los candidatos. Sólo para que su nombre figure en la votación nominal, cada candidato necesitaría las firmas de al menos 300 delegados, y no más de 50 pueden proceder de un mismo estado.Probablemente sabríamos pronto si alguien planea desafiar a Harris, dijo Dacey, citando el corto espacio de tiempo disponible para conseguir un apoyo más amplio. "Si alguien quiere que su nombre figure en una convención disputada, en cuanto tenga esos 300 nombres, lo dirá", afirmó.Si hay aspirantes, las maniobras entre bastidores y los acuerdos se acelerarán a medida que los jefes estatales del partido intenten agrupar a sus delegados en un bloque de voto.Una vez que todos estén en Chicago, los candidatos y sus sustitutos probablemente recorrerán no sólo el recinto de la convención, sino también hoteles, bares y otros escondrijos en busca de delegados a los que atraer.Las cosas se han salido de control en anteriores convenciones abiertas, cuando los candidatos luchaban por cada voto.En un reportaje de Politico sobre la convención abierta republicana de 1976, Tom Korologos, exembajador en Bélgica, recordaba que una delegada de Gerald Ford se cayó y se lesionó gravemente una pierna. Dijo que, en lugar de llevarla rápidamente a un hospital, otros delegados le entablillaron la pierna con programas de la convención y la mantuvieron a distancia de votación porque temían que su sustituto votara por Ronald Reagan. (Ford ganó la batalla por la nominación, pero perdió la presidencia ante el demócrata Jimmy Carter, que en 1980 perdió ante Reagan).Luego tendría lugar la primera votación nominal.Si un candidato obtuviera la mayoría de los votos de los delegados en la primera votación, esa persona se convertiría en el nominado, y todo el mundo podría por fin relajarse un poco. Pero si nadie obtiene la mayoría, se celebraría una segunda votación.En ese momento, la convención se consideraría "negociada", un término acuñado en las convenciones de antaño, cuando los agentes del poder del partido ponían todo su empeño en negociar y presionar para conseguir votos. No ha habido una de esas desde 1952.La versión atenuada de ese escenario para 2024 consistiría en que, a partir de la segunda votación, los superdelegados entraran en el grupo de votantes.La votación continuaría, ronda tras ronda, hasta que un candidato obtuviera los votos de la mayoría de todos los delegados y fuera nombrado candidato del partido.Aunque probablemente sería un buen programa de televisión, la división del partido en la convención no es el escenario ideal.En 1924, los demócratas necesitaron 103 rondas de votaciones para decantarse finalmente por el candidato de compromiso John Davis, después de que los dos más votados se retiraran. No salió bien. El presidente en ejercicio, Calvin Coolidge, derrotó a Davis por un amplio margen.Por Bonnie Berkowitz, Szu Yu Chen y Adrián Blanco

Fuente: Ámbito
22/07/2024 10:53

Elecciones en EEUU: cómo elegirán los demócratas al candidato sustituto de Joe Biden tras su renuncia

El pasado domingo, y tras semanas de presiones, Joe Biden se retiró de la carrera electoral. Ahora, el Partido Demócrata deberá elegir a su sucesor en su próxima convención nacional.

Fuente: Infobae
22/07/2024 01:59

Las 6 alternativas para los demócratas, en caso de que no elijan a Kamala Harris como candidata presidencial

Aunque la vicepresidenta se perfila como la sucesora favorita tras el retiro de Biden, enfrenta escepticismo debido a su baja popularidad y su desempeño electoral

Fuente: La Nación
21/07/2024 22:00

¿Mejoran las chances demócratas ahora? Sí, peroâ?¦

La desesperación circuló desenfrenadamente entre los demócratas durante los últimos 25 días. Con cada día que pasaba con el presidente Joe Biden como su postulante a las elecciones presidenciales del 5 de noviembre, la probabilidad de retener la Casa Blanca ante Donald Trump, uno de los rivales más detestados por los demócratas en su historia, se alejaba más y más. El visible desgaste físico y mental del mandatario ahuyentaba más a los probables votantes que las condenas penales, la deriva autocrática, la retórica zigzagueante de Trump.Ese período de tumulto y angustia terminó hoy pasado el mediodía con la renuncia del presidente a la candidatura. Y los demócratas vuelven a respirar. ¿Pueden también ilusionarse con una victoria en noviembre? ¿Mejoran las chances oficialistas de derrotar a un Trump que se siente invencible después de sobrevivir al atentado en Pensilvania y de ser venerado en la convención republicana?La respuesta corta y rápida es sí. La respuesta más larga es sí, pero hay desafíos urgentes para los demócratas y van más allá de quién será la o el sucesor de Biden.1. Dos ventanas de oportunidadDesde el debate y hasta ayer, las encuestas eran muy poco generosas con la fórmula Biden-Kamala Harris. La industria de los sondeos está en su apogeo con la campaña presidencial y, en los últimos 25 días, hubo por lo menos una nueva encuesta nacional diaria. Un repaso rápido muestra un paisaje contundente. Solo en uno de esas dos docenas de sondeos (de Marist PBS/NPR), Biden superó a Trump; en dos, empató y en el resto, fue superado por el expresidente. Ese mal desempeño de Biden se proyectó también a los sondeos en los estados que decidirán quién recibe la mayoría de sufragios para el Colegio Electoral, órgano que elige al presidente.Harris tuvo un desempeño levemente mejor y sacó ventaja sobre el candidato republicano en dos estudios (Ipsos y Marist PBS/NPR). En los principales promedios de sondeos, la vicepresidenta se ubica dos puntos detrás de Trump, mientras que el actual jefe de Estado está entre tres y cinco puntos a la retaguardia. Esa diferencia no parece imposible de remontar una vez que Harris salga a la cancha, si es la elegida.Detrás de Harris, otros dos demócratas sobrepasaron a Trump en un sondeo cada uno: Gavin Newsom, el gobernador de California, que hasta ahora había sido ambiguo sobre su voluntad de suceder a Biden y esta noche apoyó a Harris, y la ex primera dama Michelle Obama, que nunca pierde oportunidad de decir que detesta la política y no le interesa en lo absoluta ser presidenta o candidata.Tough. Fearless. Tenacious. With our democracy at stake and our future on the line, no one is better to prosecute the case against Donald Trump's dark vision and guide our country in a healthier direction than America's Vice President, @KamalaHarris.— Gavin Newsom (@GavinNewsom) July 21, 2024Hasta que el debate desnudó un deterioro físico y cognitivo que pocos se atrevían a reconocer en público, Biden mostraba en los sondeos un repunte que lo acercaba y hasta empataba con Trump, luego de estar en desventaja desde octubre del año pasado.Ése es uno de los dos escenarios que los demócratas podrán explotar desde hoy. Esa gradual recuperación de Biden en los sondeos le muestra ahora a su partido que hay un camino posible para derrotar a Trump con otro nominado. Si a eso le suman el historial de recientes derrotas electorales del exmandatario y de sus candidatos (la Cámara de Representantes, en 2018; la presidencia, en 2020, y el Senado, en 2022) la probabilidad de victoria toma otra dimensión para los demócratas y les permite restablecer la ilusión.Las radiografías del Estados Unidos de hoy -dividido, enojado, alerta ante el fantasma de la violencia- abren otro escenario que puede ayudar a la nueva campaña demócrata. Los sondeos muestran desde hace meses que los norteamericanos están desencantados con sus dos candidatos, no solo con Biden, sino también con Trump. Ambos tienen tasas de rechazo con las que ningún otro candidato en la historia logró ser elegido o reelecto.De acuerdo con un sondeo del Centro Pew, publicado el 11 de julio, el 63% de los norteamericanos sentía vergüenza de sus candidatos y el 53% creía que había que cambiar a ambos. Los demócratas finalmente lo hicieron. ¿Y los republicanos? Un 26% de los votantes opositores advertían, en ese estudio, que Trump no debía ser su postulante. ¿Qué sucederá con ellos a la hora de sufragar?Ese desencanto con Trump y Biden, además, fue uno de los principales combustibles para el crecimiento de la candidatura de la tercera pata de esta campaña, Robert Kennedy Jr, descendiente de la mayor dinastía familiar demócrata. De acuerdo con el promedio de sondeos de The New York Times, hoy tiene 9% de intención de votos. ¿Podrán los demócratas quitarle o recuperar seguidores ahora que Biden ya no será su nominado? ¿Podrán retomar impulso en los tres estados que, en 2020, le dieron la victoria y hoy son esquivos, Pensilvania, Wisconsin, Michigan?2. El fantasma de la otra ChicagoCon Biden afuera, los escenarios parecen a primera vista despejarse de desafíos. Pero todo lo contrario, ahora abren nuevos riesgos, y uno en particular. Apenas el presidente anunció su renuncia a la candidatura, Kamala Harris comenzó a recibir un aval tras otro, desde gobernadores y legisladores hasta los Clinton.Su candidatura parece un hecho. Tiene apoyo político, 90 millones de dólares en las arcas de la campaña, experiencia en carreras presidenciales, llegada a los grupos de votantes determinantes para los demócratas (mujeres, afroamericanos, jóvenes, latinos) y casi 20 años menos que Trump.Pero los demócratas acaban de vivir 25 días de desesperación que los ubicaron a pocos pasos del quiebre, justo cuando la dirigencia republicana está más alineada que nunca detrás de Trump. Lo que más necesitan ahora, además de una postulante enérgica, decidida y capaz de propalar un mensaje de optimismo, es cohesión.La capacidad de presentarle batalla a la fórmula Trump-Vance será directamente proporcional a la unidad del partido detrás del elegido o elegida. Y para alcanzar ese consenso será crítico no solo quién reemplazará a Biden, sino cómo lo hará.La sucesión natural por ser parte de la fórmula tal vez no sea suficiente para disipar las dudas que un sector del partido tiene sobre las habilidades de Harris. Los críticos cuestionan el progresismo de Harris (está un poco a la izquierda de Biden), su espasmódica sensibilidad política y la poca capacidad de gestión de campañas.Consciente de eso y de la necesidad de recomponer la unidad demócrata, Harris dijo apenas después del renunciamiento de Biden que ella quería "ganar y merecer" la candidatura. El partido se enfrenta ahora al desafío urgente, entonces, de consensuar las reglas de sucesión y de ordenar la canasta de posibles rivales de Harris para la candidatura. Tiene poco menos de un mes para hacerlo. El 19 de agosto comienza la convención demócrata en Chicago y los republicanos, con su despliegue y reverencia a Trump en Milwaukee, dejaron la vara del consenso alta.Los demócratas ya usaron Chicago como sede de su convención en dos ocasiones. En 1996, se unieron sin fisuras detrás de la candidatura a la reelección de Bill Clinton. En 1968, todo lo contrario. Ese año -también en agosto-, la convención estuvo marcada por las peleas, dentro y fuera de la sede.Como Biden, el entonces mandatario, Lyndon B. Johnson, desistió de la reelección y secundó a su vicepresidente, Hubert Humphrey, para la nominación. El ala izquierda del partido, que apoyaba a Eugene McCarthy, se rebeló contra esa candidatura con una protesta llena de incidentes. Fue uno de los capítulos violentos de una década turbulenta. Unos meses después, los demócratas perdieron la presidencia ante el republicano Richard Nixon.Hoy comenzó la era post-Biden y su partido se enfrenta al desafío inmediato de consensuar una candidatura y una convención más parecida a la de 1996 que a la de 1968.

Fuente: La Nación
21/07/2024 19:00

Biden tomó una decisión valiente; ahora los demócratas deben aprovechar la oportunidad

Este texto es el editorial que publicó The New York Times tras la decisión de Joe Biden de bajar su candidatura.WASHINGTON.-La decisión del presidente Joe Biden de abandonar la carrera para las elecciones presidenciales de 2024 es un final apropiado para un hombre cuya vida ha estado dedicada al servicio público. Biden ha servido bien a la nación como su presidente. Al aceptar retirarse cuando termine su mandato en enero, está aumentando considerablemente la posibilidad de que su partido pueda proteger a la nación de los peligros de devolver a Donald Trump a la presidencia.Las mayorías de los estadounidenses afirmaron consistentemente que no creían que Biden pudiera liderar la nación durante otro mandato, citando temores de larga data sobre su edad y aptitud que solo han crecido en los últimos meses. Si hubiera permanecido en la cima de la fórmula, habría aumentado considerablemente la probabilidad de que Trump retomara la presidencia y potencialmente controlara ambas cámaras del Congreso. El propio Biden advirtió en varios oportunidades que ese espectro presenta una amenaza profunda para la nación y sus tradiciones democráticas.Biden ha hecho ahora lo que Trump nunca hará: ha antepuesto el interés nacional a su propio orgullo y ambición.La salida de Biden les da a los demócratas una oportunidad para reenfocar la atención pública de las preguntas sobre la aptitud del presidente a la manifiesta ineptitud moral y temperamental de Trump, y a los peligros de devolverle los considerables poderes de la presidencia.Trump es un delincuente que desprecia la ley y la Constitución, un mentiroso inveterado que no está sujeto a ninguna causa superior a su propio interés y un formulador de políticas imprudente indiferente al bienestar del pueblo estadounidense. Su mandato en el cargo causó daños duraderos a las personas y al proyecto de Estados Unidos y a su reputación en todo el mundo. En un segundo mandato, operaría con menos restricciones y más habilitadores dispuestos, y él y sus asesores envalentonados han dejado claro que tienen la intención de ejercer el poder sin piedad.Sin embargo, no basta con describir todo el daño que el Trump haría a este país: el Partido Demócrata necesita ofrecer al pueblo estadounidense un mapa de ruta hacia un futuro mejor. Los nuevos nominados a presidente y vicepresidente representarán una nueva oportunidad para recordar a los votantes las diferencias de larga data entre los dos partidos.Esta elección determinará si Estados Unidos, como lo hizo bajo el mandato de Biden, se enfrenta a la agresión de Rusia contra Ucrania. Determinará si el gobierno federal sigue luchando para proteger los derechos reproductivos de las mujeres y continúa el trabajo incipiente y urgentemente necesario de la administración Biden para abordar el cambio climático mediante la transición de la economía a energías renovables. Bajo el mandato de Biden, la desigualdad económica ha comenzado a disminuir, y esta elección ayudará a determinar si los trabajadores pueden mantener una participación en una mayor parte de la prosperidad de la nación.En una carta a la nación anunciando su decisión, Biden tenía razón al decir que la nación ha progresado mucho desde que comenzó su mandato, particularmente en áreas como política exterior, clima, infraestructura y el bienestar de los trabajadores estadounidenses. Su campaña también describió planes que el nuevo nominado demócrata debería adoptar y desarrollar. Aunque el presidente es personalmente impopular, sus propuestas para avanzar en estos objetivos gozan de un amplio apoyo público.En otras áreas, la salida de Biden ofrece una nueva oportunidad para abordar las preocupaciones de los votantes con mejores políticas.El próximo nominado demócrata debe reconocer y ofrecer soluciones para el dolor y las interrupciones causadas por la inmigración descontrolada. Estados Unidos necesita inmigrantes. La nación también necesita mejores políticas para controlar su flujo hacia el país.Los votantes están enojados por el costo de vida. Los demócratas particularmente necesitan ofrecer mejores ideas para abordar el mayor problema en la mayoría de los presupuestos familiares: el alto costo de la vivienda.Y el sucesor de Biden necesita involucrarse con el pueblo estadounidense. Biden tuvo menos interacciones no guiondas con el público y los medios de comunicación que cualquier otro presidente en las últimas décadas, a menudo dejando a los votantes con la sensación de que se estaba escondiendo del público. Un nuevo candidato presidencial debería demostrar exactamente la tendencia opuesta, mostrando tanto disposición para ser abierto sobre los planes para el futuro como un interés real en lo que los votantes tienen que decir a cambio.La elección de un candidatoEn una publicación en las redes sociales el domingo por la tarde, Biden dijo que respaldaba a la vicepresidenta Kamala Harris para que ocupe su lugar en la cima de la fórmula. Ella es una líder consumada y una oradora persuasiva y elocuente, y es probable que sea una candidata mucho más convincente que Biden. Ella responsabilizaría a Trump por sus mentiras y políticas destructivas de una manera que las debilidades del Biden le han dejado incapaz de hacer.Elegir a Harris sería un camino razonable para los demócratas; ella ha sido la compañera de fórmula de Biden, y aunque no se emitieron votos por ella como candidata presidencial en las primarias, los votantes del presidente esperaban que estuviera en la boleta en noviembre.No obstante, los delegados del partido deberían tener voz en una decisión de esta magnitud. Hay otros demócratas calificados que podrían enfrentarse a Trump y ganar, y elegir a un candidato sin una competencia real es como el partido llegó a la posición de ungir a un abanderado sobre el cual grandes mayorías de demócratas e independientes tenían preocupaciones profundas. Aunque es tarde, todavía hay tiempo para someter a los principales candidatos a un proceso de escrutinio público antes de que comience la convención de nominaciones del partido el 19 de agosto, para informar la elección de un nominado y para construir apoyo público.Ya sea que el partido elija a Harris u otro demócrata, el nominado debería convencer a los votantes de que él o ella emulará el enfoque de Biden de trabajar con el Congreso. En una era de intensa polarización, Biden evitó las satisfacciones de posturas de principios en favor de los compromisos necesarios para lograr un progreso tangible. Se comprometió respetuosa y honorablemente con los republicanos.Las victorias resultantes incluyeron grandes inversiones en la mejora de la infraestructura y la reducción de la desigualdad, así como leyes que abordan la violencia armada, la modernización del sistema de control de tráfico aéreo, la protección del matrimonio entre personas del mismo sexo y la inversión en la fabricación de semiconductores. Se necesitan compromisos similares para reescribir las leyes de inmigración de la nación, para elaborar un reemplazo equitativo para los recortes de impuestos de 2017 de Trump y para aprobar leyes que ayuden a los padres trabajadores.Sobre todo, como presidente, Biden se ha puesto del lado de los valores que definieron durante mucho tiempo a Estados Unidos: un compromiso con la libertad, un respeto por el estado de derecho y una creencia de que el pluralismo es una fuente fundamental de la fuerza de la nación. Su administración, la más diversa en la historia de Estados Unidos, encarna esos valores. Trabajó para mejorar la vida de todos los estadounidenses y para dar a los estadounidenses la oportunidad de construir vidas mejores.Cuando Biden comenzó su campaña en 2019, dijo a los partidarios que Trump sería derrotado y que la historia llegaría a considerar los cuatro años de mandato de Trump como un "momento aberrante". Biden cumplió su parte, pero el proyecto democrático nunca está completo. Ese trabajo ahora pasa a la próxima generación de líderes políticos y al pueblo estadounidense.

Fuente: Clarín
21/07/2024 17:18

¿Cómo sustituirán los demócratas a Biden al frente de la candidatura presidencial?

El presidente despejó el camino para un sucesor. Respaldó a la vicepresidenta Kamala Harris, pero aún podría haber una contienda para determinar quién será el nominado.

Fuente: Ámbito
21/07/2024 15:22

Elecciones en EEUU: los posibles candidatos demócratas tras la renuncia de Joe Biden

Hay varios nombres que se barajan para subirse a la contienda, incluso el de Michelle Obama. Aunque el principal es el de Kamala Harris, quien recibió el respaldo de Biden.

Fuente: La Nación
19/07/2024 12:00

Biden, bajo presión: una nueva encuesta muestra que Kamala Harris tiene más apoyo que él entre los demócratas

WASHINGTON.- Mientras el presidente Joe Biden se enfrenta a una creciente presión para que abandone su candidatura a la reelección, la mayoría de los demócratas cree que su vice, Kamala Harris, sería una buena mandataria.Una nueva encuesta del Centro de Investigación de Asuntos Públicos AP-NORC concluyó que aproximadamente seis de cada 10 demócratas creen que Kamala Harris haría un buen trabajo como presidenta. Aproximadamente dos de cada 10 demócratas no creen que lo haría, y otros dos de cada 10 dicen que no saben lo suficiente como para opinar.Desde el declive de Biden en el debate del 27 de junio, muchos demócratas han buscado en privado e incluso abiertamente que Harris sustituya a Biden como candidata presidencial del partido, porque ven que tiene más posibilidades frente al candidato republicano, Donald Trump. Por su parte, Harris se ha mantenido completamente leal a Biden y ha sido una de sus defensoras más firmes tras el desastroso desempeño en el debate.Oakley Graham, demócrata de Greenwood, en Misuri, dijo que, aunque está "bastante contento" con los logros de Biden en el cargo, consideraba que le haría más ilusión apoyar a Harris al frente de la candidatura y que "ya era hora" de que una mujer llegara a la presidencia."Sé que tiene asuntos pendientes", dijo Graham, de 30 años, refiriéndose a Biden. "Pero estaría bien ver a una persona de color, a una mujer, a alguien más joven, dar un paso al frente y encabezar la candidatura. Espero que eso inspire a una generación más joven a comprometerse más".Los adultos afroamericanos -un contingente clave de la coalición demócrata y un grupo que sigue siendo relativamente más favorable a Biden que otros- son mas propensos que los estadounidenses en general a decir que Harris obtendría buenos resultados.En cuanto a los estadounidenses en general -más allá de los demócratas-, son más escépticos sobre el posible desempeño de Harris en el Despacho Oval. Sólo tres de cada 10 estadounidenses adultos opinan que Harris haría un buen trabajo como presidenta. Alrededor de la mitad dicen que Harris no haría un buen trabajo en el cargo, y dos de cada 10 dicen que no saben lo suficiente para opinar.El índice de popularidad de Harris es similar al de Biden, pero el porcentaje de estadounidenses que tienen una opinión desfavorable de ella es menor. La encuesta muestra que aproximadamente cuatro de cada 10 adultos estadounidenses tienen una opinión favorable de Harris, mientras que cerca de la mitad tienen una opinión desfavorable. Hay más estadounidenses con una opinión negativa de Biden: aproximadamente seis de cada 10. Aproximadamente uno de cada 10 estadounidenses dice no saber lo suficiente como para tener una opinión sobre Harris, mientras que casi todos tienen una opinión sobre Biden.Factor claveAproximadamente tres cuartas partes de los demócratas tienen una opinión positiva de Harris, lo que coincide con la opinión que tienen de Biden. Siete de cada diez tienen una opinión favorable de él.Shannon Bailey, una demócrata que vive en Tampa, elogió los logros de Biden como presidente -en particular con su ley de infraestructuras y sus esfuerzos por controlar la inflación- y dijo que será "recordado con cariño". Pero tenía una opinión más favorable de Harris que del actual presidente porque, en opinión de Bailey, el vicepresidente parece más "capaz de manejar la naturaleza impositiva del trabajo"."No se trata sólo de la parte de resistencia física, sino también de la parte de razonamiento cognitivo en estos momentos", dijo Bailey, de 34 años. "Es importante ser capaz de transmitir de forma concisa y persuasiva el mensaje que es la plataforma demócrata en estos momentos".Bailey dijo que el Partido Demócrata necesita a Harris y a un compañero de fórmula "que realmente pueda motivar a la gente para que acuda a las urnas", una tarea que no cree que Biden pueda hacer con la misma eficacia.La posición de Harris como principal mensajera del gobierno en materia de aborto también le otorgó el cariño de muchos demócratas."Creo que sería una firme defensora del aborto, lo ha sido y lo seguirá siendo", dijo Thomas Mattman, demócrata de Chico, California. "Los republicanos han apostado por hombres blancos, y ambos han dicho cosas muy concretas sobre su oposición al aborto, así que creo que sería un argumento de peso".Mattman, de 59 años, dijo que cree que Biden no será capaz de derrotar al candidato republicano Donald Trump, una perspectiva que lo deja "muy angustiado", según dice. Harris sería una candidata mucho más eficaz porque Biden es incapaz de "presionar" a su oponente y explotar sus debilidades, dijo Mattman.PopularidadHarris es más popular entre los estadounidenses afroamericanos que entre los adultos blancos o hispanos. Los hombres la rechazan más que las mujeres.Otros demócratas destacados que fueron propuestos como posibles sustitutos son menos conocidos que Harris. Aproximadamente cuatro de cada 10 adultos estadounidenses no tienen una opinión del gobernador de California, Gavin Newsom, y la mitad no están familiarizados con la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer. Newsom tiene, en general, una opinión ligeramente más negativa que positiva. Los estadounidenses están divididos a partes iguales en cuanto a Whitmer: el 24% tiene una opinión favorable y el 22% desfavorable.Los demócratas en general ven más a Harris que a Newsom o Whitmer como alguien que sería un buen presidente, aunque eso se debe en parte a que son relativamente desconocidos. Alrededor de un tercio de los demócratas dice que Newsom sería un buen presidente, y la mitad no sabe lo suficiente para decirlo. Alrededor de una cuarta parte de los demócratas dicen que Whitmer lo haría bien, y alrededor de dos tercios no saben lo suficiente para decirlo.El compañero de fórmula de Trump, el senador J. D. Vance de Ohio, es un desconocido para la mayoría de los estadounidenses. En la encuesta AP-NORC, que se llevó a cabo antes de que Trump eligiera a Vance como su candidato a vicepresidente, seis de cada 10 estadounidenses no sabían lo suficiente sobre él como para formar una opinión. Aproximadamente dos de cada 10 adultos estadounidenses tenían una opinión favorable de Vance y aproximadamente dos de cada 10 tenían una opinión negativa. Entre los republicanos, el 61% no sabe lo suficiente como para tener una opinión de Vance. Aproximadamente una cuarta parte tiene una opinión positiva de él y aproximadamente uno de cada 10 tiene una opinión negativa.Agencia AP

Fuente: Clarín
19/07/2024 10:36

Lo que los demócratas deben hacer ahora

Si los demócratas esperan ganar, tienen que tomarse en serio la visión del mundo de MAGA y defender con respeto, especialmente ante los votantes de clase trabajadora, algo mejor.

Fuente: Perfil
18/07/2024 22:00

Días de descanso de Biden en la playa, nerviosismo de los demócratas en Washington

Mientras Donald Trump se prepara para su actuación estelar en la Convención Nacional Republicana en Milwaukee este jueves, el presidente de 81 se encuentra en un aislamiento tanto personal (tiene Covid) como político y hasta Barack Obama pidió que desista de su candidatura. Leer más

Fuente: La Nación
17/07/2024 20:00

El atentado a Trump une a los republicanos, mientras las divisiones por Biden crecen entre los demócratas

MILWAUKEE, Wisconsin. - Alguna vez humillados por Donald Trump, sus exrivales en las internas cerraron filas esta semana en la Convención Nacional Republicana en torno a la candidatura presidencial del exmandatario, tras el intento de asesinato del sábado pasado, y llamaron a la unidad, mientras los demócratas siguen divididos sobre la candidatura del presidente Joe Biden.Si el senador J.D. Vance, quien fue uno de sus principales críticos, borró todas las publicaciones que hizo en su contra y es su compañero de fórmula, sus antiguos rivales no se quedaron atrás y se alinearon detrás del líder, que avanza sin cuestionamientos de su bando.Vance era la estrella de este miércoles, tercer día de la convención, con un discurso centrado en su historia personal, de cómo creció en una familia pobre en Kentucky y Ohio y ascendió a las alturas de la política. La idea era conseguir apoyo entre los votantes del centro del país y explicar cómo sus experiencias forjaron sus posturas hacia temas como la inmigración, la inflación y las drogas.Además del borrón y cuenta nueva de Vance, el símbolo más visible de esta empatía absoluta con Trump ha sido que algunos miembros del auditorio en la convención se cubrieron una parte de la oreja con un papel blanco, en sintonía con la venda de Trump por su herida."Lo hice en honor a Trump y el sacrificio que hizo por nuestro país: casi ser asesinado para salvar a nuestro partido, nuestro país y nuestra república. Espero iniciar una tendencia, de verdad", dijo a la prensa Joe Neglia, de 63 años, delegado de Arizona.Trump, que no se conformó con asistir a la convención solo durante los últimos días, como es habitual, ha participado en los actos desde el principio, observando los homenajes desde la primera fila de una plataforma elevada, sonriendo ampliamente y, en ocasiones, pareciendo conmovido por la pleitesía. Orador tras orador, doblan sus rodillas para rendir homenaje a un hombre que una vez los insultó, los menospreció y, finalmente, los derrotó.Sus más feroces contendientes, la exembajadora Nikky Haley, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y el empresario Vivek Ramaswamy, que compitieron en las primarias y aspiraban a arrebatarle la candidatura a la Casa Blanca, declinaron sus críticas y subrayaron su alineamiento."Trump me pidió que hable en esta convención en el nombre de la unidad. Y quiero dejar algo claro. Trump tiene mi más grande apoyo. Punto", dijo Haley, quien fue la que más pelea le dio en las internas. "Trump será el presidente que realmente unirá a este país, no con palabras vacías, sino con acciones", dijo por su parte Ramaswamy ante los 2400 delegados republicanos.No estaba prevista la presencia de Haley, que hace apenas cuatro meses dijo que Estados Unidos no podía "pasar por cuatro años más de caos" bajo Trump. Pero el tiroteo del sábado en Pensilvania cambió las cosas y Haley se unió al programa de conferencias. "Créanme: no siempre he estado de acuerdo con Trump, pero estamos más de acuerdo que en desacuerdo", dijo."Mandemos a Biden de regreso al sótano y a Trump a la Casa Blanca", dijo por su parte DeSantis, de quien Trump aseguró que le pidió "de rodillas" apoyo para su campaña a la gobernación de Florida. El magnate sugirió además que su rival usaba tacones altos e incluso dijo que, al final de la contienda, DeSantis terminaría "llamando a su mamá".El senador Marco Rubio, para quien Trump acuñó el apodo de "Pequeño Marco", dijo que el expresidente había "inspirado un movimiento" entre los hombres y mujeres trabajadores. "Estos son los norteamericanos que llevan los sombreros rojos y esperan durante horas bajo el sol abrasador para escuchar hablar al presidente Trump", señaló Rubio.Trump ha tenido la estrategia y las herramientas para convertir a su causa a sus críticos. Así lo hizo con el ahora compañero de fórmula Vance. "Me dijo: 'Mira, creo que tenemos que salvar este país. Creo que eres la persona que puede ayudarme de la mejor manera. Puedes ayudarme a gobernar. Puedes ayudarme a ganar'", contó Vance sobre la convocatoria de Trump para ser vicepresidente.Con este formidable apoyo partidario, Trump hablará ante la convención en la noche del jueves, la primera vez que tomará la palabra públicamente desde el intento de asesinato. Y reanudará sus actividades de campaña el sábado, con un mitin en Michigan.La adhesión de la dirigencia tiene su correlato en los votantes. Una encuesta realizada por The New York Times y el Siena College después del debate, donde Biden tuvo uno de los peores desempeños de la historia, mostró que el 83% de los votantes republicanos querían que Trump siguiera siendo su candidato, frente a solo el 48% de los votantes demócratas que decían lo mismo de Biden.La cifra en contra de la candidatura de Biden se elevó desde entonces, con casi dos terceras partes de los demócratas que opinan que debe abandonar la campaña y dejar que su partido nomine a otro candidato. Eso contradice su aseveración de Biden de que "los demócratas comunes" lo apoyan aun cuando los "nombres famosos" le piden bajarse.Los resultados resaltan los desafíos que enfrenta el mandatario para convencer a los miembros de su propio partido de que es el mejor candidato para derrotar a Trump. La mayor parte de la encuesta se realizó antes del intento de asesinato contra Trump. No queda claro si el atentado influyó en los puntos de vista sobre Biden, pero las pocas entrevistas hechas después del tiroteo no dieron indicios de que las opiniones sobre él hayan mejorado.En tanto, mientras aumenta el escrutinio sobre la vicepresidenta Kamala Harris en medio del debate sobre la candidatura de Biden, la encuesta halló que su aprobación es similar a la de él. Pero la proporción de votantes que tienen una opinión desfavorable de ella es levemente menor.El descenso de Biden tiene su correlato puertas adentro de la Casa Blanca. En las casi tres semanas transcurridas desde el debate, sus consultas más cercanas no han sido con su jefe de gabinete, su principal estratega de comunicación o incluso el líder de su campaña.En su lugar, está confiando en los miembros de su familia -un clan muy unido que incluye a su hijo, Hunter, y a la primera dama, Jill Biden- junto con un pequeño grupo de leales para que lo guíen a través de una crisis creada por él mismo y aplaquen una creciente rebelión contra su candidatura desde dentro de su propio partido.El resultado es un enfrentamiento histórico entre Biden y su pequeño círculo íntimo, por un lado, y amplias franjas de votantes y demócratas electos, temerosos de un batacazo electoral en noviembre, por otro.El influyente congresista Adam Schiff, gran favorito para ganar las elecciones al Senado por California en noviembre, pidió este miércoles a Biden que abandone la carrera presidencial, convirtiéndose en uno de los miembros de su partido de mayor perfil en pedirle que desista.En un comunicado, Schiff llamó a Biden "uno de los presidentes más consecuentes en la historia de nuestra nación", pero cuestionó su capacidad para derrotar a Trump y dijo que una "segunda presidencia de Trump socavará los cimientos mismos de nuestra democracia"."Si bien la decisión de retirarse de la campaña corresponde únicamente del presidente, creo que es hora de pasar la antorcha. Y al hacerlo, asegurar su legado al permitirnos derrotar a Trump en las próximas elecciones", añadió.Schiff se unió a otros 22 congresistas demócratas que han pedido la salida de Biden. Es asimismo un estrecho aliado de la expresidenta de la Cámara de Representantes, la influyente demócrata Nancy Pelosi, que dejó la puerta abierta a que Biden se haga a un lado. Schiff fue presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes y lideró el primer esfuerzo para destituir a Trump.Los asesores de la Casa Blanca refutan las afirmaciones de que Biden se cerró a voces externas. "El presidente está increíblemente orgulloso del completo equipo que formó, con el que lucha por las familias de clase media, por nuestras libertades y por el imperio de la ley", dijo un vocero de la presidencia, Andrew Bates.Algunos ayudantes de Biden se sintieron aliviados cuando el presidente pareció días atrás abrir la puerta a un argumento basado en datos de que no podría ganar las elecciones, diciendo que abandonaría la carrera si sus asesores le dijeran que "no hay forma de que pueda ganar".Pero Biden se apresuró a rechazar esa posibilidad, al agregar: "Nadie dice eso. Ninguna encuesta dice eso". Su negativa suscitó preguntas entre algunos asesores sobre qué información se le muestra al presidente.Agencias AP y AFP, y The New York Times

Fuente: Clarín
17/07/2024 14:00

Una encuesta tras el ataque a Trump dice que dos tercios de los demócratas quieren que Biden se baje, pero un sector en particular aún lo apoya

Según un sondeo del Centro AP-NORC, sólo 3 de cada 10 demócratas creen que puede gobernar.Su vice, Kamala Harris, mide más o menos igual.

Fuente: La Nación
16/07/2024 20:00

Legisladores demócratas cuestionaron la anticipada expedita de Biden como candidato

Un grupo de legisladores demócratas expresó "serias preocupaciones" sobre los planes del Comité Nacional Demócrata de acelerar la nominación de Joe Biden como candidato presidencial del partido semanas antes de la convención demócrata.Fue a través de una carta que circuló entre los demócratas de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y que está destinada al comité, aunque todavía no fue enviada. Allí argumentan que sería "una idea terrible" sofocar el debate sobre el candidato del partido con una votación anticipada. Al menos tres legisladores demócratas planeaban firmar la carta en protesta del plan para acelerar la nominación.Normalmente dicha nominación se anunciaría en la Convención Nacional Demócrata, que se llevará a cabo en Chicago entre el 19 y 22 de agosto. Aún así, en mayo el comité anunció que celebrarían una votación anticipada el 21 de julio para que Biden clasificara para la votación en Ohio, cuya fecha original era el 7 de agosto. Pero desde entonces las normas del estado han cambiado, y por eso los legisladores argumentan que la votación nominal virtual es innecesaria."Ahogar el debate y cerrar prematuramente cualquier posible cambio en la lista demócrata mediante una 'pasada de lista virtual' innecesaria y sin precedentes en los próximos días es una idea terrible", decía una copia del borrador al que accedieron Reuters y Associated Press. "Podría socavar profundamente la moral y la unidad de los demócratas", agregaron.Los tres representantes que planeaban firmar la carta son Susan Wild, Mike Quigley y Jared Huffman. Hace dos semanas, Huffman mostró apoyo a la vicepresidenta Kamala Harris en caso de que se presentara como candidata del partido y reemplazara a Biden. "Si el presidente decide, en aras de derrotar a Donald Trump y salvar esta democracia y el mundo libre de todo lo que él representa, que está dispuesto a pasar la antorcha, tiene que estar la vicepresidenta Harris en la cima de la lista. Y puedo imaginar un gran número de personas realmente convincentes que podrían completar un boleto ganador con Harris, un boleto que traería todo tipo de entusiasmo y emoción a esta carrera y nos pondría en posición de ganarla", sostuvo en diálogo con CNN.El esfuerzo de los legisladores es independiente de los, al menos, 19 demócratas que expresaron públicamente que Biden debería bajar su candidatura por la reelección luego de su polémica conducta en el debate presidencial contra el candidato republicano Donald Trump, que despertó dudas sobre su salud mental.Entre los problemas que se vieron en el debate, Biden pareció desorientado y con dificultades para brindar respuestas coherentes y contundentes. Por momentos perdió el hilo de sus frases, sin poder terminarlas, lo que presentó dudas sobre si podrá soportar cuatro años más de un trabajo de alta presión. Desde entonces, la salud mental de Biden ha estado en el ojo público por más incidentes. Entre ellos, que llamó "presidente Putin" al actual mandatario de Ucrania, Volodimir Zelensky, en la última cumbre de la OTAN y "Trump" a Kamala Harris.Actualmente los demócratas poseen 213 bancas en la Cámara de Representantes y controlan el Senado estadounidense con 51 bancas, incluidas tres independientes que se alinean con el partido. La principal preocupación de los legisladores es que un mal desempeño de Biden les signifique perder no solo control de la Casa Blanca, sino también de ambas cámaras en el Congreso. De esa forma, los republicanos podrían perseguir sus objetivos políticos con casi ninguna oposición demócrata.Biden realizará este martes su primer acto de campaña desde el intento de asesinato de Trump luego de que el lunes cancelara un viaje a Texas. Hablará en Las Vegas, Nevada, en un evento organizado por la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (Naacp), que es la principal asociación de derechos civiles del país.Con información de Associated Press y Reuters

Fuente: La Nación
14/07/2024 10:36

Atentado fallido: Los aliados de Trump inmediatamente culpan a Biden y a los demócratas por su retórica

WASHINGTON.- Los principales aliados de Donald Trump acusaron rápidamente al presidente Joe Biden y sus partidarios de usar una retórica que condujo a un tiroteo y un posible intento de asesinato el sábado en un acto de campaña de Trump en Butler, Pensilvania, incluso cuando Biden condenó el ataque y llamó a la nación a unirse contra la violencia política.El senador J.D. Vance (republicano de Ohio), posible compañero de fórmula de Trump, dijo en un comunicado en las redes sociales que el tiroteo "no fue solo un incidente aislado"."La premisa central de la campaña de Biden es que el presidente Donald Trump es un fascista autoritario al que hay que detener a toda costa", escribió Vance. "Esa retórica condujo directamente al intento de asesinato del presidente Trump".Today is not just some isolated incident.The central premise of the Biden campaign is that President Donald Trump is an authoritarian fascist who must be stopped at all costs.That rhetoric led directly to President Trump's attempted assassination.— J.D. Vance (@JDVance1) July 14, 2024El senador Tim Scott (republicano de Carolina del Sur), otro aliado de Trump, compartió un sentimiento similar. "Seamos claros: este fue un intento de asesinato ayudado e instigado por la izquierda radical y los medios corporativos que llaman incesantemente a Trump una amenaza para la democracia, fascista o algo peor", escribió en las redes sociales.Congressman Scalise, Justice Kavanaugh, and now President Trump.For years, Democrats and their allies in the media have recklessly stoked fears, calling President Trump and other conservatives threats to democracy. Their inflammatory rhetoric puts lives at risk.— Tim Scott (@SenatorTimScott) July 14, 2024En el momento de esas declaraciones, no había ningún informe público sobre los motivos del tirador. Trump dijo que fue herido en la oreja en el evento y que lo sacaron rápidamente del lugar. Su campaña emitió un comunicado diciendo que "está bien" mientras lo examinaban en un centro médico cercano.Chris LaCivita, uno de los principales asesores de la campaña de Trump, publicó en las redes sociales un sentimiento similar al de Vance, culpando del ataque a los esfuerzos de los enemigos políticos de Trump por perturbar su candidatura. "[Bueno], por supuesto, intentaron mantenerlo fuera de la boleta electoral, intentaron encarcelarlo y ahora ves estoâ?¦", escribió LaCivita en X, la plataforma antes conocida como Twitter, antes de borrar la publicación.El mensaje de LaCivita señaló las palabras que Biden había usado a principios de semana cuando le dijo a un grupo de donantes sobre cambiar su campaña para atacar el historial político de Trump, incluido su historial sobre el aborto y el Proyecto 2025, un documento político redactado por algunos exasesores de Trump. "Entonces, hemos terminado de hablar del debate, es hora de poner a Trump en el blanco", había dicho Biden a los donantes en la llamada privada, de la que se informó públicamente.Después de eliminar la publicación X, LaCivita reiteró en un mensaje de texto al Washington Post que no cree que Biden "ni nadie más" deba usar palabras como esa."Durante semanas, activistas de izquierda, donantes demócratas y ahora incluso el presidente de Estados Unidos han hecho comentarios repugnantes", escribió LaCivita. "Ya es hora de que rindan cuentas por ello".hey @washingtonpost @michaelscherer @jdawsey1 https://t.co/L2Qe52WmPD— Chris LaCivita (@LaCivitaC) July 14, 2024"La mejor manera es a través de las urnas", añadió. Más tarde publicó un mensaje similar en X.El propio Trump suele utilizar un lenguaje incendiario, ya que asumió el cargo en 2021 y describió el estado de la nación como una "carnicería estadounidense". Desde entonces, ha llamado "alimañas" a sus enemigos políticos, ha descrito a algunos inmigrantes indocumentados como "animales" y ha advertido sobre un "baño de sangre" si no gana en noviembre.Biden anunció su campaña presidencial de 2020 explicando que estaba motivado por la necesidad de sofocar la división en el país y prevenir el tipo de violencia mortal que había ocurrido en una protesta nacionalista blanca de 2017 en Charlottesville."Mire, no hay lugar para este tipo de violencia en Estados Unidos. Es enfermizo. Es enfermizo. Es una de las razones que tenemos para unir a este país", dijo Biden en declaraciones en el departamento de policía de Rehoboth Beach, Delaware, el sábado. "No podemos ser así".El tiroteo del sábado fue condenado universalmente por los líderes políticos, con el expresidente Barack Obama, la vicepresidenta Kamala Harris, el líder de la mayoría demócrata del Senado Charles Schumer, el líder de la minoría repulicana del Senado Mitch McConnell y muchos otros que publican declaraciones condenando la violencia."Como alguien cuya familia ha sido víctima de violencia política, sé de primera mano que la violencia política de cualquier tipo no tiene lugar en nuestra sociedad", dijo en un comunicado la ex presidenta de la Cámara de Representantes y miembro del Congreso Nancy Pelosi (demócrata por California). "Doy gracias a Dios que el expresidente Trump está a salvo".As one whose family has been the victim of political violence, I know firsthand that political violence of any kind has no place in our society. I thank God that former President Trump is safe.As we learn more details about this horrifying incident, let us pray that all thoseâ?¦— Nancy Pelosi (@SpeakerPelosi) July 13, 2024El marido de Pelosi, Paul, fue atacado en su casa por un agresor con un martillo en un acto de violencia política. El año pasado, en un evento en California, Trump restó importancia a ese ataque. "¿Cómo está su marido por cierto? ¿Alguien sabe?" dijo entre risas, en referencia a las heridas de Paul Pelosi por los ataques.Otros partidarios de Trump se apresuraron a culpar a Biden y a los medios de comunicación por el tiroteo del sábado, a pesar de la falta de información sobre los motivos del tirador.El representante Mike Collins (republicano de Georgia.) señaló el comentario de Biden de poner a Trump "en el centro del blanco"."Joe Biden envió las órdenes", escribió Collins en X. Más tarde añadió: "El fiscal de distrito republicano del condado de Butler, Pensilvania, debería presentar cargos inmediatamente contra Joe Biden por incitar a un asesinato".They attempted to neutralize the threat. pic.twitter.com/aOHrVTrk0t— Rep. Mike Collins (@RepMikeCollins) July 14, 2024La representante Marjorie Taylor Greene (republicana de Georgia) también se apresuró a echarle la culpa. "Los demócratas y los medios de comunicación tienen la culpa de cada gota de sangre derramada hoy", escribió Greene en las redes sociales. "Durante años y años, lo han satanizado a él y a sus seguidores".Greene perdió sus asignaciones en el comité de la Cámara en 2021 después de que aparecieran publicaciones en las redes sociales anteriores a su mandato en el Congreso que indicaban que había apoyado la violencia política. Le había gustado una publicación que sugería disparar contra líderes demócratas prominentes y respondió con aprobación a un comentarista que sugirió colgar a Obama y a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.Más tarde dijo a la Cámara que sus comentarios anteriores "no me representan" y que las comunidades en línea la habían engañado antes de ganar el cargo.Mientras se difundía la noticia del tiroteo en el mitin de Trump en Pensilvania, Ron Kaufman, delegado del Comité Nacional Republicano de Massachusetts, describió el ambiente en Milwaukee, donde los republicanos se reunían para la convención de nominación de la próxima semana, como uno de "conmoción e incredulidad"."Existe la sensación", escribió Kaufman en un mensaje de texto, "de que los constantes ataques de los demócratas al presidente Trump como 'una amenaza a la democracia' conducen a esto".Por Michael Scherer

Fuente: La Nación
12/07/2024 21:36

Sin despejar las dudas, Biden gana algo de oxígeno y los demócratas quedan en un impasse

WASHINGTON.- Playbook, el newsletter de Politico que se lee en todos los despachos de Washington, recurrió a una cita de un veterano operador demócrata en off the record -muy utilizado estos últimos días al relatar el drama en la campaña- para ponerle un título al balance de la conferencia de prensa del presidente Joe Biden al cierre de la cumbre de la OTAN: los demócratas quedaron en "el purgatorio".Atornillado a la candidatura presidencial, Biden consiguió una dosis de oxígeno político al hablar y responder preguntas de la prensa sobre su salud, su vitalidad, su futuro, su nominación y la elección presidencial, y, también, sobre Ucrania, Rusia, China, Israel y Hamas. Durante el ida y vuelta con los periodistas, que se estiró por una hora, Biden ofreció su mejor imagen desde el calamitoso debate con Donald Trump, una presentación sólida empañada por dos gaffes, cuando llamó "Vicepresidente Trump" a la vicepresidenta, Kamala Harris, y, en un evento anterior, cuando le dijo "Presidente Putin" al presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky.Ambos lapsus, que se viralizaron rápidamente en las redes y le dieron munición fresca a la campaña de Trump, junto con nuevos llamados de demócratas a que Biden abandone la pelea por la Casa Blanca sirvieron como un recordatorio de que, con Biden, un nuevo traspié está a la vuelta de la esquina, y cada día, cada evento, cada discurso, cada intercambio con un periodista es una nueva prueba a sus reflejos y su capacidad para liderar a los demócratas y a Estados Unidos. La discusión sobre su candidatura sigue abierta.Obligado a mostrarse más, sin telepromters ni libretos, Biden viajó a Michigan, un estado crítico que debe ganar si quiere conseguir su reelección, para seguir con la misión de salvar su carrera."Estoy compitiendo para terminar este trabajo. Hay más por hacer. Sé que solo tengo 41 años", bromeó en una parada en un restaurante, donde lo escucharon unas 40 personas antes de un acto de campaña."Les prometo que estoy bien", les dijo.Dudas persistentesAun cuando Biden se esfuerza por emparchar su deshilachada imagen, las dudas sobre su vitalidad persisten, y, a esta altura, es claro que nunca se irán del todo. Biden reconoció en una llamada con congresistas que la preocupación sobre su salud es "legítima", y debe mostrarse más. La campaña de presión para convencerlo de dar un paso al costado tampoco parece que vaya a ceder, al menos hasta tanto el drama partidario a cielo abierto termine con la nominación formal de un candidato.Mientras perdura la ofensiva y arrecian las especulaciones sobre la candidatura presidencial, Biden y su campaña batallan por su supervivencia en tres frentes: uno interno en el Partido Demócrata, dividido, hundido en un clima espeso y una rosca interminable; otro, puertas afuera, con medios, analistas, donantes, organizaciones y celebrities, y el último contra su rival, Donald Trump.Tras la conferencia de prensa, las deserciones a Biden entre los demócratas continuaron, aunque con menos ímpetu. Un tiempo de tranquilidad entre las tormentas. Hasta este viernes al mediodía, 18 congresistas y un senador demócrata habían pedido públicamente a Biden que renuncie a su candidatura y "pase la antorcha", como dijeron, cada uno por su cuenta, la congresista de Colorado, Brittany Pettersen, y su colega de California, Mike Levin.A tono con la urgencia del momento, Biden se puso por primera vez al frente de las gestiones con el Congreso. Biden recibió al líder demócrata de la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries, quien le trasmitió las "perspectivas sinceras" -un eufemismo para el pánico- de la bancada demócrata, según indicó Jefrries en un comunicado. Jeffries no dejó por escrito su respaldo a Biden. Y Biden tuvo una llamada en Zoom con congresistas hispanos que se filtró a los medios. Levin le dijo en esa llamada que debía abandonar, y Biden contragolpeó."Por eso salgo y dejo que la gente me toque, me haga preguntas. Creo que sé lo que estoy haciendo", retrucó Biden, según una transcripción de la llamada que circuló en varios medios sin ser desmentida.Preocupación legítimaEl fragmento de esa conversación ofreció además una mirada al razonamiento de Biden y su campaña: dijo que solo Franklin Delano Roosevelt, ampliamente visto como el presidente demócrata más exitoso de la historia, había logrado más que su gobierno en tres años de gestión. "No es hipérbole, es un hecho", dijo Biden. Un día antes, había dicho en la conferencia que era la persona más calificada para la presidencia, y el mejor candidato para vencer a Trump. Con todo, Biden reconoció en esa llamada que sus logros son insuficientes."Eso era genial cuando te sentías bien, Biden, pero, ¿estás bien ahora? Eso es lo que está atrás. Eso es lo que le preocupa a la gente. 'Tengo un abuelo que tiene 85 años y no puede hablar'. Es una preocupación legítima para la gente, por eso es importante que salga y le muestre a la gente todo desde lo bien que me muevo a lo mucho que sé y que todavía estoy al frente", completó.La última figura de Hollywood que le soltó la mano a Biden fue el director de Rob Reiner, quien el año pasado defendía a Biden de las críticas sobre su edad, y ahora dijo que si sigue en la contienda "todos los días desde ahora hasta el 5 de noviembre, la atención se centrará en si flaquea o no". El grupo ecologista juvenil Sunrise Movement también pidió Biden que abandone su candidatura con el fin de, paradójicamente, "proteger" sus logros en la lucha contra el cambio climático de un eventual segundo mandato trumpista.Encuestas favorablesLas últimas encuestas también le dieron más espalda a Biden, al confirmar uno de los principales argumentos de su campaña: el debate no alteró los números, la elección está en el mismo lugar que antes, y Biden aún tiene posibilidades de ganar. Un sondeo del Washington Post arrojó un empate clavado en 46% con Trump, y la última medición de NPR y Marist Poll puso a Biden dos puntos arriba, 50 a 48 por ciento. El pronóstico del sitio 538, el más consultado en Estados Unidos sobre la elección presidencial, pasó a darle una victoria muy ajustada a Biden.Pese a todo, Biden y su campaña se muestran decididos a seguir adelante. Otra llamada que se filtró a los medios involucró a la presidenta de la campaña de Biden, Jen O'Malley Dillon, quien esta vez no maquilló el daño que causó el debate, aunque insistió en que el camino a la victoria sigue abierto."Tuvimos dos, muy, muy, muy duras semanas, muy duras semanas. Les dije que sería sincera, han sido semanas jodidamente malas", dijo O'Malley Dillon, según una grabación que obtuvo el sitio Axios."Si podemos superar estas dos semanas que estamos viviendo, podremos superar cualquier cosa", arengó.

Fuente: La Nación
12/07/2024 11:18

Más demócratas piden que Biden baje su candidatura después de una conferencia de prensa marcada por las gaffes

WASHINGTON.- El presidente Joe Biden enfrentó en las últimas horas más llamados de sus compañeros demócratas para que abandone su intento de reelección, luego de una conferencia de prensa en la que dio respuestas matizadas pero en la que ocasionalmente tropezó con sus palabras.Al menos tres demócratas del Congreso le pidieron a Biden que se retire de la carrera presidencial inmediatamente después de la conferencia de prensa celebrada al final de la cumbre de la OTAN. Aunque tropezó verbalmente en algunos puntos y en un momento se refirió a la vicepresidenta Kamala Harris como "vicepresidenta Trump", Biden demostró un mejor dominio de los temas de política exterior y seguridad nacional durante una sesión de 50 minutos en la que respondió preguntas sobre una amplia gama de asuntos nacionales y globales.Biden says 'Vice President Trump' during press conference pic.twitter.com/AVCitNJ9Hg— The Spectator Index (@spectatorindex) July 11, 2024Aun así, algunos demócratas del Congreso no quedaron convencidos por su actuación.Justo después de que finalizara la conferencia de prensa, el representante Jim Himes de Connecticut, el demócrata más importante del Comité de Inteligencia de la Cámara, le pidió a Biden que ponga fin su candidatura, diciendo que el legado del presidente de "servicio público sin igual, logros indiscutibles y patriotismo incondicional" está en riesgo si no se retira de la campaña. "Debemos presentar al candidato más fuerte posible para enfrentar la amenaza que representa el autoritarismo MAGA prometido por Trump. Ya no creo que ese sea Joe Biden" sentenció.El representante demócrata Eric Sorensen, que se postula en un distrito competitivo de Illinois, dijo que tiene "esperanzas" de que Biden ponga "al país sobre el partido" y "se retire de su campaña para presidente".Un alto funcionario de la campaña que habló bajo condición de anonimato calificó que su conferencia de prensa lo dejó en "el peor de los mundos". "No fue buena, pero tampoco lo suficientemente mala como para hacerle cambiar de opinión... Le dará suficiente cobertura para respaldarlo públicamente, sólo para decir que no está dispuesto a hacerlo en privado".El representante Scott Peters, de California, quien justo el martes pasado había dicho a los periodistas que creía que Biden "merece la reelección", en una declaración obtenida por Politico, dijo el jueves que aunque la nación "debe una enorme deuda de gratitud" a Biden por "salvarnos de un segundo mandato de una presidencia de Trump en 2020â?³, el presidente debería ahora retirarse de la campaña porque "las apuestas son altas, y estamos en un curso de derrota".Según The Washington Post, hasta el momento, al menos 20 demócratas del Congreso han pedido que se retire y permita que el partido elija a otro candidato, preocupados por los bajos índices de aprobación pública de Biden y las crecientes dudas porque sea demasiado mayor para el cargo. Temen que esto pueda hacer que pierdan escaños en la Cámara de Representantes y el Senado, dejándolos sin control del poder en Washington si Trump gana la Casa Blanca.Pero Biden dejó claro que no planea hacerse a un lado.Durante la conferencia de prensa, Biden insistió a los periodistas que no está en la carrera para proteger su legado, sino para "completar el trabajo que empecé". Y aunque insistió en que es el candidato, Biden reconoció que debe tranquilizar no solo al público estadounidense, sino también a los miembros de su propio partido de que podrá ganar la elección."Estoy decidido a postularme, pero creo que es importante disipar los temores", dijo Biden.ApoyoLa conferencia de Biden el jueves puede haber llevado a algunas deserciones, pero otros demócratas del Congreso redoblaron su apoyo al presidente. Muchos de ellos provenían de distritos seguros donde sus esperanzas de reelección individual están casi aseguradas.El representante Steve Cohen de Tenesse dijo a CNN después de la conferencia de prensa que cree que Biden "convenció a mucha gente de que debería permanecer en la carrera". Y la representante Debbie Wasserman Schultz dijo que Biden demostró "cómo un líder mundial con su mano firmemente en el timón de nuestra nave estatal maneja el país, los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos y los detractores"."Regulate Guns, Not Girls!" Let's go Joe! #BidenHarris2024— Nikema Williams (@NikemaWilliams) July 12, 2024"¡Vamos Joe!" publicó en X la representante Nikema Williams, presidenta del Partido Demócrata de Georgia.Por su parte, el representante Brendan Boyle dijo que Biden "demostró nuevamente que sabe un millón de veces más sobre política que el estafador convicto".Tonight President @JoeBiden again showed he knows a million times more about policy than the convict conman. #VoteBidenHarris2024— US Rep Brendan Boyle (@RepBrendanBoyle) July 12, 2024La representante Sheila Jackson Lee de Texas, que se postula para la reelección después de perder la contienda por la alcaldía de Houston, dijo que Biden "sacó esta conferencia de prensa del parque".Sigue la campañaBiden realizará un mitin el viernes en Detroit, Michigan, donde su campaña dice que se centrará en los "peligros" de la agenda de Trump.Hace cuatro años, se presentó ante sus seguidores en una secundaria de Detroit, flanqueado por Kamala Harris y otras estrellas demócratas en ascenso, y se autodenominó un puente hacia la próxima generación de líderes. Ahora como presidente que busca la reelección regresa a la ciudad de forma simbólica en medio de la ola de llamados para que baje su candidatura.Su campaña de reelección ha reconocido indirectamente que el camino de Biden hacia la Casa Blanca se está estrechando, diciendo que el llamado "muro azul" de Michigan, Wisconsin y Pensilvania es ahora el "camino más claro" hacia la victoria, incluso cuando otros estados disputados como Arizona y Nevada no están fuera de alcance.Esa estrategia se refleja en cómo Biden está redoblando sus esfuerzos en los estados del medio oeste, llegando a Detroit casi una semana después de hacer campaña en Madison, Wisconsin; Filadelfia; y Harrisburg, Pensilvania. Reunir el entusiasmo en Detroit y entre su considerable población negra podría resultar decisivo para las posibilidades de Biden de ganar Michigan, que el demócrata recuperó en 2020 después de que Trump lo ganó cuatro años antes por poco más de 10.000 votos.En 2016, Trump ganó Michigan por un estrecho margen, atribuido en parte a la reducción de la participación en áreas predominantemente negras como el condado Wayne en Detroit, donde Hillary Clinton recibió muchos menos votos que Barack Obama en elecciones anteriores.Biden recuperó gran parte de ese apoyo hace cuatro años, cuando derrotó a Trump en Michigan por 154.000 votos, pero tiene trabajo por hacer. Detroit tiene una población que es casi 78% negra.Agencias AP, Reuters y The Washington Post

Fuente: Perfil
11/07/2024 10:18

Cuáles son las dudas de los demócratas por la candidatura de Joe Biden

Desde el debate presidencial, en donde se lo vio con una actitud vacilante, surgieron los problemas para los demócratas sobre la candidatura presidencial del bloque. Leer más

Fuente: Página 12
10/07/2024 00:01

El New York Times pidió a los demócratas que elijan un candidato que no sea Biden

El medio remarcó que Biden "no debería intentar llevar a cabo al mismo tiempo dos de las tareas más exigentes el mundo: ejercer de presidente y hacer campaña".

Fuente: La Nación
09/07/2024 18:36

El "campamento de verano" para multimillonarios que genera nerviosismo entre los demócratas

HAILEY, Idaho.- Esta semana los líderes de las empresas estadounidenses más reconocidas se reunirán en Idaho para presenciar la conferencia anual de Sun Valley, mejor conocida como "el campamento de verano para multimillonarios", un encuentro anual privado organizado por el banco de inversión Allen & Company en el que se reúnen los titanes de la industria de los negocios y sus familias. Este año, el encuentro suscita expectativa en la Casa Blanca, en un momento en el que los funcionarios demócratas intentan aferrarse a los donantes ricos para que financien la campaña del presidente Joe Biden a pesar de las especulaciones sobre su capacidad para enfrentar un segundo mandato.Se trata de un evento a puertas cerradas, donde apenas unos pocos periodistas privilegiados pueden ingresar para luego informar un mínimo de lo que se habló allí dentro. No es una conferencia empresarial como cualquier otra. En Sun Valley los magnates de los principales negocios que moldean la economía del mundo discuten sobre inversiones y sobre el poder de la inteligencia artificial, mientras pescan con mosca o juegan al golf.Es el lugar donde, cerca del noveno hoyo del campo de golf, el máximo responsable de General Electric expresó su interés en vender NBC a Comcast. También donde Jeff Bezos se reunió con el dueño de The Washington Post antes de aceptar comprar el diario, y donde Disney persiguió un plan para comprar ABC, con Warren Buffett en el centro de las discusiones.También es la semana más importante del año para Chris Pomeroy, el director del Aeropuerto Friedman Memorial y el hombre responsable de asegurarse de que todos los magnates entren y se vayan sin problemas.El desfile de jet privados comenzará este martes, según informó el mes pasado el Idaho Mountain Express, y se espera la presencia de Sam Altman, el CEO de OpenAI y fundador de la compañía de inteligencia artificial; el director ejecutivo de Disney, Bog Iger y sus presuntos sucesores; el CEO Tim Cook, de Apple; Mark Zuckerberg, de Meta; Andy Jassy y Bezos, de Amazon; Sudar Pichai, de Google; los directivos de Netflix, así como también el magnate de los medios Rupert Murdoch y Oprah Winfrey y los directivos de Warner Bros, entre tantos otros.Hay varios invitados que este año no darán el presente. Según CNN, es probable que Warren Buffett, director ejecutivo de Berkshire Hathaway, de 93 años, se haga a un lado en esta oportunidad para darle su lugar en el evento a su sucesor, el empresario Greg Abel. Otro gran ausente en esta oportunidad será el magnate de Tesla y propietario de X, Elon Musk, "quien podría parecer un favorito hasta que lo imaginas terminando en un viaje de rafting con un grupo de directores ejecutivos a quienes instó públicamente, hace menos de un año, a irse a la mierda", indicó CNN, en referencia a los insultos que profanó el multimillonario contra las empresas anunciantes de X.Indudablemente, quienes deben estar más agradecidos con la invitación son tres gobernadores demócratas: Gretchen Whitmer, de Michigan, Josh Shapiro, Pensilvania, y Wes Moore, de Maryland, tres funcionarios que han reafirmado su férreo respaldo al presidente Joe Biden mientras otros demócratas le sueltan la mano tras las dudas sobre su capacidad de gobernar que generó el mandatario en el debate con Donald Trump.El evento podría ser utilizado como un espacio para mantener a los donantes del Partido Demócrata y convencerlos de que todavía Biden es una buena opción para vencer a Trump en las urnas en noviembre."Sería difícil imaginar que un grupo de magnates de los medios de élite se sentarían alrededor del fuego con sus s'mores y bourbon y no especularían sobre posibles reemplazos en las elecciones de 2024â?³, señaló CNN.Entre otras cuestiones, puede que el negocio del streaming ocupe un lugar central durante la estadía. Estará presente Shari Redstone, presidenta de National Amusements y presidenta no ejecutiva de Paramount Global, que acaba de tomar el control de Skydance Media a través de una inversión de más de 8000 millones de dólares con el fin de competir con gigantes como Netflix, Disney o Amazon.Agencia AP y diario The New York Times

Fuente: Perfil
08/07/2024 14:36

Joe Biden busca calmar a los demócratas y les asegura que seguirá en la carrera

El presidente Joe Biden prometió a los demócratas que seguirá en la carrera presidencial 2024, en un intento por sofocar una revuelta dentro del partido contra su campaña. Leer más

Fuente: La Nación
08/07/2024 11:36

Biden envió una carta a los demócratas, se negó a bajar su candidatura y pidió poner fin al drama partidista

WASHINGTON (AP).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, envió este lunes una carta a los demócratas en la Cámara de Representantes y se negó a bajar su candidatura en la contienda contra Donald Trump. Así, el mandatario respondió a los reclamos de dirigentes de alto rango dentro de su espacio y pidió poner fin al drama partidista.En la misiva de dos páginas, el mandatario hizo hincapié en que el partido tiene "una tarea", que es derrotar al virtual candidato presidencial republicano en noviembre. "Tenemos 42 días para la Convención Demócrata y 119 días para las elecciones generales", dijo Biden en la carta. "Cualquier debilitamiento de la resolución o falta de claridad sobre la tarea que tenemos por delante sólo ayuda a Trump y nos perjudica a nosotros. Es hora de unirnos, avanzar como un partido unificado y derrotar a Donald Trump. Estoy firmemente determinado a seguir en la carrera", marcó a los legisladores a su regreso a Washington tras el receso del 4 de Julio.Los reclamos a los que respondió se produjeron mientras los miembros del Congreso se preparaban para regresar a Washington después de un receso, y -si bien ningún líder demócrata pidió públicamente que el actual mandatario se haga a un lago- cinco representantes de la Cámara se refirieron a esta situación.Según una publicación del diario The New York Times, los funcionarios le dijeron a sus colegas en privado que era hora de que el presidente Biden pusiera fin a su campaña durante una reunión virtual para discutir el futuro de su candidatura. Estas conversaciones habrían reflejado una "creciente sensación de pánico" entre los principales demócratas sobre la viabilidad de la candidatura en medio de crecientes preguntas sobre su edad, agudeza mental y aptitud para el cargo.Entre los principales demócratas que cuestionaron al jefe de Estado estaban los representantes Jerrold Nadler, de Nueva York (el demócrata de mayor rango en el Comité Judicial); Adam Smith, de Washington (miembro de mayor rango del Comité de Servicios Armados); Mark Takano, de California (miembro de mayor rango del panel de Asuntos de Veteranos); y Joseph D. Morelle, de Nueva York (el demócrata de mayor rango en el Comité de Administración). Además, un quinto legislador, el representante Jim Himes, de Connecticut (el demócrata de mayor rango en el Comité de Inteligencia), también expresó incertidumbre sobre el camino a seguir del Presidente.El representante Hakeem Jeffries, de Nueva York -el líder de la minoría-, convocó la reunión de alto nivel como una sesión de consulta para decidir cuán agresivos y públicos querían ser los demócratas al expresar sus preocupaciones ante la postura desafiante del presidente de que "solo la intervención divina" podría obligarlo a abandonar la carrera.

Fuente: La Nación
07/07/2024 21:36

Buscan cerrar el cerco sobre Joe Biden: más demócratas piden que baje su candidatura

WASHINGTON.- Al menos cuatro demócratas de alto rango de la Cámara de Representantes dijeron hoy a sus colegas en privado que era hora de que el presidente Joe Biden pusiera fin a su campaña, durante una reunión virtual para discutir el futuro de su candidatura después de un desempeño desastroso en el debate, según tres personas informadas sobre la sesión.El diario The New York Times dijo que las conversaciones privadas reflejaron una creciente sensación de pánico entre los principales demócratas sobre la viabilidad de la candidatura de Biden en medio de crecientes preguntas sobre su edad, agudeza mental y aptitud para el cargo, y mientras él rechaza desafiantemente las sugerencias de que abandone la carrera.Entre los principales demócratas que le dijeron a sus colegas que Biden debería hacerse a un lado estaban los representantes Jerrold Nadler, de Nueva York, el demócrata de mayor rango en el Comité Judicial; Adam Smith, de Washington, el miembro de mayor rango del Comité de Servicios Armados; Mark Takano, de California, el miembro de mayor rango del panel de Asuntos de Veteranos, y Joseph D. Morelle de Nueva York, el demócrata de mayor rango en el Comité de Administración, según las fuentes, incluidas dos que estuvieron presentes en la reunión y todas las cuales insistieron en el anonimato para discutir una reunión virtual confidencial sobre un tema delicado.Un quinto legislador, el representante Jim Himes de Connecticut, el demócrata de mayor rango en el Comité de Inteligencia, también expresó incertidumbre sobre el camino a seguir de Biden, dijo una de las personas.El representante Hakeem Jeffries, de Nueva York, el líder de la minoría, convocó la reunión de alto nivel como una sesión de consulta para decidir cuán agresivos y públicos querían ser los demócratas al expresar sus preocupaciones ante la postura desafiante del presidente de que "solo la intervención divina" podría obligarlo a abandonar la carrera.Él y otros líderes se mantuvieron en gran parte en silencio mientras se desarrollaba la reunión, y los legisladores se turnaron para compartir sus pensamientos sobre la viabilidad de Biden, y algunos señalaron que sus electores querían que se retirara.Otros legisladores dijeron que ellos mismos sentían que debía hacerlo.Los participantes no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios sobre lo ocurrido durante la llamada privada.La reunión se produjo mientras los miembros del Congreso se preparaban para regresar a Washington después de un receso de una semana para enfrentar preguntas sobre la viabilidad de Biden como candidato y sus propias posibilidades de mantener el Senado y recuperar la Cámara en noviembre.Si bien ningún líder demócrata del Congreso ha pedido públicamente a Biden que se haga a un lado, cinco demócratas de la Cámara de Representantes lo han hecho, y la ansiedad ha comenzado a surgir también entre los senadores.En otro orden, Bill Stevenson, exmarido de Jill Biden, se dijo "preocupado". Joe Biden "debería someterse a un test cognitivo" porque parece que "tiene problemas", dijo en una entrevista con el New York Post.Stevenson, que estuvo casado con la primera dama de 1970 a 1975, dice no obstante que espera que Biden "permanezca en la carrera y sea derrotado por Donald Trump. Sería mejor para el país. Mi vida era mejor, la economía era mejor, todo fue mejor con Trump".En este contexto, Biden instó a sus seguidores a mantenerse unidos en torno de su postulación en un apasionado servicio religioso en el que el pastor aludió a las enseñanzas bíblicas afirmando que "nunca hay que descartar a José", y culpó a la envidia de intensificar la presión de algunos demócratas para que abandone su candidatura a la reelección.Hablando desde un escenario flanqueado por el sol procedente de las vidrieras en la iglesia de God in Christ de Mount Airy, en el noroeste de Filadelfia, Biden, de 81 años, bromeó por las preocupaciones sobre su edad, y dijo "sé que aparento 40, pero llevo haciendo esto mucho tiempo"."Sinceramente, nunca he sido tan optimista sobre el futuro de Estados Unidos si permanecemos unidos", afirmó. No utilizó "teleprompter" -un apuntador electrónico para leer un texto preparado-, algo cada vez más habitual desde su desastroso desempeño en el debate del mes pasado, sino que habló con un discurso redactado.El presidente hizo estas afirmaciones después de que el pastor Louis Felton lo comparara con José y la historia bíblica de su "capa multicolor". José fue vendido como esclavo en Egipto por sus envidiosos hermanos, para acabar obteniendo un alto cargo en el reino del faraón y hacer que sus hermanos le rogaran ayuda sin haberlo reconocido."Nunca descarten a José", rogó Felton. Luego, refiriéndose a los demócratas que han pedido a Biden que se aparte, dijo: "Eso es lo que pasa, señor presidente. La gente está envidiosa de usted. Envidiosa de su firmeza, envidiosa de su favor. Envidiosa de la mano de Dios sobre su vida".Biden se reunió más tarde con miembros de sindicatos y demócratas locales en Harrisburg, capital del disputado estado de Pensilvania, antes de regresar a Washington, donde los líderes de los países de la OTAN se reunirán en una cumbre de tres días a partir del martes para conmemorar el 75° aniversario de la alianza militar.Agencias AP y diario The New York Times

Fuente: La Nación
06/07/2024 21:36

Joe Biden no logra despejar las dudas y más demócratas piden que baje su candidatura a la reelección

WASHINGTON.- La presidencia de Estados Unidos es un trabajo exigente y estresante, pesado. Joe Biden negó que lo haya envejecido. "Sólo creo que me costó una muy mala noche", dijo el mandatario en referencia a su fallido desempeño en el debate con el candidato republicano Donald Trump. Negó estar en declive. Negó no poder hacer su trabajo durante otro mandato. Negó las encuestas que lo muestran perdedor. Negó su baja popularidad. Negó que necesite un examen médico para demostrar su salud mental. Negó que esté perdiendo a los demócratas. Negó el riesgo de seguir en carrera, aun cuando dice que la democracia está en juego."No creo que nadie esté más calificado para ser presidente o ganar esta carrera que yo", dijo Biden. "Sólo tuve una mala noche", insistió varias veces.Lejos de despejar dudas y restaurar la confianza, el presidente norteamericano profundizó esta semana la crisis de su campaña desatada por su desastroso debate con Trump, una debacle que aún no encuentra su piso. Una entrevista de 22 minutos con la cadena ABC que, se suponía, debía calmar las aguas, lo enterró más en el pozo.Sus respuestas a las preguntas sobre su salud, su respaldo, los llamados a que abandone, su capacidad para hacer el trabajo, o el riesgo de una derrota en las elecciones del 5 de noviembre multiplicaron las críticas en el Partido Demócrata -ahora con nombre y apellido, y ya no solo off the record-, y amplificaron la desconfianza y la ansiedad en sus filas. A la inquietud por la vejez de Biden se agregó una preocupación, más novedosa: su grado de conexión con la realidad.El líder demócrata dejó en claro que no se bajará, al menos no por decisión propia."A ver, si el Señor Todopoderoso viniera y dijera: 'Joe, dejá la carrera', yo dejaría la carrera. El Señor Todopoderoso no vendrá", afirmó en su entrevista.Nada de lo que dijo o hizo Biden desde el debate con Trump logró regenerar la confianza de los demócratas en su liderazgo, o su habilidad para derrotar a Trump y gobernar otros cuatro años. Por el contrario, esa desconfianza sólo parece haber aumentado con el paso de los días. Aunque las principales figuras demócratas aún lo respaldan, las discrepancias internas ya son inocultables, y las críticas, más abiertas. Por lo menos cinco congresistas demócratas han pedido públicamente a Biden que dé un paso al costado.Sin llegar tan lejos, otros demócratas se ocuparon de dejar en claro -también públicamente- que debe hacer más para salvar su candidatura."Teniendo en cuenta lo que vi y escuché del presidente durante el debate de la semana pasada en Atlanta, junto con la falta de una respuesta contundente del propio presidente después de ese debate, no creo que el presidente pueda hacer campaña de manera efectiva y ganar contra Donald Trump", dijo en un mensaje en X la congresista demócrata Angie Craig, de Minnesota.Ignota para muchos, Craig es una de las congresistas que se juega este año su banca en un distrito de Minnesota que puede volver a manos republicanas. El mensaje de Craig, criticado por la cúpula partidaria, mostró que muchos demócratas ven a Biden como un lastre. Otros insisten en pedirle que levante más su perfil, como si la raíz del problema fuera que Biden se ha mostrado poco en público. Ro Khanna, congresista demócrata de California, bastión progresista por excelencia, dijo que una sola entrevista es insuficiente para reparar el daño autoinflingido por el debate."Los votantes seleccionan a nuestro candidato y lo eligieron a él", dijo Khanna. "Ahora, necesita demostrarles a esos votantes que está a la altura del cargo y eso requerirá más que sólo esta entrevista", afirmó.Varios medios dieron cuenta este fin de semana de una rosca política en el Capitolio al rojo vivo. El líder demócrata de la Cámara baja, Hakeem Jeffries, tenía previsto liderar una reunión virtual este domingo para discutir la candidatura de Biden y el camino a seguir en medio de un pánico desatado ya no solo por el futuro de la Casa Blanca y un eventual retorno de Trump a la presidencia, sino también por el de muchos legisladores que podrían quedarse sin trabajo si el Partido Demócrata sufre una hemorragia de respaldo. Un senador demócrata, Mark Warner, intenta sumar colegas para pedirle a Biden que abandone la pelea.BurbujaCon medio siglo de carrera política sobre sus espaldas, Biden ningunea las presiones, los miedos y las ansiedades y las críticas y se muestra convencido de que él y sólo él puede ganarle a Trump y liderar a Estados Unidos y al mundo durante los próximos cuatro años. Para silenciar a sus críticos, Biden recurre a su gestión -cuyo éxito nadie cuestiona entre los demócratas- y a una vieja mística personal: siempre lo han subestimado, y siempre se ha recuperado luego de tropezar.Para algunos, Biden está encerrado en una burbuja."El presidente está legítimamente orgulloso de su historial", dijo David Axelrod, estratega de Barack Obama, quien conoce muy bien a Biden. "Pero está peligrosamente desconectado de las preocupaciones que la gente tiene sobre sus capacidades para avanzar y su posición en esta carrera. Hace cuatro años, en este momento, estaba 10 puntos por delante de Trump. Hoy, está seis puntos atrás", definió.Decidido a seguir en carrera, Biden se enfrenta a un riesgo existencial: una rebelión abierta en el Partido Demócrata para forzarlo a dar un paso al costado. Su desafío aún es el mismo del día siguiente a su desastroso debate ante Trump: convencer a su propio partido de que aún tiene lo que hace falta para ser un candidato eficaz, convencer al electorado de que está en condiciones de seguir en la presidencia, y volver a ganarle a Trump.Visiblemente ofuscados con la ofensiva para tumbarlo, Biden y su equipo parecen más propensos a mantener el rumbo a la espera de que pase la tormenta. Pero la impaciencia entre algunos demócratas parece comenzar a mutar a exasperación. George Stephanopoulos le preguntó en la entrevista qué sentiría si, cuando llegue enero, Trump fuera el presidente y sus advertencias se volvieran realidad."Sentiré que siempre y cuando lo dejé todo, e hice el mejor trabajo posible como sé que puedo hacer, de eso se trata", respondió Biden.

Fuente: Ámbito
04/07/2024 20:59

Disney suspende donaciones a demócratas hasta que Joe Biden se retire de la campaña

Las recientes apariciones en público y su fracaso en el debate pusieron en jaque a la carrera presidencial del actual mandatario de los Estados Unidos.

Fuente: La Nación
04/07/2024 17:18

Biden les dijo a los gobernadores demócratas que necesita dormir más y trabajar menos por la noche

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo en una reunión con gobernadores demócratas que necesita dormir más y trabajar menos horas, lo que incluye reducir los eventos después de las 20, según dos personas que participaron en la reunión y varias otras informadas sobre sus comentarios.Los comentarios del miércoles fueron un claro reconocimiento de la fatiga del presidente de 81 años durante una reunión destinada a asegurar a más de dos docenas de sus partidarios más importantes que todavía está al mando de su trabajo y es capaz de montar una campaña sólida contra el expresidente Donald Trump.Los comentarios de Biden sobre la necesidad de descansar más se produjeron poco después de que The New York Times informara que funcionarios actuales y anteriores han notado que los fallos del presidente en los últimos meses se han vuelto más frecuentes y pronunciados.Pero Biden dijo a los gobernadores, algunos de los cuales estaban en la Casa Blanca mientras que otros participaban virtualmente, según la Casa Blanca, que permanecería en la carrera.Describió sus numerosos viajes al extranjero en las semanas previas al debate, algo que la Casa Blanca y sus aliados han citado en los últimos días como la razón de su actuación vacilante durante el debate. Inicialmente, la campaña de Biden atribuyó la culpa a un resfriado y publicó información sobre la mitad del debate en medio de una serie de publicaciones en las redes sociales que cuestionaban por qué Biden estaba teniendo dificultades.Biden dijo que le informó a su personal que necesitaba dormir más, dijeron varias personas familiarizadas con lo que sucedió en la reunión. En repetidas ocasiones hizo referencia a esforzarse demasiado y no escuchar a su equipo sobre su agenda, y dijo que necesitaba trabajar menos horas y evitar eventos después de las 20, según una de las personas familiarizadas con lo que sucedió en la reunión.Después de que el gobernador Josh Green de Hawai, un médico, le hiciera preguntas a Biden sobre su estado de salud, Biden respondió que su salud estaba bien. "Es sólo mi cerebro", añadió, según tres personas familiarizadas con lo que sucedió, un comentario que algunos en la sala tomaron como una broma, pero al menos un gobernador no lo hizo y quedó desconcertado.Jen O'Malley Dillon, presidenta de campaña de Biden, que asistió a la reunión, dijo en un comunicado que había dicho: "Bromas a un lado", un recuerdo confirmado por otra persona informada sobre la reunión. O'Malley Dillon añadió: "Claramente estaba haciendo una broma".Biden realizó dos viajes al extranjero en las semanas previas al debate, pero luego pasó una semana preparando el debate en Camp David con un grupo de asesores. Una persona cercana a Biden dijo que su comentario sobre el sueño y las horas de trabajo reflejaba el hecho de que durante las sesiones de práctica, que se producían inmediatamente después de los viajes al extranjero, él estaba involucrado en mucho trabajo oficial además de la actividad de campaña.Varios gobernadores que participaron en la reunión expresaron después su consternación porque había habido poco debate sobre si Biden debería continuar su campaña presidencial de 2024, un tema que discutieron extensamente durante una llamada que los gobernadores sostuvieron entre ellos el lunes.Biden ha reconocido ante dos aliados que sabe que tal vez no pueda salvar su candidatura para un segundo mandato si no puede demostrar sus habilidades a los votantes después del debate. Trató de tranquilizar a los asistentes de campaña preocupados en una llamada telefónica el miércoles antes de la reunión con los gobernadores, diciendo que estaba en la carrera para quedarse.Pero el hecho de que Biden comenzara la conversación con los gobernadores declarando que continuaría en el cargo dejó a algunos participantes sintiendo que cualquier discusión adicional sobre la situación era fría.Biden dijo a una estación de radio de Milwaukee en una entrevista hecha pública el miércoles que había tenido "una mala noche". En la entrevista pregrabada con el locutor de radio Earl Ingram, Biden agregó: "El hecho es que cometí un error. Cometí un error."Biden también dijo a los gobernadores que había sido examinado por su médico en algún momento de los días posteriores al debate debido al resfriado que padecía y que se encontraba bien, dijeron varias personas familiarizadas con lo sucedido. Politico informó anteriormente sobre el chequeo de Biden, que según la Casa Blanca fue breve y no fue un examen físico completo.El vocero de la Casa Blanca, Andrew Bates, confirmó que Biden había visitado al médico de la Casa Blanca para comprobar si tenía resfriado. Pero el viernes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo lo contrario y dijo a los periodistas que Biden no se había sometido a ningún tipo de control médico desde febrero. Por Reid J. Epstein y Maggie Haberman

Fuente: Perfil
04/07/2024 12:36

Trump se mantiene al margen mientras los demócratas cuestionan la campaña de Biden

El expresidente Donald Trump aprendió por fin una regla clave de la política: nunca interrumpas a tu enemigo cuando esté cometiendo un error. Leer más

Fuente: Ámbito
03/07/2024 22:51

EEUU: Joe Biden recibió el apoyo de gobernadores demócratas y mantiene viva su candidatura

El presidente se reunió con mandatarios estaduales que le transmitieron las reacciones tras el debate con Donald Trump. Sin embargo, también le transmitieron su confianza.

Fuente: Página 12
03/07/2024 21:05

Biden se reunió con gobernadores demócratas para calmar las aguas tras el debate

En una videollamada con su equipo de campaña, el mandatario dijo: "Los necesito ahora más que nunca. Voy a seguir luchando. Vamos a hacer esto hasta el final".

Fuente: Perfil
02/07/2024 17:18

Joe Biden se aferra a la reelección a medida que avanza el desconcierto entre los demócratas

En el seno del partido demócrata rige la conmoción por el catastrófico desempeño del presidente estadounidense en el debate presidencial frente a Donald Trump. Dos figuras del partido rompieron el hermetismo y cuestionaron su candidatura. Leer más

Fuente: La Nación
01/07/2024 18:00

La raíz de la crisis: por qué los demócratas no opusieron ninguna resistencia a que Biden volviera a ser candidato

NUEVA YORK.- Recién finalizado el debate presidencial del jueves, mientras Jill Biden ayudaba al presidente Joe Biden a bajar del escenario, la exsenadora demócrata Claire McCaskill planteó una pregunta "difícil y desoladora" ante las cámaras de la cadena MSNBC."Tenemos que preguntarnos cómo llegamos a esto", dijo McCaskill.Faltan apenas siete semanas para que los demócratas se reúnan en Chicago para nominar formalmente a Biden y el Partido Demócrata está sumido en la crisis. Pasmados por la claudicante actuación del presidente en el debate, muchos dirigentes partidarios, aportantes de campaña, militantes y votantes comunes ahora temen que Biden pierda ante el expresidente Donald Trump y arrastre consigo a los demócratas a una devastadora derrota en las elecciones locales y en la renovación de bancas del Congreso.La respuesta a la pregunta de McCaskill es un complejo cóctel de circunstancias históricas y falencias estructurales, de un partido con problemas de fisuras ideológicas internas y generacionales, y de un presidente demócrata envejecido que se pasó la vida luchando para llegar al cargo.Biden está rodeado de un estrecho círculo de asesores y familiares de toda la vida que alentaron su deseo de ir por un segundo mandato. Pero las entrevistas con los principales estrategas del partido, funcionarios y allegados a otros dirigentes demócratas vistos como posibles aspirantes a la presidencia sugieren que "para llegar a esto" fue igualmente determinante que los líderes del partido se hayan dejado llevar por la complacencia o las presiones y se hayan alineado detrás de Biden en los momentos cruciales en que podrían haberlo convencido de dar un paso al costado.Muchos de ellos, incluidos los principales asesores del presidente, sacaron conclusiones demasiado optimistas de la victoria de Biden contra Trump en 2020, de su racha de victorias políticas como presidente y de los resultados sorprendentemente buenos de los demócratas en las elecciones de mitad de mandato de 2022."Fueron las elecciones del 2022â?³, dice David Plouffe, máximo asesor de la campaña de Obama por la reelección en 2012. "Hicimos tres buenas elecciones consecutivas. La sensación era: No hay que cambiar nada".Y unos 50 años después de que el Partido Demócrata reescribiera sus reglas para reducir el rol de los jefes políticos, tampoco había ningún líder que pudiera intervenir o que estuviera preparando calladamente un Plan B. Otras figuras demócratas claves, como Obama o Bill y Hillary Clinton, que podrían haber presionado a Biden para que considerara retirarse o sugerido un plan alternativo, han seguido con sus vidas después de abandonar la Casa Blanca, y como operan fuera del círculo cercano de asesores de Biden, no estaban en posición de plantearle a los Biden una conversación tan delicada.En momentos clave, quienes intentaron dar la voz de alarma sobre las posibles vulnerabilidades de Biden â??entre ellos David Axelrod, el principal estratega de Obama, y James Carville, que colaboró con la elección de Bill Clinton en 1992â?? fueron fustigados por los demócratas y cancelados en las redes sociales, y reprendidos por los principales asesores de Biden por su supuesta deslealtad.Después de pasar revista a las debilidades de Biden, los potenciales candidatos que podrían haberlo desafiado abandonaron la idea por temor a la reacción violenta de un partido férreamente encolumnado detrás del presidente. Fue también un reconocimiento al peso de la historia: desafiar a un presidente en ejercicio casi nunca tiene éxito, y Biden contaba con amplio apoyo entre los demócratas, y hasta hace muy poco, especialmente entre el crucial segmento de votantes negros."Lo dije entonces, tanto en privado como en público: si Biden decidía competir, iba a ser el candidato", apunta Axelrod. "Sabía que desafiarlo en las primarias sería un fracaso y que solo ayudaría a Trump. Y estoy convencido de que hubo potenciales rivales demócratas que hicieron los mismos cálculos y no quisieron poner en peligro su futuro político".La situación sorprende aún más si pensamos que el Partido Demócrata, según sus operadores y militantes, tiene actualmente los mejores cuadros políticos de próxima generación en mucho tiempo.De hecho, muchos de ellos tienen más experiencia de gestión que Clinton y Obama cuando llegaron a la Casa Blanca: los gobernadores Andy Beshear, de Kentucky, Gavin Newsom, de California, JB Pritzker, de Illinois, Josh Shapiro, de Pensilvania, y Gretchen Whitmer, de Michigan; el jefe de la bancada en la Cámara Baja, Hakeem Jeffries; el secretario de Transporte, Pete Buttigieg, y la vicepresidenta Kamala Harris, que fue elogiada por su firme defensa de Biden después del debate."La bancada demócrata nunca ha estado integrada por dirigentes tan formados a nivel local, estatal y federal", apunta Lis Smith, destacada estratega del partido. "Tenemos infinidad de excelentes alcaldes, gobernadores, senadores, congresistas y funcionarios del gabinete de próxima generación"."Necesitamos llegar a un acuerdo de caballeros: que 2024 es la última vez que les pedimos que esperen su turno", agrega Smith.Defección de los posibles rivalesDespués de la elección de Biden, algunos de sus potenciales sucesores â??como Pritzker y Newsomâ?? empezaron a prepararse en silencio para una posible campaña en 2024, en caso de que Biden decidiera ser "un puente" hacia las nuevas generaciones, como él mismo había dicho, y hacerse a un lado después de su mandato.El objetivo neto era dejar sentadas las bases para una candidatura en 2028 y al mismo tiempo posicionarse muy discretamente en caso de que Biden desistiera de competir en 2024. Según sus aliados, Newsom nunca consideró desafiar a Biden, algo que dejó muy en claro cuando desde la Casa Blanca empezaron a seguir nerviosamente sus movimientos y actividades políticas en todo el país.Pero Biden mostró estar poco dispuesto a retirarse. Obtuvo una serie de victorias legislativas, entre ellas la aprobación de una ley de proyectos de infraestructura por 1 billón de dólares consensuada con la oposición y un paquete de 1,9 billones de dólares para ayudar a la nación a lidiar con la pandemia de COVID, por las que fue elogiado por su capacidad de gestión, y algunos hasta compararon sus logros con los de Lyndon Johnson.Curiosamente, a Biden también lo ayudó haber elegido a Harris como su vicepresidenta: muchos demócratas sentían que Harris carecía de la habilidad y la dimensión política para ponerse al frente de una candidatura a nivel nacional, y al mismo tiempo creían que sería difícil negarle a la primera vicepresidenta negra la posibilidad de competir si Biden no iba por la reelección.Un panorama más alarmanteEn noviembre, una encuesta del New York Times/Siena College reveló que Biden estaba detrás de Trump en cinco de los seis estados pendulares que suelen decidir la elección, y que los votantes estaba profundamente preocupados por la edad del presidente y por su política económica. Axelrod volvió a la carga y una vez más planteó dudas sobre la viabilidad de la candidatura de Biden para enfrentar a Trump."Lo que tiene que decidir es si es prudente presentarse", escribió Axelrod en la red social X. "¿Es lo mejor para el país o es lo mejor para él?".Axelrod recibió una feroz reacción de los demócratas de todo el país, y hasta desde dentro de la Casa Blanca. El exjefe de gabinete de Biden, Ron Klain, por ejemplo, reflotó que en 2019 Axelrod se había referido a Biden como "Mr. Magoo", y se filtró que Biden había despotricado contra Axelrod en términos picantes.Para los demócratas que analizan el actual panorama, que después del debate del jueves parece todavía más alarmante que en noviembre, es difícil no preguntarse qué habría pasado si alguien hubiera convencido a Biden de no postularse.Pero la decisión fue de Biden, y fueran cuales fuesen sus debilidades como candidato a la presidencia, dominó las primarias: él era el presidente, él era el líder indiscutido de su partido, y había sido él, como repitieron Biden mismo y sus asistentes, quien en 2020 y 2022 les había demostrado a los escépticos que estaban equivocados."Teníamos a un presidente en ejercicio con el mejor historial económico desde Roosevelt y que además es un hombre muy compasivo", señala Barbara Boxer, exsenadora demócrata por California. "¿Cómo no nos íbamos a aferrar a eso?".Por Jim Rutenberg y Adam NagourneyTraducción de Jaime Arrambide

Fuente: La Nación
01/07/2024 15:00

Explosiva teoría de Ted Cruz: los demócratas abandonarían a Joe Biden por Michelle Obama

El senador federal Ted Cruz, republicano por Texas, tiene una explosiva teoría respecto de lo que pasaría con la candidatura del presidente Joe Biden en las próximas elecciones de noviembre. De acuerdo con el legislador, los demócratas abandonarían al mandatario, luego de su actuación en el primer debate contra Donald Trump, para apoyar a la exprimera dama Michelle Obama.Cruz, un abogado y político conservador estadounidense de origen hispano, hizo la predicción en septiembre del año pasado en su podcast Verdict. Luego del encuentro entre los precandidatos del pasado 27 de junio, reafirmó lo dicho hace meses en su cuenta de X (antes Twitter), en la que escribió: "Al observar el insoportable desempeño de Biden en el debate de esta noche, creo que las probabilidades son ahora superiores al 80% de que los demócratas lo abandonen".Continuó: "Hace nueve meses, en Verdict predije que los demócratas reemplazarían a Biden por Michelle Obama. Creo que eso va a pasar". En septiembre el senador republicano comentó: "Así que aquí está el escenario que pienso que es quizás el más probable y el más peligroso. En agosto de 2024, los hacedores de reyes demócratas se deshacen de Joe Biden y lanzan en paracaídas a Michelle Obama. (...) Lo veo como un peligro muy serio".Sin embargo, de acuerdo con El Nuevo Herald, la abogada y escritora ha dicho que no se postulará a las elecciones presidenciales. En marzo de este año, Crystal Carson, directora de comunicaciones de su oficina, señaló: "Como la exprimera dama Michelle Obama ha expresado varias veces a lo largo de los años, no se postulará como candidata a la presidencia. La señora Obama apoya la campaña de reelección del presidente Joe Biden y de la vicepresidenta Kamala Harris".Mientras que una fuente cercana a la campaña de Biden indicó al medio citado que el actual mandatario será el candidato demócrata, y resaltó que es el único que ha derrotado a Trump, aunado a que la lucha por ganar continuará hasta noviembre. "Biden pudo haber tenido un mejor desempeño, pero hay precedente histórico para los presidentes en ejercicio que se desempeñan mal en su primer debate", explicó.Por qué Michelle Obama y no Kamala HarrisEn un nuevo episodio de su podcast, Cruz retomó su predicción de que Obama será la candidata de los demócratas y criticó la actuación de Biden en el debate. "Nadie justo y objetivo que haya visto esta noche pudiera concluir otra cosa que no sea que se trata de un hombre que está seriamente disminuido mentalmente", señaló el senador federal por Texas.Añadió que la opción tiene que ser la exprimera dama, debido a que la vicepresidenta Kamala Harris, que sería la siguiente en la lista, es una candidata "terrible", según reconocen los propios demócratas. También explicó que Biden no pudiera ser sustituido por el gobernador de California, Gavin Newsom, porque el Partido Demócrata "implosionaría" si una mujer afroamericana es reemplazada por un hombre blanco.De acuerdo con la agencia EFE, Harris no cuenta con altos porcentajes de aprobación. Un análisis indica que su popularidad ha disminuido desde que asumió la vicepresidencia, y pasó del 48,3% en enero de 2021 al 39,4% en la actualidad, según encuestas del portal FiveThirtyEight.Al respecto, Cruz precisó: "Así que su problema es que la única persona en el planeta Tierra que pudiera apartar a Kamala Harris es Michelle Obama, otra mujer afroamericana que tiene una posición diferente como exprimera dama". Sin embargo, el senador reconoció y nombró dos impedimentos que frustrarían su predicción: "Número uno, Michelle dice que no. Número dos, Joe Biden dice que no".

Fuente: La Nación
29/06/2024 20:00

Biden se aferra a su candidatura, sigue en campaña y los demócratas empiezan a aceptar que no se bajará

WASHINGTON.- Jill Biden, la primera dama de Estados Unidos, y la primera aliada, confidente y espalda del presidente, Joe Biden, apenas había comenzado a hablar ante unas 60 personas en un evento para recaudar fondos para la campaña en una casona de Greenwich Village, en Nueva York, cuando tocó el tema ineludible del que hablaba todo el país."Entonces, hablemos del debate de anoche, porque sé que lo tienen en la mente", arrancó Jill Biden. "Como dijo Joe, no es un hombre joven. Y ya saben, después del debate me dijo: 'Sabés, Jill, no sé qué pasó. No me sentí tan bien'. Y yo dije: 'Mirá, Joe, no vamos a dejar que 90 minutos definan los cuatro años que has sido presidente'".Los errores y confusiones de Biden en el debate con TrumpLa sala estalló en un aplauso."Cuando a Joe lo derrumban, Joe se levanta. Y eso es lo que estamos haciendo", cerró.La frase de Jill Biden sirvió como una confirmación definitiva de que los Biden, pese al coro de voces que le pidieron a Biden dar un paso al costado y bajar su candidatura presidencial tras su debacle en el primer debate con Donald Trump, están decididos a seguir en la carrera para tener otros cuatro años en la Casa Blanca y arraigar su legado. Ante esa determinación, los demócratas comenzaron a dar vuelta la página a la aventura de intentar reemplazar a Biden, y a hacerse la idea de que ya es demasiado tarde para ensayar un enroque y será su candidato, les guste o no."Baño de realidad: Joe Biden es el candidato del Partido Demócrata, nominado por los votantes en las primarias de todo el país. A menos que el presidente mismo decida renunciar, lo cual no hará, ese tema está resuelto", escribió en la red social X David Axelrod, estratega de Barack Obama y una de las voces demócratas que había ventilado la posibilidad de un "gesto patriótico" por parte de Biden. "El debate que se está llevando a cabo ahora era oportuno hace un año, cuando pocos querían tenerlo. Hoy, es en gran medida irrelevante", cerró.Reality check: @JoeBiden is the nominee of the Democratic Party, nominated by voters in primaries across the country. Unless the @POTUS, himself, decides to quit--which he won't--that issue is settled.The discussion that is going on now was timely a year ago, when few wanted toâ?¦— David Axelrod (@davidaxelrod) June 29, 2024Fiel a su pedigrí político, Biden desoyó la brutal ofensiva en su contra, se apoyó en su anillo de confianza -una mesa chica integrada por su mujer; su hermana, Valerie Biden, y un puñado de amigos y asesores que lo han acompañado en casi toda su carrera política-, y buscó reencuadrar su penosa actuación en el duelo con Trump, en el que se lo vio frágil, con su voz deshilachada, ronca, dubitativo, y con enormes dificultades para desplegar sus ideas con coherencia y seguridad, como apenas otro obstáculo -uno más- en su vida."Joven o viejo, esto es lo que sé. Sé decir la verdad. Sé cómo distinguir el bien del mal. Sé cómo hacer este trabajo. Sé cómo hacer las cosas. Y sé lo que millones de estadounidenses saben, cuando te tumban, te levantas", dijo Biden, en otro evento para recaudar fondos en Nueva York, el viernes por la noche, reiterando el mensaje que había ofrecido horas antes en un acto de campaña en Raleigh, en Carolina del Norte."Amigos, no volvería a competir si no creyera con todo mi corazón y alma que puedo hacer este trabajo porque, francamente, hay mucho en juego. Donald Trump es una amenaza genuina para esta nación", insistió el presidente."Reacción diferente"El sábado, en los Hamptons, en otro encuentro con altos donantes demócratas, Biden dijo que los votantes habían tenido una "reacción diferente" a su debate, que había logrado atraer indecisos, y que Trump tampoco había tenido una gran noche detrás del atril. El mandatario insistió en que su predecesor era una "amenaza genuina" que va a "destruir la democracia" de Estados Unidos. Y renovó el mismo compromiso que había dejado en su acto de campaña el día anterior, que lo mostró más enérgico y afilado, el Biden que muchos esperaban ver contra Trump."Les prometo, ganaremos esta elección", insistió Biden sobre el final.La determinación que mostraron los Biden para seguir en carrera en las horas siguientes al desastroso debate chocó con el pico de ansiedad desatado entre los demócratas, que parecía lejos de disiparse del todo. La caravana de Biden en los Hampton pasó junto a un grupo de personas con cárteles que decían: "Por favor, abandona por Estados Unidos"; "Gracias, el próximo"; "Renuncia por la democracia", y "Te amamos, pero es hora"."Step down for DEMOCRACY!""THANK YOU! NEXT...""PLEASE DROP OUT FOR U.S." "WE LOVE YOU BUT IT'S TiME"Photo by @AmandaGordon along Biden motorcade route in the Hamptons pic.twitter.com/WyyRxHOAWC— Jennifer Jacobs (@JenniferJJacobs) June 29, 2024"Pánico", tituló la última tapa de la revista Time, junto a una foto de Biden yéndose. Una de las notas más leídas del Washington Post esta semana enumera los 10 posibles candidatos a reemplazar a Biden. El periódico New York Times, con el que la Casa Blanca mantiene una tensa relación desde hace meses, pidió a través de un editorial inédito que Biden abandonara la contienda. "Biden ha sido un presidente admirable", escribió la junta editorial del Times. "Bajo su liderazgo, la nación ha prosperado y ha comenzado a abordar una serie de desafíos a largo plazo, y las heridas abiertas por Trump han comenzado a sanar. Pero el mayor servicio público que Biden puede realizar ahora es anunciar que no seguirá postulándose para la reelección", continuó.Pero ese globo de ensayo no parecía levantar vuelo. Reid Hoffman, un empresario de California que forjó una fortuna en Internet y es uno de los donantes más notorios de los demócratas, escribió en un email que se filtró a la prensa que después del debate recibió muchos correos preguntando "si debía haber una campaña pública para presionar al presidente Biden a dar un paso al costado luego de su (muy) mala actuación" en el debate."Creo que una campaña así para lograr que Biden renuncie sería una mala idea", respondió.Hoffman enumeró varias razones: Biden es un "luchador" y no se bajará; el debate no reveló nada nuevo sobre Biden, Trump o la elección; los republicanos se alinearon detrás de Trump pese a que es un criminal condenado porque entienden que "a esta altura de la carrera, tienen que pasar cada minuto y cada centavo impulsando a su viejo o destrozando al nuestro"; ser buen presidente no tiene nada que ver con debatir bien, y por último, "todo lo anterior significa que Joe Biden bien puede todavía ganar esta elección".Biden contaba además con el respaldo público de altas figuras partidarias como Bill y Hillary Clinton, Barack Obama, Nancy Pelosi o Bernie Sanders. Además de respetar la decisión del presidente, nadie parece dispuesto a abrir la caja de Pandora cuando falta menos de dos meses para la convención partidaria en Chicago. Detrás de esa decisión aparecía otra cruda realidad: cualquiera de los eventuales posibles candidatos que podrían llegar a reemplazar a Biden tampoco garantiza un triunfo ante Trump. Es, sin ir más lejos, una de las razones que llevó a Biden a decidir ir en busca de su reelección, y que ahora lo mantienen en carrera.

Fuente: La Nación
28/06/2024 20:00

El video de los momentos de Biden en el debate con Trump que provocaron pánico entre los demócratas

ATLANTA.- El presidente Joe Biden buscó repetidamente la confrontación con Donald Trump en su primer debate, aunque fue el demócrata quien fue puesto contra las cuerdas por méritos de su rival y por sus propias deficiencias.En la sede de la CNN en Atlanta, donde se celebró el debate, el demócrata se expresó sin brío frente a un Trump que impuso su estilo grandilocuente y contó falsedades con las que rebatió los ataques y lanzó los suyos.Trump encadenó mentiras con una seguridad pasmosa y puso en aprietos a un Biden titubeante, en una noche que probablemente marque un punto de inflexión en una campaña hasta ahora muy reñida.Su vacilante actuación cristalizó la preocupación de muchos votantes de que, a sus 81 años, es demasiado viejo para ejercer de presidente. Esto provocó una nueva ronda de exhortos para que se aparte de la contienda.Los errores y confusiones de Biden en el debate con TrumpLeyendo solo la transcripción de las declaraciones de Biden, algunas de sus frases suenan inteligentes y agresivas. Pero su discurso falló, y para un medio visual como la televisión, eso es fundamental. No consiguió vender sus principales logros, como su plan de infraestructuras.Biden había empezado la noche con una voz áspera y se mostró vacilante al tratar de defender su trabajo en materia económica y al criticar a Trump.Una fuente cercana dijo que el demócrata padecía un resfriado, y añadió que dio negativo a una prueba de Covid-19. Pero lo de Biden fue tan deslucido que pareció incluso perder el hilo mientras daba una respuesta sobre la política fiscal y se desvió a la política de salud.En una metedura de pata, atacando a Trump por sus recortes fiscales y la deuda nacional, terminó confusamente sus comentarios con: "Por fin hemos vencido a Medicare". Trump aprovechó el momento: "Derrotó a Medicare. Lo golpeó hasta la muerte, y está destruyendo Medicare".En una pregunta sobre el aborto, que debería ser una de las bazas más fuertes de Biden para los votantes preocupados por los derechos reproductivos, Biden sacó a colación a las niñas asesinadas por inmigrantes, pivotando, por alguna razón, hacia una de sus áreas más débiles.El demócrata empezó a dar respuestas más claras a medida que avanzaba el debate, todavía con la voz áspera, y atacó el historial de Trump en temas como la lucha contra el cambio climático. "La única amenaza existencial para la humanidad es el cambio climático, y él no hizo una sola cosa al respecto", señaló.Biden continuó atacando a Trump en términos personales en un aparente intento de provocarlo, sacando a colación desde la reciente condena del expresidente por un delito grave hasta su supuesto insulto a los veteranos de la Primera Guerra Mundial, pasando por su peso y su juego de golf."¿Cuántos miles de millones de dólares debes por molestar a una mujer en público... por tener sexo con una estrella porno mientras tu esposa estaba embarazada? ¿De qué estás hablando? Tienes la moral de un depravado", le dijo, en alusión a sus problemas con la Justicia. También le recordó que era un "delincuente convicto" tras ser declarado culpable en el caso de pagos indebidos a Stormy Daniels.En otro pasaje, señaló que Trump animó a sus partidarios a ir al Capitolio y se sentó en la Casa Blanca sin tomar medidas mientras peleaban con los agentes de policía. Pero ningún argumento alcanzó a dar vuelta la sensación de fiasco que sobrevoló todo el debate.Agencias AP y AFP

Fuente: Perfil
28/06/2024 17:00

"Noche de pesadilla para los demócratas": aseguran que Joe Biden se podría bajar de la carrera presidencial

"Los demócratas pidieron que el debate se adelante bajo sus condiciones para disipar las dudas sobre la imagen de Biden y el resultado demostró todo lo contrario", dijo el periodista Henrik Rehbinder. Leer más

Fuente: La Nación
28/06/2024 11:00

La debacle de Biden en el debate hunde a los demócratas en el pánico y abre un interrogante impensado

WASHINGTON.- Pánico. Desazón. Perplejidad. El primer debate presidencial entre Joe Biden y Donald Trump dejó a los demócratas atónitos y en crisis ante la penosa actuación de Biden, una debacle jamás vista. El equipo de Biden había llegado a Atlanta con la esperanza de capitalizar un triunfo para quebrar el virtual empate en las encuestas y abrir el camino a la reelección. El presidente y su equipo dejaron el escenario con un problema nuevo: cómo contener la hemorragia y enfrentar el tsunami de demandas para que dé un paso al costado.Las primeras horas posteriores al choque mostraron a los demócratas aturdidos, divididos. Biden, su campaña y sus aliados hacían lo posible para contener el daño de una actuación para el olvido. Desde el arranque, con su voz ronca y deshilachada, Biden se mostró frágil, dubitativo, zozobró de entrada, nunca se acomodó, y al final terminó por amplificar las dudas sobre su edad y su vitalidad para aguantar la presidencia otros cuatro años. Por lo bajo, y aun antes de que la campana final, donantes, estrategas, operadores y congresistas en el Capitolio ventilaban en la prensa, en off the record, un escenario impensado previo al duelo: pedían que Biden se baje, y los demócratas busquen otro candidato."Creo que lo hicimos bien", dijo Biden, ya pasada la medianoche, al responder preguntas de la prensa en un local de la cadena de comidas Waffle House, donde fue junto a su mujer, la primera dama, Jill Biden, a buscar comida para los empleados de su campaña. Pocos a esa hora coincidían con ese análisis. "Es difícil debatir con un mentiroso", intentó el presidente.Biden stops at an Atlanta Waffle House after the debate.Reporter: Do you have any concerns about your performance?Biden: No. It's hard to debate a liar. pic.twitter.com/aMA0zeKBsP— MSNBC (@MSNBC) June 28, 2024Ya a esa hora, sus aliados hacían control de daños. La vicepresidenta, Kamala Harris, y el gobernador de California, Gavin Newsom, fueron las dos primeras figuras del universo Biden que salieron a defenderlo en entrevistas televisivas apenas terminó el debate, en un esfuerzo por torcer una narrativa que ya estaba instalada incluso desde antes de que terminara el choque. La campaña de Biden salió a instalar, con el debate a la mitad y después de una arranque muy flojo, que el presidente estaba resfriado. Fue inútil."En primer lugar, lo que vimos es que el presidente hizo un contraste muy claro con Donald Trump en todos los temas que le importan al pueblo estadounidense. Sí, hubo un comienzo lento, pero hubo un final sólido", intentó defender Harris en una áspera entrevista con CNN. "Y lo que quedó muy claro a lo largo de la noche es que Joe Biden está luchando en nombre del pueblo estadounidense. En sustancia, en políticas, en desempeño, Joe Biden es extraordinariamente fuerte", continuó.Newsom les habló directamente a los demócratas que entraron en pánico: "Creo que es inútil y creo que es innecesario. Tenemos que metenernos y mantener la cabeza en alto. Y como digo, tenemos la espalda de este presidente, no se le da la espalda por una sola actuación. ¿Qué tipo de partido hace eso? Ha sido una clase magistral", afirmó sobre la presidencia de Biden.Misión fallidaBiden llegó a Atlanta con una misión prioritaria: despejar las dudas sobre su salud mental y su vigor para soportar cuatro años más en la Casa Blanca. Fracasó estrepitosamente. Desde el comienzo, con voz débil y su mirada por momentos perdida, el presidente mostró enormes dificultades para reaccionar y responder a los ataques de Trump, defender su gestión o articular sus propias posiciones con claridad, contundencia y coherencia.La estrategia diseñada por su campaña de adelantar el debate, encerrarse una semana en la residencia oficial de Camp David para prepararse, y marcar un contraste nítido con Trump se escurrió como arena entre los dedos con cada tropiezo que amplificó las inquietudes por su edad. En un tramo del debate, Biden se enredó -algo que le ocurrió más de una vez- al responder sobre la frontera, y Trump, rápido de reflejos, asestó el golpe más claro de la noche."Realmente no sé qué dijo al final de esa frase. No creo que él sepa lo que dijo tampoco", dijo.Biden tartamudea y Trump se lo recalca"Los demócratas consideran lo impensable: es hora de que Biden se vaya", era el título que abría la edición del sitio Politico esta madrugada, un artículo plagado de declaraciones en off the record de estrategas y operadores demócratas que ofrecían un brutal diagnóstico sobre el desempeño del presidente. Era literalmente imposible encontrar una lectura positiva acerca de Biden en la prensa. Una encuesta rápida de CNN indicó que el 67% dijo que Trump ganó el debate, en comparación con el 33% que dijo que ganó Biden. Dos de los columnistas más notorios del New York Times, Nicholas Kristoff y Tom Friedman, escribieron directamente que el presidente tiene que dar un paso al costado, y los demócratas deben buscar otro candidato. (Friedman es, además, amigo de Biden.)La debacle comenzó apenas Biden lanzó la primera frase con voz temblorosa. Habían pasado unos minutos cuando resultó evidente que Biden, pese a las reglas ideadas por su campaña para blindarlo, jamás encontraría una versión convincente, aun en los temas en los que tenía una franca ventaja, como el aborto o la democracia. En un tramo sobre la deuda pública, Trump ninguneó la pregunta y habló de la frontera, su tema predilecto. Era su estrategia. Biden se enredó, confundió "multimillonarios" con "millonarios", y terminó con una frase inentendible: "Podemos hacer que cada persona solitariaâ?¦ sea elegible para lo que he podido hacer con, eh, con el Covid, o disculpe, con lidiar con todo lo que tuvimos que ver con, ehâ?¦ Mire, si... finalmente vencimos a Medicare", dijo Biden, antes de ser interrumpido por uno de los moderadores.Donald Trump: "He's right, he did beat Medicare, he beat it to death.""Si venció Medicare, lo venció hasta la muerte. Está destruyendo Medicare", asestó Trump ágil, rápido de reflejos, enérgico, y firme, una imagen que dejó el contraste que buscaba, aun cuando desplegó las mentiras y exageraciones de siempre.Muy lejos del escenario que imaginaban, la campaña de Biden tuvo que salir a reafirmar al día siguiente que Biden será el candidato. "Por supuesto que no abandonará", dijo el portavoz de la campaña de Biden, Seth Schuster. Pero esa conversación ya estaba instalada, con un gran denominador común: la respuesta final la tiene el propio Biden.

Fuente: Página 12
28/06/2024 08:20

Los demócratas entran "en pánico" por la actuación de Biden en el debate con Trump

El presidente generó toda una oleada de preocupación al mostrarse vacilante en el cara a cara televisado de este jueves, previo a las elecciones del 5 de noviembre.

Fuente: La Nación
28/06/2024 02:36

Debate presidencial: Biden y una actuación vacilante que provocó una ola de pánico entre los demócratas

NUEVA YORK.- El presidente Joe Biden esperaba generar un nuevo impulso para su candidatura a la reelección al aceptar debatir dos meses antes de ser nominado formalmente. En cambio, su actuación vacilante e inconexa el jueves provocó una ola de pánico entre los demócratas y reabrió la discusión sobre si debería ser el candidato.En el transcurso de 90 minutos, Biden, con voz ronca, luchó por pronunciar sus líneas y contrarrestar a un expresidente Donald Trump agudo pero profundamente deshonesto, lo que generó dudas sobre la capacidad del presidente en ejercicio para llevar a cabo una campaña vigorosa y competitiva cuatro meses antes de la elección. En lugar de disipar las preocupaciones sobre su edad, Biden, de 81 años, la convirtió en el tema central.Biden tartamudea y Trump se lo recalcaLos demócratas que han defendido al presidente durante meses contra los escépticos, incluidos miembros de su propio gobierno, intercambiaron frenéticas llamadas telefónicas y mensajes de texto a los pocos minutos del inicio del debate, cuando quedó claro que Biden no estaba en su mejor momento. Algunos recurrieron a las redes sociales para expresar su conmoción por sus problemas, mientras que otros discutieron en privado entre ellos lo que significaría para el partido y si era demasiado tarde para persuadir al presidente de que se hiciera a un lado en favor de un candidato más joven."Biden está a punto de enfrentar un aumento de llamados para que se haga a un lado", dijo un veterano estratega demócrata que ha respaldado incondicionalmente a Biden públicamente. "Joe tenía un profundo afecto entre los demócratas. Se ha terminado"."Los partidos existen para ganar", continuó este demócrata. "El hombre que estaba en el escenario con Trump no puede ganar. El miedo a Trump sofocó las críticas a Biden. Ahora ese mismo miedo va a alimentar los llamados para que renuncie".El objetivo de Biden al aceptar un debate electoral general antes que nunca en la historia presidencial era recalibrar la contienda como una elección entre él y un delincuente que intentó anular una elección y destruiría la democracia estadounidense si se le volviera a otorgar el poder de la presidencia. Biden, en cambio, abandonó el estudio de CNN en Atlanta enfrentándose a un referéndum sobre sí mismo y su capacidad que repercutirá durante días, si no más.Donald Trump: "He's right, he did beat Medicare, he beat it to death."Trump, de 78 años, pareció superar el debate sin problemas, incluso cuando dijo una mentira tras otra sin ser cuestionado efectivamente. Parecía confiado, pero evitó la conducta excesivamente autoritaria que lo dañó durante su primer debate con Biden en 2020, aparentemente contento con dejar que su oponente se sumergiera en sus propias dificultades."Chicos, los demócratas deberían nominar a alguien más, antes de que sea tarde," escribió Andrew Yang, que compitió con Biden por la nominación en 2020, en las redes sociales antes de que el debate terminara.Guys, the Dems should nominate someone else - before it's too late. #swapJoeout— Andrew Yangð?§¢â¬?ï¸?ð??ºð??¸ (@AndrewYang) June 28, 2024Van Jones, un exasesor en la Casa Blanca de Obama y una de las mayores voces progresistas en el Partido Demócrata, advirtió que habrá una revigorizada discusión sobre esa advertencia lanzada por Yang. "Hay un montón de personas que van a querer que Biden evalúe tomar un diferente camino", dijo en CNN después del debate.Alyssa Farah Griffin, una exasesora de la Casa Blanca de Trump que luego se peleó con él, dijo: "Es peor de lo que mucha gente imaginaba".Los asesores más cercanos de Biden siempre rechazaron cualquier discusión sobre la necesidad de que él diera un paso al costado y descartaban esa posibilidad como un nerviosismo injustificado aun cuando el presidente va por detrás de Trump en los estados que necesita para ganar. El entorno de Biden y sus aliados insisten en desafiar a los sondeos y advierten que las predicciones sobre derrotas demócratas en las elecciones más recientes estuvieron erradas.Biden saluda a sus partidariosNingún presidente en ejercicio renunció a la candidatura en un momento tan avanzado de la campaña y hay poco consenso sobre qué sucedería si Biden diera un paso al costado ahora. Anoche los demócratas imaginaban escenarios que demandarían que los decanos del partido, como el senador Charles Schumer o la representante Nancy Pelosi, intervinieran para convencer al presidente.Otros dirigentes demócratas dijeron que temían que fuera muy tarde para eso y que Biden no escucharía hoy a nadie más que su mujer, Jill, quien apoya fervientemente esta candidatura. El equipo del mandatario terminó la noche sabiendo que la tarea que le espera en los próximos días sería acallar los reclamos de renuncia y alinear al partido detrás de su sitiado líder.Por Peter Baker

Fuente: Infobae
11/06/2024 17:56

La cerveza y los anticonceptivos: la carnada de los demócratas para atraer a los votantes jóvenes

En varios estados de EEUU se están realizando conciertos, manicuras y sorteos en comunidades urbanas para aumentar la participación electoral de menores de 45 años desilusionados con la política

Fuente: Infobae
04/06/2024 17:10

Petro se pronunció sobre supuesta 'Operación Orión' contra oposición: "Somos demócratas y no vigilamos a nadie"

El presidente de la República desmintió las informaciones sobre una presunta estrategia para llevar a cabo 'chuzadas' a políticos que hacen parte de los partidos contrarios al Gobierno y periodistas

Fuente: Ámbito
20/05/2024 15:13

Demócratas reactivan proyecto de ley de seguridad fronteriza antes de elecciones

El proyecto es el más estricto en mucho tiempo, pero probablemente no logre ni siquiera una mayoría simple, y mucho menos los 60 votos necesarios para su aprobación. Las preocupaciones de los votantes.




© 2017 - EsPrimicia.com